Gobiernos y Finanzas Públicas

Envejecimiento de los mexicanos pondrá en aprietos al presupuesto público

La deuda neta del gobierno crecerá a 185.4% del PIB en 2050 si el gobierno no hace nada para aliviar la presión que le viene por el gasto en pensiones y salud.

22-09-2016 09:15 Por : Arena Pública
“Los gastos que tienen que ver con la deuda contingente relativa a las pensiones son un foco rojo para las finanzas públicas, pues los ingresos tributarios, sin contar los petroleros, no alcanzan para costearlos.”
“Los gastos que tienen que ver con la deuda contingente relativa a las pensiones son un foco rojo para las finanzas públicas, pues los ingresos tributarios, sin contar los petroleros, no alcanzan para costearlos.”

Los treintañeros de hoy serán la pesadilla del presupuesto público en tres décadas.

Para evitar un catastrófico escenario el gobierno federal deberá hacer ajustes a los gastos de salud, y una reforma radical a los sistemas de pensiones que aun dependen del presupuesto público, por ejemplo, el de Petróleos Mexicanos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, o algunas universidades públicas, concluyó un artículo de Standard & Poor's Global Ratings.

En los próximos 30 años la población con más de 65 años crecerá a un ritmo mayor que la población en edad productiva -entre 15 y 64 años-. Los “viejitos” pasarán de ser el 6.5% de la población a casi el 20% en 2050, en este último porcentaje se ubicarán los treintañeros actuales.

Los mexicanos en edad de trabajar -de 15 a 64 años- serán menos dentro de 34 años, pasarán de representar el 66% de la población al 64.2% en 2050.

Los treintañeros de hoy inevitablemente aumentaran la deuda pública en los próximos 30 años, por una sencilla razón, su envejecimiento vendrá acompañado de un inevitable incremento en el gasto público para atenderlo, principalmente en pensiones y salud.

De las medidas que el gobierno tome hoy, dependerá que tan grande sea el crecimiento de la deuda pública para solventar los gastos de envejecimiento en el futuro, señala el artículo de la calificadora.

Si el gobierno no hace nada para aliviar la presión que le viene por el gasto en el sistema de pensiones y salud la deuda neta -en su medida más amplia- podría incrementarse hasta 185.4% del Producto Interno Bruto en 2050.

Un escenario que afectaría la calificación de la capacidad de pago del país, la cual podría pasar del BBB actual a la categoría de grado especulativo BB+ o una inferior, ya que la riqueza que pueda generar en esos años no logrará compensar los mayores gastos, asegura Standard & Poor's.

En un escenario sin cambios sustanciales el gasto público relacionado con el envejecimiento aumentará a 11.4% del PIB en 2050 desde 4.7% que representó en 2015, una cifra que meterá una presión importante al crecimiento económico y las finanzas públicas, dice la calificadora.

“Los gastos que tienen que ver con la deuda contingente relativa a las pensiones son un foco rojo para las finanzas públicas, pues los ingresos tributarios, sin contar los petroleros, no alcanzan para costearlos,” señaló en junio pasado el investigador del CIDE y economista, Fausto Hernández Trillo, en entrevista para Arena Pública, un análisis en línea con las conclusiones de la calificadora.

¿Escenarios menos peores?

La calificadora de riesgo planteo cinco escenarios diferentes respecto a como podría enfrentar el gobierno el aumento de su gasto público por el envejecimiento de los mexicanos, peor incluso los dos mejores escenarios no son muy halagüeños.

Si el gobierno federal a partir de hoy congelara el gasto relacionado con el envejecimiento, es decir, lo conservara en 4.7% del PIB, su deuda neta hacia 2050 crecería hasta 59.8%.

Sin embargo, tan sólo para 2017 le deuda neta del gobierno ascenderá a 50.2% del PIB, según estima la secretaría de Hacienda.

El segundo mejor escenario es que el gobierno tuviera un presupuesto balanceado hacia 2019, es decir, que lograra gastar menos de lo que ingresa, entonces la deuda neta hacia 2050 crecería a 83.7%.

Pensiones sin llenadera

El gasto en pensiones no tiene llenadera. En la última década este gasto se ha triplicado. Con cifras nominales paso de 177,037 millones de pesos en 2005 hasta 588,585 millones en 2015, lo que representa un incremento anual promedio de 13%, mucho mayor al crecimiento anual del Producto Interno Bruto.

Las pensiones no sólo presionan al presupuesto público, ahogan las finanzas de las empresas productivas de Estado, Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.

Recientemente, el gobierno inyecto 184,230 millones de pesos a PEMEX para aliviar la carga de sus pasivos laborales, un monto que suma sus obligaciones por pago de pensiones y jubilaciones el cual ascienden a 1.3 billones de pesos.

 

A FONDO: Envejecimiento de la población en México podría presionar el crecimiento económico y las finanzas públicas, S&P Ratings, julio 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Ahorro que logró PEMEX por reestructurar pensiones podría diluirse, Arena Pública, 28 de agosto de 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: La reforma fiscal se hizo para pagar la deuda, Arena Pública, 24 de junio de 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: México se encamina a ser un país de viejos pobres: Carlos Noriega, Arena Pública, 20 de octubre de 2015. 

MÁS INFORMACIÓN: Pensiones Universitarias: el pasivo laboral de un billón de pesos, Arena Pública, 27 de agosto de 2014.