Economía

Moderaría Banxico alzas de tasas

Un tono menos hawkish y una aún incierta ruta de la Reserva Federal podrían anticipar un incremento menor en la última decisión del año, aunque para 2023 los pronósticos se nublan.

14-11-2022 05:15 Por : Arena Pública
Por primera vez, el Banxico revisó a la baja sus pronósticos de inflación. (Foto: Arena Pública)
Por primera vez, el Banxico revisó a la baja sus pronósticos de inflación. (Foto: Arena Pública)

Los próximos movimientos del Banco de México (Banxico) podrían empezar a moderarse a partir de la última decisión del año; ante un pico esperado en la inflación suyacente de noviembre.

El comunicado de la decisión de política monetaria continuó reconociendo los riesgos al alza para la inflación, lo que implicaría la continuación del ciclo de restricción monetaria, sin embargo, lo hizo con una redacción mucho menos hawkish -a favor de una política monetaria agresiva- según interpretan analistas.

“La descripción de las condiciones globales sugiere menor pesimismo sobre la inflación al mencionar que “…las presiones sobre los precios de los bienes primarios y las disrupciones en las cadenas de suministro han dado señales de mitigación…”. Ya no hablan sobre un apretamiento monetario acelerado a nivel internacional e incluso recalcan sobre alzas menores a lo esperado por varios bancos centrales”, destacó en un flash informativo el Grupo de Análisis Económico de Banorte

Durante la última encuesta de expectativas Citibanamex -previo a la publicación de la decisión- el consenso de analistas pronósticó que la tasa de política monetaria subiría los 75 pb, como ocurrió, además de prever una tasa de cierre de año en 10.50%, lo que iría en línea con la posible moderación que se expresa en el comunicado. 

La decisión de Banxico para moderar el ritmo se vería influenciada por dos principales razones. Por un lado, los pronósticos respecto a la última decisión del año de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, que se espera reduzca su ritmo a 50 pb, por lo que Banxico  continuaría su estrategia de seguimiento en la misma magnitud.

No obstante, si bien hace un par de meses la decisión de la Fed era prácticamente pronosticada por consenso, ahora las posibilidades de que la Fed no reduzca el ritmo han crecido debido a la persistencia de la inflación subyacente en los EU, lo que llevó a algunos miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) ha revalorar la posibilidad de “adelantarse” a la inflación con un nuevo incremento de 75 pb. 

Aunque el último resultado del Índice de Precios al Consumidor (IPC) estadounidense señaló que por primera vez la subyacente se había desacelerado, el único comentario de los miembros del FOMC que arroja luz sobre el debate que podría darse al interior de la Fed en su reunión de diciembre ha sido el del Gobernador Christopher Waller, quién afirmó que “podría reducirse el tamaño de alzas, pero no lucha contra inflación”.

Pero, además, la inflación general en México también ha comenzado a moderarse al registrar tres meses en 8.70% y desacelerarse a 8.40% en octubre, previo a la decisión. Si bien se espera que la inflación subyacente anual -que no se detuvo en octubre- aumente aún más en noviembre, el sector privado estima un crecimiento de 0.46% mensual o 8.56% anual, que podría ser el pico de la misma. Además, el Índice Nacional de Precios al Productor volvió a disminuir en octubre a 7.20% anual y (-)0.18% a tasa mensual.

En el mismo sentido, el Banxico también revisó -por primera vez a la baja- sus pronósticos de inflación incluídos en el comunicado, aunque sólo marginalmente y esperando todavía un lento camino hacía la convergencia de la inflación con el objetivo hasta finales del 2024. 

Fin de la unanimidad en la Junta

Aunque el Banxico volvió a subir por la tasa objetivo en 75 pb se trató de la primera decisión por mayoría en cuatro reuniones previas donde reinó la unanimidad.

En esta ocasión, el subgobernador Gerardo Esquivel -quién antes de la unanimidad se mantuvo como el voto disidente en la reuniones- votó por subir la tasa solo 50 pb, retomando su papel como el miembro disidente de la Junta de Gobierno.

La de diciembre sería la última decisión de Gerardo Esquivel durante su primer periodo como subgobernador, que está previsto para terminar el 31 de diciembre luego de asumir en enero de 2019 en sustitución de Roberto del Cueto, quien dejó el cargo por cuestiones de salud.

Esquivel todavía podría ser nominado para un segundo periodo como gobernador algo que a lo que se había declarado dispuesto; sin embargo, recientemente el presidente López Obrador anunció que reemplazaría a Alicia Bárcena como candidato de México para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),una encomienda para la que se mostró dispuesto; sin embargo, enfrentará una gran competencia. 

Previo a la nueva nominación, el presidente López Obrador -quien debe presentar candidatos al Senado para la Junta de Gobierno- no se había pronunciado sobre la posibilidad de volver a nominar a Esquivel.