Economía

Avanzan empleos pero con grandes desigualdades y golpeados por el alza de precios

Entre abril y mayo se recuperaron 83,000 mil empleos impulsados por la reapertura de los servicios, sin embargo la informalidad gana terreno y la brecha entre sectores se ha ampliado.

15-06-2021 17:24 Por : Arena Pública
En mayo se generaron 38,961 nuevos empleos formales, de acuerdo al IMSS; el mayor incremento registrado para dicho mes durante los últimos seis años (Foto: Gobierno del Estado de San Luis Potosí)
En mayo se generaron 38,961 nuevos empleos formales, de acuerdo al IMSS; el mayor incremento registrado para dicho mes durante los últimos seis años (Foto: Gobierno del Estado de San Luis Potosí)

En el segundo trimestre del año sorprendió la recuperación del empleo. Sin embargo, los puestos que vuelven no son los que pagan mejor.

Durante abril, los puestos de trabajo formales, registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), crecieron en 44,774. Luego, llegó un menor pero aún vigoroso mayo cuando se registraron 38,961 empleos más, el mayor incremento registrado para dicho mes durante los últimos seis años; si bien en ambos casos palidecen contra los 115 mil puestos generados en febrero.

Para Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México, el actual ritmo de recuperación del empleo es destacable a comparación con crisis anteriores, cuando el periodo para superar la contracción del empleo fue mayor.

“El empleo formal del sector privado (IMSS) continúa recuperándose a un mejor ritmo que en crisis pasadas. Si seguimos así, en 3 o 4 meses se habrán recuperado todos los empleos formales perdidos durante la pandemia”, escribió en su cuenta de Twitter.

Tomado de @EsquivelGerardo

Pero aún con el optimismo generado por los reportes de los últimos dos meses, los niveles de ocupación en México siguen 7 puntos porcentuales por debajo de los registrados antes de la pandemia; además, los que se han recuperado no son los mejores.

El economista Daniel Cervantes, investigador de BBVA Research, escribe en el artículo Recuperación del mercado de trabajo lenta e incompleta que, sumado al aún inalcanzado 100% de recuperación, existen otras problemáticas a considerar como el aumento de la informalidad en detrimento de los empleos formales, así como mayores condiciones de inestabilidad laboral.

La ocupación informal está recuperándose más rápidamente que su contraparte pues si bien de 12 millones de puestos de trabajo perdidos durante 2020, 10.3 millones eran informales, son éstos también los que en abril se encuentran a tan sólo 1.4% por debajo de sus cifras prepandemia, cuatro décimas por encima del 1.8% del sector formal.

 

La recuperación es desigual entre sectores

La preocupación por la calidad del empleo se extiende a las remuneraciones, que mientras en el caso de las manufacturas está creciendo, incluso por arriba del nivel prepandemia, no es el caso para otros sectores de la economía menos "enganchados" al dinamismo manufacturero estadounidense.

Por ejemplo, dentro del sector servicios la ocupación sigue con una caída de -8.4% en relación a hace un año, mientras que las remuneraciones medias totales siguen siendo 5.3% menores debido a que las actividades de este sector fueron restringidas durante todo 2020 por el confinamiento, condición que apenas están superando.

La heterogeneidad de la recuperación es también visible si se observa el nivel de recuperación según el rango de remuneraciones, como señala el informe de BBVA Research.

"Al inicio de la pandemia la destrucción de empleo se concentró principalmente en puestos de trabajos de hasta 2 Salarios Mínimos (SM), los cuales prácticamente se habían recuperado para enero de 2021; sin embargo, esta recuperación fue acompañada por una destrucción simultánea de más de 400 mil empleos con ingreso mayor a 5 SM”

El dato es correspondiente a los presentados en el último informe de pobreza laboral del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) que señala que para el primer trimestre del año, la población que gana menos de dos SM aumentó, mientras aquella que gana más de dos, disminuyó.

Las razones detrás de la desigualdad en el camino a los niveles de empleo prepandemia se debe, entre otras razones, a la heterogeneidad en el regreso de la actividad entre sectores económicos.

Mientras el sector secundario goza de un gran dinamismo gracias a la recuperación de la demanda estadounidense, que exige grandes cantidades de insumos, el sector terciario apenas está escapando de la pesadilla pandémica conforme se levantan las restricciones sanitarias.

 

Inflación golpea el empleo

Pero hay otro fantasma que acecha a la recuperación del empleo y, también, del poder adquisitivo de los salarios. El departamento de análisis financiero de Citibanamex destacó la participación de la inflación como factor de riesgo para los trabajadores mexicanos.

La rápida recuperación de la economía da impulso a la recuperación de los trabajos, pero también constituye un freno indirecto a su aumento, dicen sus  economistas. La inflación, que en los últimos meses se ha disparado hasta el 6.01%, duplicando el objetivo del Banco de México (Banxico), muestra a través de los precios al productor cómo se encarecen los costos a la producción.

Estos altos costos en los insumos, registrados durante el segundo trimestre, repercuten en los costos totales dañando la generación de empleos y de salarios más competitivos.

Pero, además de frenar la recuperación de las remuneraciones, la inflación también está golpeando el poder adquisitivo de los empleos ya generados, pues las remuneraciones reales cayeron 1.5% en este año, su peor contracción desde 2017, advirtió Citibanamex.