Economía y Sistema Financiero

Pega duro la inflación a los constructores

Los costos de crear una carretera, nunca -en más de siete años- habían implicado una inflación tan alta como el 17% de julio.

28-08-2018 19:14 Por : Arena Pública
El sector productor más afectado por la inflación es el de la construcción (Foto: Yury Kim / algunos derechos reservados).
El sector productor más afectado por la inflación es el de la construcción (Foto: Yury Kim / algunos derechos reservados).

El sector de la construcción no deja de ser apaleado.

Sus niveles de inversión están en sus mínimos, su actividad industrial entró en un ciclo recesivo al final de julio y ahora resulta, que también son el sector productor que más se ha visto afectado por la inflación.

Al término de julio las mercancías de formación de capital -sin tomar en cuenta el petróleo- tuvieron una inflación anual de precios al productor de 9.3%, el más alto desde junio 2017 cuando fue de 9.5%, sin embargo, un acercamiento a la cifra revela las pesadas condiciones que carga el sector de la construcción.

 

inflación de precios al productor

 

Ni la fabricación de estufas con un 7% de inflación en el mes, tuvo niveles tan altos o rompedores de récords como la creación de estructuras o vías carreteras.

La construcción de estructuras acumuló dos meses con una inflación anual de 19%, la segunda variación más alta desde abril de 2017 cuando fue de 29%; y los costos de crear una carretera, nunca -en más de siete años- habían implicado una inflación tan alta como el 17% de julio.

Pero estos ya son bienes finales, un paso atrás muestra que existe toda una cadena de aumento en los índices de precios que el productor de la construcción lleva como si fuera una loza.

 

 

Uno de los insumos básicos del sector, el alambre de fierro y acero, tuvo un efecto inflacionario anual del 28%, un máximo histórico en siete años.

La creación de motores a diésel también suma dos meses con aumentos del 11% tras 16 meses de una tasa promedio negativa de 3%. Los de gasolina pasaron a un 17%, una inflación muy cercana a la de mayo de 2017.

La aplicación de aranceles al acero y aluminio por parte de Estados Unidos desde el 31 de mayo, podría explicar parte de esta inflación, pues en varios de los casos fue a partir de junio cuando los índices de precios comenzaron a dispararse.

 

Te puede interesar: Se dispara inflación a 4.81%, la variación quincenal más alta desde el gasolinazo.

 

La producción de calderas y hornos industriales, por ejemplo, en mayo tuvo una inflación de 5%, pero en junio fue de 16% y el julio de 12%.

En el caso de la fabricación de elevadores y montacargas ocurrió un efecto muy similar: en mayo la inflación era del 8%, en junio ya era del 16% y para julio fue de 12%.

La compra de materia prima en dólares, el tipo de cambio y la suma de aranceles se van acumulando en un efecto inflacionario cada mes. La alta probabilidad de un aumento en tasas en EU generaría un dólar más fuerte, incrementando los precios los insumos necesarios para la construcción, lo que al final se reflejará directamente en el bolsillo del consumidor. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Índice Nacional de Precios al Productor.