Economía

¿Amlo vs la comentocracia? Morena va contra Ley Chayote

Desde el Senado de la República, Morena ya trabaja en una nueva Ley de Comunicación Social que delimite y transparente la relación del gobierno con los medios de comunicación.

26-09-2018 09:00 Por : Arena Pública
En la comentocracia parece aglutinarse la oposición al futuro gobierno de López Obrador.
En la comentocracia parece aglutinarse la oposición al futuro gobierno de López Obrador.

“Con su enorme presupuesto de publicidad, el gobierno mexicano controla los medios de comunicación” advirtió el afamado New York Times a pocos días de terminar el 2017.

La anterior Legislatura tuvo la oportunidad de corregir eso, pero en abril de 2018 aprobó una Ley de Comunicación Social (LCS) que no corrigió ninguno de los problemas señalados por organizaciones civiles, por lo que al texto aprobado se le denominó coloquialmente como Ley Chayote. 

Corregir o derogar la actual LCS, para delimitar de manera clara y transparente la relación entre el gobierno y la prensa parece ser una prioridad para el nuevo poder Legislativo, más en un contexto en el que cierto sector de opinión en la prensa parece haberse adjudicado el papel de oposición de la administración federal entrante. 

 

Te puede interesar: Peña Nieto y su familia se despiden refugiados en el humor, la mofa y las revistas del corazón, 25 de septiembre de 2018

 

En redes sociales, especialmente en Twitter, surgió un debate acerca del rol de los medios de comunicación ante el nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, a raíz de una entrevista que realizó el analista político y profesor del Instituto Mora, Hernán Gómez, a la jefa de gobierno electa en la capital del país, Claudia Sheinbaum. 

La polémica surgió por la afinidad del profesor con el proyecto de Morena y haber sido asesor externo en la campaña de la misma Sheinbaum, por lo que distintos periodistas calificaron el ejercicio periodístico como una entrevista “a modo” por el supuesto conflicto de interés. 

Profesores investigadores, columnistas, periodistas y un sinfín de personajes se unieron al debate público que además de sortearse en redes, se libró en los espacios de opinión de cada uno en los diferentes medios impresos y digitales al alcance. 
Viridiana Ríos, Carlos Bravo Regidor, Juan Ignacio Zavala, Gibrán Ramírez Reyes, Héctor de Mauleón y León Krauze son solo algunos de los nombres de los personajes que se inmiscuyeron en este debate con posturas tanto a favor como en contra de lo realizado por Hernán Gómez.

 

 

El debate cobra relevancia en un contexto en el que la prensa, o al menos quienes opinan en ella, llamados comúnmente como “comentocracia”, parecen aglutinarse como oposición al gobierno entrante a falta de un poder político que realice esta función. 

En un texto publicado por Gibrán Reyes, politólogo y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el académico acusa al periódico Reforma de fabricar noticias falsas para distorsionar lo dicho por Obrador, poniendo en riesgo su prestigio y encabezando la oposición al nuevo gobierno. 

En este sentido, una nueva Ley de Comunicación Social que delimite y transparente las barreras entre el poder tradicional y el llamado cuarto poder, no solo se presenta como necesaria, sino urgente. 

 

La nueva ley de Comunicación Social

La estrenada Legislatura encabezada por una mayoría de Morena en ambas Cámaras no lleva ni un mes en el cargo y ya anunció que se trabaja en una nueva Ley de Comunicación Social, que comenzó con la organización de diversos eventos informativos. 

El 24 de septiembre en el foro “Hacia una agenda legislativa en materia de comunicación pública”, organizado por Morena de cara a una reforma en la LCS, Javier Esteinou Madrid investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, detalló que a partir de los años ochenta, los gobiernos en turno fortalecieron desmedidamente el poder mediático. 

El cuarto poder como se les conoce coloquialmente a los medios de comunicación, “desde hace décadas dejó de ser una industria en México para convertirse en parte del corazón del Estado” de acuerdo con Javier Esteinou Madrid, doctor en comunicación por la UNAM, periodista e investigador universitario.

 

Desafíos en las estrategias de comunicación pública, Canal del Congreso

 

“No más comunicaciones de propaganda tradicional, sino más bien, establecer comunicación real; explicar por qué se toman las decisiones, en qué contexto, cuáles son las opciones” declaró en el foro Jesús Ramírez Cuevas, futuro vocero del presidente electo.

El Congreso no tiene intención de modificar la actual legislación, si no crear una nueva ley desde cero, de acuerdo con Mario Delgado, diputado de Morena. “En este nuevo modelo tiene que combinarse el derecho a la información, el derecho a la libertad de expresión y participación; democratizar los contenidos, poner un tope a la inversión que puede hacer el gobierno en materia de comunicación, promover los medios comunitarios“, dijo Delgado.

La nueva Ley en Comunicación Social no solo es necesaria por el aparente conflicto entre comentócratas y el presidente electo, incluso -sin este altercado- la discrecionalidad con la que el gobierno gasta dinero en publicidad en medios debe ser regulada de una mejor manera, según diversos colectivos ciudadanos que no quedaron complacidos con lo aprobado en abril.  

Como señaló el New York Times “Con su enorme presupuesto de publicidad, el gobierno mexicano controla los medios de comunicación”… si el Congreso realiza bien su trabajo, ese mismo encabezado no lo leeremos más en los años por venir. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Impulsan en el Senado nueva Ley General de Comunicación Social, 20 de septiembre de 2018