Tropezón económico en Tercer Trimestre: La esperanza muere al último

29-10-2021 11:40

La economía mexicana sorprendió a la baja en el tercer trimestre cuando la actividad productiva reportó una ligera contracción. El PIB enfrentó su primer tropiezo desde el comienzo de la recuperación post-pandemia que inició en el tercer trimestre del 2020. El crecimiento promedio en el año aún será alto, aunque surgen dudas acerca de la recuperación en el 2022.

La cifra oportuna del PIB al tercer trimestre confirma una contracción trimestral de la economía de 0.2%, después de un avance de 1.5% en el segundo trimestre. El dato sorprendió a mercados y autoridades, particularmente porque la actividad económica en agosto reportó una inesperada contracción que incluso fue mayor al límite inferior del rango pre-estimado por el mismo INEGI.

A pesar de la recuperación de la actividad en septiembre, implícita en el dato del PIB trimestral, la economía no pudo evitar la  contracción trimestral. En términos anuales el PIB avanzó 4.8% después de expandirse 19.5% en el segundo trimestre y caer 8.7% en el mismo periodo del año anterior. La caída del PIB en el tercer trimestre fue mayormente el resultado de una contracción en el sector servicios, ya que la agricultura e industria presentaron avances moderados.

El tropiezo del PIB está mayormente explicado por el inesperado desplome de la actividad productiva en agosto, lo cual fue resultado de tres factores.

Primero, la interrupción en algunas actividades generada por la aceleración de la pandemia, la cual alcanzó un nuevo pico hacia finales del mes y afectó a negocios y empleos.

Segundo, los cuellos de botella en las cadenas de suministro global, en particular la escasez de semiconductores que afectó a la industria automotriz y de productos electrónicos.

Tercero, la reforma para eliminar el outsourcing (subcontratación) que afectó a los servicios profesionales y de apoyo a los negocios.

El efecto de la pandemia y la eliminación del  outsourcing explican en gran medida la caída de 2.5% de los servicios durante agosto, mientras que la escasez de semiconductores limitó el avance de la industria manufacturera a un crecimiento de solo 0.4% en el mes.

La noticia buena es que, el rebote implícito de la actividad en septiembre da esperanzas de que la actividad continúe en terreno positivo en el cuarto trimestre. Sobre todo ante el descenso significativo que ha mostrado la pandemia y el relajamiento de las medidas sanitarias, aunque la prolongada escasez de semiconductores continuará causando estragos en la industria manufacturera.

En el neto, estimamos que la actividad económica reporte crecimiento trimestral de entre 1% y 1.5% en el cuarto trimestre, lo cual aún permitiría que la economía termine el año con crecimiento promedio alrededor de 5.8%. De ese crecimiento, alrededor de 3.8 puntos porcentuales serán crecimiento orgánico y 2 puntos representarán el efecto base de comparación. 

La noticia mala es que, la notable moderación de la actividad económica en la segunda mitad del año, particularmente en sus factores subyacentes de interrupciones de oferta y baja inversión productiva, despierta preocupación acerca de la solidez de la recuperación en el 2022.

En ello, un factor desfavorable y determinante es la persistencia del gobierno por implementar medidas que reducen la competencia y limitan la participación del sector privado en la economía, lo cual agravará la reticencia de la inversión privada.

A pesar de que el gobierno pretende aumentar la inversión en infraestructura de manera importante (alrededor de 18% en términos reales), la inversión pública solo representa 15% de la inversión total en la economía. Por lo que el más importante motor de expansión de la capacidad productiva y generación de riqueza: la inversión privada, continuará restringida y limitando las posibilidades de crecimiento en el 2022.

-------

Twitter:  @AlfredoCoutino

Web:  www.AlfredoCoutino.com

*/ Director para América Latina en Moody’s Analytics. Las ideas expresadas son de la exclusiva responsabilidad del autor y de ninguna manera deben ser atribuidas a la institución para la cual trabaja.