Políticas públicas

Ley creada para fomentar la lectura infló los precios de libros en México

Durante 2018 la inflación para libros fue de 3.8% anual y aunque fue menor a la inflación general, luego de la promulgación de la ley; si esta nunca se hubiera aplicado el incremento esperado era de 1.9%.

06-02-2019 08:59 Por : Arena Pública
La Ley de Fomento para la Lectura y el Libro redujo la competencia entre librerías y en consecuencia los consumidores enfrentaron precios mayores.
La Ley de Fomento para la Lectura y el Libro redujo la competencia entre librerías y en consecuencia los consumidores enfrentaron precios mayores.

La Ley de Fomento para la Lectura y el Libro quería incrementar el número de lectores en México pero tuvo un efecto contraproducente, incrementó el precio de los libros al doble que si nunca hubiera existido.

Imitando a la legislación de países europeos en julio de 2008 el Congreso mexicano expidió esta ley que, entre otras regulaciones, estableció un esquema de precios fijos y únicos de reventa de libros en todo el país para las librerías.

Su objetivo era asegurar que las librerías tuvieran un margen suficientemente alto para salir a flote con sus costos y fomentar los hábitos de lectura entre la población al lograr que un mismo libro tuviera igual costo en cualquier parte del país.

El precio único de reventa se determina de manera anticipada por el editor o el importador, en un principio se imponía sobre libros con menos de 18 meses de haber sido editados, es decir, nuevos, pero en abril de 2018 el plazo se incrementó a 24 meses y el tratamiento se amplió a libros electrónicos, audiolibros y textos en braille.

Los precios únicos aumentaron el valor de los libros para el consumidor final porque permitieron a los editores aumentar su costo de reventa a las librerías incluso por encima del incremento de los insumos, concluyeron tres expertos en competencia en un artículo publicado en El Trimestre Económico.

 

Te puede interesar: Autores mexicanos de hoy: una nueva generación de escritores, 4 de febrero de 2019.

 

La inflación de los libros fue de 3.7% anual –aproximadamente- luego de la promulgación de la ley; pero si esta nunca se hubiera aplicado la inflación esperada habría sido de 1.9% anual en promedio, es decir, la regulación generó una inflación adicional de 1.8%, explicaron los expertos.

Antes de la promulgación de la ley el aumento de precios de los libros era decreciente, es decir, la tasa crecía pero menos cada año por lo menos desde 2002, pero en marzo de 2009 la tendencia se revierte totalmente y los costos se disparan.

El efecto ocurre con retraso, es decir, ocho meses después de que la ley entra en vigor, debido a que la regulación abarca únicamente a los libros nuevos y por tanto el impacto se sintió conforme fueron saliendo nuevas emisiones al mercado.

El aumento significativo de los precios no se explica por un aumento en el precio de los insumos para las editoriales, ya que el costo de los libros aumentó más rápido que estos.

 

Te puede interesar: Lenguas indígenas tienen quien las escriba pero hay pocos libros donde leerlas, 21 de mayo de 2018.

 

La Ley de Fomento para la Lectura y el Libro redujo la competencia en el mercado de venta final y en consecuencia los consumidores enfrentaron precios mayores de los que hubieran observado en ausencia de la ley, concluyeron los expertos.

El número de librerías creció 9% a partir de la ejecución de la Ley de Fomento, al pasar de mil 533 en 2009 a mil 670 en 2017 de acuerdo con los datos más recientes del Inegi.

México aún está lejos de alcanzar la recomendación de la UNESCO de contar con una librería por cada 7 mil 500 habitantes. En la Ciudad de México, el lugar con más establecimientos, la proporción apenas es de una por cada 16 mil personas, el doble que lo ideal.

En Zacatecas, el estado con la menor cantidad de librerías, la proporción es de una por cada 82 mil habitantes con datos de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

 

MÁS INFORMACIÓN: La fijación de precios de reventa únicos por los editores de libros, Alejandro I. Castañeda, Oscar Martínez y Daniel Ruiz; El Trimestre Económico, enero – marzo 2019.

MÁS INFORMACIÓN: Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, Diario Oficial de la Federación, 24 de julio de 2008.