Economía

Un arranque de la economía menos malo a lo esperado

La economía creció 0.2% en enero, sorprendiendo a los analistas que esperaban un crecimiento negativo al arranque del año.

25-03-2019 13:17 Por : Arena Pública
Durante enero la actividad industrial creció 0.6% y las agropecuarias y de servicios lo hicieron en 0.3%, según Inegi.
Durante enero la actividad industrial creció 0.6% y las agropecuarias y de servicios lo hicieron en 0.3%, según Inegi.

Hoy INEGI confirmó lo que ya había adelantado hace semana y media: Que al inicio del año la economía no entró en terreno negativo como se había presagiado.

La economía mexicana creció 0.2% en enero, medida por el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) que es un indicador adelantado bastante certero del comportamiento económico; mientras que en términos anuales, es decir respecto de enero del año pasado, el crecimiento fue de 1.2% con cifras ajustadas por factores estacionales. 

Estos datos que este lunes dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) confirman lo que pocos analistas auguraban; un arranque de año en terreno positivo y no con crecimientos negativos como esperaban la mayoría de los analistas para el primer trimestre del año.

En la más reciente encuesta que Citibanamex publicó el 20 de marzo, 12 de 20 casas de inversión y grupos de análisis encuestados dijeron esperar un crecimiento de entre 1.0% y 1.5% para 2019. Y recientemente en la presentación de su Informe Trimestral, el Banco de México (Banxico) ajustó su pronóstico de crecimiento para el año a un rango de 1.1% - 2.1%.

El banco central argumenta que la desaceleración económica vista en la última parte de 2018, se prolongará también por factores internos. En el documento de Banxico se lee: "La mayor debilidad de diversos indicadores de la demanda interna a finales de 2018 sugiere que la desaceleración podría prolongarse a inicios de 2019".

Pero, además, los economistas del banco central le otorgaron un peso relevante a las afectaciones al crecimiento económico por "eventos transitorios, tales como el desabasto temporal de combustibles en ciertas regiones del país durante enero, las interrupciones a las vías férreas en Michoacán y los conflictos laborales en Matamoros". Así lo muestra el Reporte.

 

Te puede interesar: 

Menos palabras y más acciones para salvar a Pemex: Menor carga fiscal y más eficiencia

 

Sin embargo, por los datos que dio a conocer INEGI esta mañana, los efectos nocivos de estos eventos transitorios no habrían sido de tanto impacto sobre la evolución económica como se había presagiado inicialmente. Tanto los sectores agropecuario como el de servicios, vieron incrementos de 0.3% durante enero, registrando tasas anuales de 3% y 2.3%, respectivamente.

Ya el 13 de marzo INEGI había dado a conocer que la actividad industrial tuvo un crecimiento marginal de 0.6% en enero, después de tres meses consecutivos de caídas y de ocho meses de estancamiento o caídas a lo largo de 2018. El dato sorprendió a los analistas.

Aunque muchos sectores de la actividad industrial aún reportaron crecimientos negativos, otros con alto impacto económico -como las obras de ingeniería civil, la fabricación de maquinaria y la manufactura de productos metálicos- repuntaron en el primer mes del año.

El comportamiento de la economía dado a conocer este lunes, confirma la ligera mejoría de la actividad industrial observada en enero, aunque es muy temprano aún para afirmar que se ha dado un cambio en la tendencia decreciente que venía arrastrando la economía en el segundo semestre del año pasado, como lo expresaron analistas consultados para este reporte.

 

Te puede interesar:

La 'muerte' de Bancomer

 

El próximo miércoles 27 INEGI dará a conocer las cifras del empleo al mes de febrero que podrían dar nuevas pistas sobre si, efectivamente, el ritmo de la actividad económica en el arranque del año es menos malo que el que habían presagiado los economistas. 

Algunas de las medidas que anunció el gobierno del presidente López Obrador al inicio del año, arrancaron fuertes críticas de los analistas económicos y pudieron haber exagerado las noticias negativas sobre la economía. Aunque los factores de riesgos -externos e internos- que desaceleraron el ritmo de la economía en los últimos meses, aún permanecen.