Economía

En tiempos del Covid, los pronósticos económicos son casi adivinanzas

En la más reciente encuesta a economistas, Finamex preve un crecimiento del PIB mexicano en 2021 de 1.0%, mientras que Citibanamex pronostica 4.8%. Para este año, la dispersión es similar.

21-05-2020 15:00 Por : Arena Pública
Pronosticar el comportamiento futuro de la economía en un entorno determinado por la evolución de la pandemia, es casi un asunto de adivinanza (Imagen: Pxfuel).
Pronosticar el comportamiento futuro de la economía en un entorno determinado por la evolución de la pandemia, es casi un asunto de adivinanza (Imagen: Pxfuel).

Pocas veces la conocida frase del economista estadounidense John Keneth Galbraith, “la única función de la predicción económica es hacer que la astrología parezca algo más respetable”, había sido tan atinada como en los tiempos del Covid-19.

Pronosticar el comportamiento futuro de la economía en un entorno determinado por la evolución de la pandemia, es casi un asunto de adivinanza. Y las encuestas que recojen periódicamente las estimaciones de los economistas así lo confirman.

En la más reciente encuesta (20 mayo) que realizó Citibanamex entre grupos de análisis de instituciones financieras y de centros del sector privado, la amplia dispersión en los pronósticos refleja la brutal incertidumbre que existe sobre lo que ocurrirá. La mediana -una medida de distribución de los datos que establece el punto medio- calculada para los pronósticos del PIB 2020 de México para los 26 encuestados fue de (-)7.6%, ligeramente inferior que el (-)7.5% de la encuesta anterior. 

Sin embargo, mientras que en el extremo más optimista Epicurus Investments espera una caída del PIB mexicano de (-)5.8%; en el extremo más pesimista Valmex pronostica una caída de (-)9.7%. Los 26 datos de la encuesta presentaron una elevada desviación estándar de 0.90. La desviación estándar es una medida de dispersión que muestra qué tanto se apartan los datos respecto de la media. En la misma encuesta publicada el 7 de enero, previo al Covid-19, la desviación estándar para el crecimiento del PIB 2020 fue de solo 0.24.

La mayor dispersión en los pronósticos sobre el PIB mexicano 2020 se alcanzó en los 30 días comprendidos entre el 20 de marzo y el 21 de abril (una desviación estándar entre 1.24 y 1.47). Un periodo en el que las infecciones por el virus se multiplicaron a gran velocidad en Estados Unidos, mientras que en México -que detectó su primer caso de Covid-19 cinco semanas después que ocurrió en EU- se aceleró el número de contagios, con consecuencias económicas inimaginables. 

En ese periodo, y debido a la rápida expansión del virus en Norteamérica, se cerró la frontera México-EU para los viajes 'no esenciales' (21 marzo), EU alcanzó las 50 mil muertes por la pandemia y México las mil defunciones al entrar en fase 3 (21 abril). Con estos acontecimientos, la dispersión en los pronósticos económicos se disparó.

La incertidumbre de los economistas sobre el tamaño de la caída de la economía mexicana para este año sigue predominando, como lo muestran los datos de la encuesta Citibanamex. Para el 2021 los pronósticos para el crecimiento del PIB mexicano también presentan dispersiones muy elevadas. En la más reciente encuesta (20 mayo) Finamex espera un crecimiento del PIB de 1.0%, mientras que Citibanamex preve 4.8%. La mediana para esta encuesta es de 2.5%, con una desviación estándar de 1.1

Si bien los economistas difieren en la magnitud de la caída o de la recuperación esperada, hay algún grado de acuerdo en las tendencias. Ya el principal comentarista económico del Financial Times, Martin Wolf, había dicho, en un artículo de enero de 2015, que "eso no significa que no podamos decir nada útil. Uno puede, al menos, identificar ciertas tendencias económicas y algunas incógnitas conocidas".

Con todo, éste de la pandemia, no deja de ser un periodo complicado para unos economistas que -por alguna razón- se ven forzados a pronosticar la incertidumbre. Como dice el economista jefe de BBVA, Jorge Sicilia, en entrevista con Arena Pública, "los economistas estamos incómodos haciendo pronósticos". Vaya que sí.