Políticas públicas

Con precios petroleros por las nubes, fondo de largo plazo sigue en el olvido

Las regulaciones para esta reserva petrolera prácticamente aseguran que no se puedan colocar recursos adicionales ni emplear los existentes.

12-04-2022 07:13 Por : Arena Pública
La reserva petrolera de largo plazo se pensó como un ahorro para las “generaciones futuras” (Foto: Gobierno de México)
La reserva petrolera de largo plazo se pensó como un ahorro para las “generaciones futuras” (Foto: Gobierno de México)

A pesar que los precios petroleros se encuentran en alrededor de 100 dólares el barril, la reserva petrolera de largo plazo en el Fondo Mexicano del Petróleo (FMP) no crece. Y no lo hace por las crecientes necesidades de gasto corriente y por restricciones legales que impiden consolidar una visión de largo plazo para los excedentes de la renta petrolera.

Para expertos consultados, la reserva petrolera de largo plazo es una buena idea, al estilo del fondo soberano noruego, que inspiró el mecanismo en México. Y creen que podría mejorar con algunos cambios en sus reglas que le permitan aprovechar mejor los ingresos petroleros excendentes.

El FMP fue creado con la finalidad de "garantizar el manejo responsable y transparente de los ingresos petroleros", según el organismo público. Además de repartir los ingresos petroleros entre los fondos de estabilización presupuestaria estatales y federal, entre los fondos sectoriales y hacia el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), el FMP también puede colocar una fracción de los ingresos petroleros en la Reserva de Largo Plazo.

Esta reserva fue diseñada con la intención de “resguardar los ingresos petroleros adicionales y guardarlos, de tal manera que le sirvieran a generaciones futuras. Algo similar al fondo noruego, que no se dedica a financiar gasto público corriente sino para ocuparlo en el largo plazo; para que no todas las ganancias extraordinarias se vayan a financiar el presupuesto de egresos corriente”, explica Joel Tonatiuh Vázquez, coordinador de Transición Energética y Finanzas Públicas en el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Pero entre diciembre de 2018 y marzo de 2022 el valor de esta Reserva solamente ha crecido 4.7%, con datos del Banco de México (Banxico). Esto se debe, principalmente, a que el método para ingresar nuevos recursos en el Fondo tiene limitantes importantes, que prácticamente aseguran que no se deposite un centavo más automáticamente sin un cambio a la legislación.

“Hay un límite, del 4.7% del Producto Interno Bruto (PIB), en los recursos que puede repartir el Fondo [al PEF, los fondos de estabilización y los fondos sectoriales y de investigación. Todos los ingresos petroleros por encima del 4.7% del PIB anual] ya no pueden financiar al presupuesto, sino que se van a una reserva petrolera de largo plazo. El diseño es más o menos el mismo que tiene el fondo soberano de Noruega. El problema es que este diseño se hizo con una meta de exportación petrolera que nunca se ha superado”, apunta Jesús Carrillo, director de Economía Sostenible en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Es decir, por el diseño del Fondo, ni un solo peso adicional se deposita en la Reserva de Largo Plazo a menos que los ingresos petroleros totales superen el 4.7% del PIB a lo largo del año. Según datos de Banxico, los recursos anuales que entran al FMP para repartirse entre todos los destinos desde 2018 han variado de entre poco menos de 200 mil millones de pesos (MP) en 2020 a más de 540 mil MP en 2018. Estas cifras nunca han superado siquiera el equivalente al 3% del PIB anual del año previo en los últimos cinco años.


  2018 2019 2020 2021 2022*
Recursos anuales que entran al FMP para repartirse (en MP) 541,711.89 431,708.29 198,204.92 365,135.89 527,811.48
PIB, desestacionalizado (Precios del 2013, para el año inmediato previo, en MP) 18,133,175 18,529,085 18,496,145 16,948,497 17,799,921
Recursos anuales que entran al FMP para repartirse, como % del PIB del año previo  2.99 2.33 1.07 2.15 2.97

Fuente: Inegi, Banxico

*Cifra de recursos del FMP para 2022 es igual a la suma de los ingresos de enero y febrero, los últimos disponibles, multiplicados por seis.

Como los recursos anuales que entran al FMP nunca han superado el equivalente al 4.7% del PIB del año previo, las transferencias del Fondo a su reserva petrolera de largo plazo han sido nulas desde 2015, según Banxico. Aunque el valor de la reserva petrolera de largo plazo sí ha cambiado en los últimos años, estos movimientos son resultado únicamente de las decisiones de inversión del mismo Fondo y de Banxico. Y en este contexto, no hay mucha oportunidad para que los recursos crezcan mucho más.

En la política de inversión y administración de riesgos de la reserva petrolera de largo plazo del Fondo vienen establecidas claramente las reglas a seguir para invertir, proteger y crecer los recursos de la reserva petrolera, con un gran énfasis en los instrumentos permitidos.

Pero como sucede también con las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), las herramientas de inversión que puede usar Banxico son muy limitadas, pues solo permite depósitos en entidades financieras con plazos de vencimiento de seis meses o menos y valores de renta fija. Ambos instrumentos financieros tienden a ser más estables (y también tienden a tener menor rendimiento) en el mercado de valores que otros instrumentos, como las acciones de empresas.

Esto no solo explica que el Fondo de inversión solamente haya crecido en 4.7% respecto al valor que se registró en diciembre del 2018. También asegura que los recursos de la reserva petrolera prácticamente no puedan usarse bajo los principios establecidos en la misma ley general del FMP.

En los artículos 8 y 16 del texto, se especifica que los fondos pueden ser transferidos a la “Tesorería de la Federación para cubrir erogaciones del Presupuesto de Egresos de la Federación” para el pago de pensiones universales, financiar proyectos de inversión en ciencia, tecnología e innovación y energías renovables, vehículos de inversión especializados en proyectos petrolero e infraestructura para el desarrollo nacional, becas para la formación de capital humano, proyectos de mejora a la conectividad y desarrollo regional de la industria.

Sin embargo, la transferencia de la reserva petrolera de largo plazo a la Tesorería solo puede ocurrir cuando el valor de la reserva petrolera “sea mayor al 3% del Producto Interno Bruto del año previo”.

Y desde 2018, el valor de las reservas petroleras del FMP consistentemente han representado poco más del 0.12% del PIB del año previo. Si bien la gestión financiera en 2021 permitió que el valor de las reservas petroleras brevemente se colocara en 0.13% del PIB, en marzo del 2022 se esfumó este avance. Sin aportaciones por excedentes petroleros, con un bajo rendimiento financiero y con restricciones tan claras en su uso, es probable que este dinero (con la actual legislación) jamás pueda llegar a aprovecharse.


  2018 2019 2020 2021 2022*
Valor de la Reserva petrolera de largo plazo (en MD) 1,005.5 1,048.3 1,087.1 1,079.7 1,052.9
Valor de la Reserva petrolera de largo plazo (en MP) (1 USD= 21 MXN) 21,116 22,014 22,829 22,674 22,111
PIB, desestacionalizado (Precios de 2013, para el año inmediato previo, en MP) 18,133,175 18,529,085 18,496,145 16,948,497 17,799,921
Valor de la Reserva petrolera de largo plazo, como % del PIB del año previo 0.12 0.12 0.12 0.13 0.12

Fuente: Inegi, Banxico

*Valor de la Reserva petrolera de largo plazo para 2022 es a marzo del 2022. Para los demás años, es a diciembre del año indicado

¿Reestructurar las reservas petroleras de largo plazo?

La realidad de este “ahorro” del FMP contrasta notablemente con la situación del fondo soberano noruego, que inspiró el mecanismo. La reserva petrolera de largo plazo mexicana es distinta en dos grandes aspectos: valor y flexibilidad de inversión.

De acuerdo con el Norges Bank Investment Management (NBIM), la empresa encargada de administrar el fondo noruego, actualmente gestionan más de 1.3 billones de dólares; una cifra que supera en mil 200 veces el monto por mil 52 millones de dólares (MD) que vale el fondo mexicano. También al contrario de Banxico y el Fondo Mexicano, el NBIM sí invierte en activos menos conservadores, como acciones de empresas globales.

Los dos casos también se diferencian claramente por una cuestión técnica. “Tiene que ver con el límite que se puso [a las aportaciones a las reservas petroleras]. Y es posible que esta barrera haya sido por diseño, y no solo por una mala decisión, porque la producción de crudo ya iba declinando. Iba a ser muy difícil desde el inicio que los ingresos petroleros fueran a superar el 4.7% del PIB. En 2010-2013 estaba en esos niveles, pero empieza a declinar muy fuerte en 2013, cuando estaba terminándose la ley. Hay una crisis muy fuerte de precios y hace que se vuelva muy difícil lograr esos niveles de ingresos petroleros excedentes”.

Pero de acuerdo con Joel Tonatiuh, las diferencias van más allá. “La diferencia responde a una visión de largo plazo de la renta petrolera […]. Y en Noruega tienen un sistema fiscal robusto, con el que pueden obtener recursos de muchas otras fuentes”, mientras que en México es regular que estos ingresos se destinen a cubrir el gasto presente, apunta el experto.

Lo anterior no significa que la reserva petrolera de largo plazo sea una mala idea. De hecho, los especialistas apuntan que podría arreglarse con algunos cambios. Para el especialista del CIEP, bastaría con cambiar las reglas del FMP un poco para poder alcanzar más fácilmente las aportaciones automáticas por ingresos excedentes. “De por sí, dada la alta volatilidad de los precios del petróleo, no es buena idea planear el presupuesto de un año corriente con estos ingresos […]. Entonces sí haría sentido [bajar el límite] para aportar más recursos a largo plazo y que el Gobierno federal tenga la tentación de usarlos en gasto corriente”, asegura.

Por su lado, el investigador del IMCO señala que tal vez sería necesario repensar la forma en la que funciona esta reserva petrolera. “Si hubiera una manera de desligar el gasto corriente de la renta petrolera, ésta podría utilizarse en parte para financiar la transición energética […]. No tiene por qué quedarse así y funcionar como se dijo hace ocho años […]. No se trata solo de aferrarnos a un FMP que funcione como el fondo noruego. Hay que relacionarnos distinto con la renta petrolera […]. Pero eso dependerá de los resultados políticos de los próximos años y las relaciones de otros países con el petróleo”, concluye.