Pan, Circo y Pecunia
.

Los grandes proyectos de inversión para 2015

08-09-2014 10:57

Quizás la principal novedad en la presentación de la Iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2015 fue que en ella, el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, hizo referencia al nuevo portal de transparencia presupuestaria, que a su vez incluía una nueva herramienta para el seguimiento del gasto en inversión denominado “Plataforma de Obra Pública Abierto”.

Esa nueva herramienta lanzada por el gobierno denota la importancia que la actual administración quiere dar a este rubro, el de gasto en inversión en su componente de capital de utilidad pública, esto es, vías de comunicación, aeropuertos y puertos, plataformas petroleras, centros de enseñanza, hospitales, edificios públicos, etc. 

Sobre ese componente, destinado a incrementar el capital productivo del país, descansa en buena medida la expectativa de un mayor crecimiento del PIB en el futuro así  como la promesa de una mejora en la productividad de la economía mexicana.

De hecho, se suele decir que frente al gasto corriente, cuyo objeto es financiar las operaciones que permitan el correcto funcionamiento de las instituciones y organismo públicos así como garantizar a la sociedad un conjunto de servicios colectivos (esto es, el pago de sueldos y salarios de los funcionarios y empleados públicos, las pensiones, los subsidios), el gasto en inversión tiene la ventaja de que en el futuro generará rentas que permitirán financiar el gasto realizado. 

Es por esto que el gobierno suele decir que el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México será autofinanciable. A lo que se refiere es que el flujo de ingresos que generará la operación y comercialización de los espacios del nuevo aeropuerto será suficiente para servir la deuda emitida para financiar el proyecto y recuperar la inversión del gobierno federal. 

En consecuencia, el gasto público en inversión es fundamental para la dinámica económica, y la creación de esa herramienta de “Plataforma de Obra Pública Abierto” para transparentar los proyectos, los montos de inversión que requieren, cómo están calendarios los recursos fiscales y con qué fuentes de financiamiento cuenta permitirá dar seguimiento a la evolución de dichos proyectos y si se están cumpliendo con los objetivos, tanto en tiempo como en montos de inversión. 

Dicho esto, sorprende que pese al impulso que se quiere dar al gasto en inversión pública, pese a los grandes proyectos que se vienen encima, dicho rubro vaya a ser inferior al que se pretende ejercer durante este 2014. En el Proyecto de Presupuesto de Egresos se estableció un gasto total de 4.6 billones de pesos. 

De ese monto, 3.6 billones es gasto programable y 1.0 billones gasto no programable. Pues bien, dentro del gasto programable, 2.794 billones de pesos va destinado a gasto corriente, lo que representa un incremento real de 2.0% respecto al presupuesto de egresos de la federación aprobado para el 2014. 

Ese monto representa un 77% del gasto programable total. En contraste, el gasto en inversión proyectado para el 2015 ascenderá a 839,700 millones de pesos (mdp), lo que implica una contracción real del 4% respecto al presupuesto aprobado para el 2014, o un 23% del gasto programable total.

¿En dónde invertirá los 839,700 mdp que el gobierno pretende gastar para ampliar el capital productivo del país? Pues básicamente en el ramo de energía, y cuando decimos energía nos referimos a la unidad de exploración y producción de Pemex. El sector de energía acaparará casi la mitad de los recursos destinados a la inversión pública: 410,000 mdp se invertirán en dicho ramo, de los cuales 300,000 mdp estarán en manos de Pemex-Exploración y Producción.

Ahí se ubican los grandes proyectos de infraestructura petrolera de Pemex tras los resultados de la Ronda Cero: la inversión en los campos petroleros de Ku-Maloob-Zap, los de mayor producción de crudo en la actualidad, y que recibirán 53,598 mdp; Cantarell, con 30,914 mdp; el proyecto Tsimin Xux, cuyo objetivo es desarrollar la reserva 2P, con 23,992 mdp; o el integral Abkatun-Pol-Chuc, que contiene reservas de aceite y gas natural, y al que se destinaron algo más de 20,000 mdp.

Por tanto, los cuatro proyectos más grandes de infraestructura son energéticos y los recursos los gestionará Pemex-Exploración y Producción.

El quinto proyecto de infraestructura más grande por su monto de inversión es el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, si bien la entidad afectada por la inversión es el Estado de México.

La cuantía total presupuestada es de 16,219 mdp, dividida en dos tramos: uno de 10,372 mdp que gestionará la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y destinado a la construcción del aeropuerto en sí; y otro de 5,848 mdp que se otorgarán al Ramo de Medio Ambiente y Recursos Naturales con el fin de realizar las obras de sustentabilidad en materia de drenaje y agua potable, así como para evitar inundaciones en la zona del nuevo aeropuerto.

Otros proyectos de infraestructura que destacan dentro del ramo de comunicaciones y transporte es la primera etapa del tren interurbano México-Toluca, también dentro del Estado de México, con un presupuesto de 7,884 mdp para el año que viene, así como la ampliación del sistema del tren eléctrico urbano en la zona metropolitana de Guadalajara (5,443 mdp), la fabricación de un sistema satelital para seguridad nacional (3,126 mdp), y ya en el Distrito Federal, la ampliación de la Línea 12 del Metro Mixcoac-Observatorio, con 2,000 mdp.

Al proyecto de Tren Rápido México-Querétaro se destinarán  1,798 mdp en el 2015. Junto a esos nuevos proyectos, también se dirigirán amplios recursos a programas de mantenimiento de la actual infraestructura carretera.

Sin embargo,  y pese a los grandes proyectos de infraestructura en vías de comunicación que trae el gobierno, el ramo de comunicaciones y transporte, con un total de 101,674 mdp de gasto en inversión, ocupa el tercer lugar con un 12.1% del total.

El segundo lugar, entre el ramo de energía y el de comunicaciones y transporte, es para el de desarrollo social, con 204,317 mdp, o un 24.3% del total destinado al gasto de inversión. ¿Cómo es que el ramo de desarrollo social maneja tanto gasto en inversión? La razón es que mientras que en el sector de energía y en el de comunicaciones y transporte, la inversión es física, en el caso de desarrollo social se trata de subsidios a la inversión.

Esos tres ramos concentran 716,150 mdp, o un 85% del total del gasto en inversión. Poco queda para lo demás: a medio ambiente le corresponde un 5.1% de la inversión, concentrado sobre todo en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la construcción del Túnel Emisor Oriente, proyecto al que se le asignó 3,363 mdp en el 2015, Y el proyecto Zapotillo para abastecer de agua potable a la ciudad de León.

Al ramo de seguridad se le destinó sólo un 2.5% del gasto en inversión y para el resto de rubros (educación, salud, agricultura ganadería y desarrollo rural, y turismo) no se llega siquiera al 2.0%. El proyecto más importante de salud, con algo más de 500 mdp, es la construcción de la torre de especialidades del Hospital General Dr. Manuel Gea González.  

Sin embargo, parte de esas necesidades de inversión se ven cubiertas por los diferentes recursos destinados a educación, salud,  y al apoyo a las inversiones sociales en vivienda y servicios a la comunidad de los gobiernos locales y la población rural proveniente del ramo de desarrollo social.

INFOGRAFÍA

El gobierno ha creado una nueva herramienta llamada “Plataforma de Obra Pública Abierto” para evaluar la evolución del gasto en inversión. En el 2015, el proyecto de presupuesto de egresos prevé que el 23% del gasto programable sea en inversión y un 77% gasto corriente…

… pese al impulso que se le quiere dar a la inversión pública para reanimar la actividad económica, el presupuesto proyectado para ese rubro durante el 2015 representa una caída del 4% real respecto al presupuesto aprobado en el 2014…

… de los casi 840,000 millones de pesos asignados al gasto de inversión en 2015, casi la mitad es destinado al ramo de energía; y entre energía, desarrollo social y comunicaciones y transporte acaparan el 85% del presupuesto de inversión… 

… energía, y en concreto Pemex-Explotación y Producción se llevan los grandes proyectos de infraestructura. Fuera del sector de energía, la estrella es el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y el tren interurbano México-Toluca.

 

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Septiembre 2014 >>
D L M M J V S
 
01

02

El debate del Salario Mínimo: De la especulación a la concreción
03
04
05
06
07

08

Los grandes proyectos de inversión para 2015
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23

24

Escocia, Cataluña…y la amenaza de los separatismos en Europa
25
26
27
28

29

La paulatina decadencia de las materias primas
30