Negocios

Crisis de semiconductores golpea las exportaciones mexicanas

El comercio exterior fue durante 2020 uno de los pilares de la economía mexicana, sin embargo, la escasez de chips y la crisis del gas en febrero redujeron las exportaciones automotrices en casi 10%.

28-03-2021 12:59 Por : Arena Pública
La falta de chips afectó la totalidad de la producción mundial de vehículos.
La falta de chips afectó la totalidad de la producción mundial de vehículos.

La caída en la producción automotriz derivada de las crisis del gas y semiconductores, frenó las exportaciones mexicanas en febrero.

La balanza comercial –que registra las exportaciones e importaciones del país- tuvo un superávit de 2,681 millones de dólares (MDD) según las cifras oportunas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Dentro de ella destacó el incremento en la participación de las mercancías petroleras, pero también la fuerte caída de las exportaciones automotrices.

Las mercancías no petroleras disminuyeron 1.7% de forma interanual debido a la disminución de las exportaciones manufactureras que se redujeron en 2.7%, motivadas por la primera caída de su actividad en ocho meses. Dentro de ellas las que más bajaron fueron las exportaciones del sector automotriz (-10%).

Hacia el mercado estadounidense –al que se destina el 80% de las exportaciones- la reducción de 11.6% de las ventas automotrices impactó en una disminución total de las exportaciones no petroleras al vecino del norte de 2.9% menores respecto del mismo mes del año pasado.

La disminución de las ventas de autos al exterior se dio debido a dos crisis simultáneas, la de los semiconductores y la del gas, que golpearon gravemente a la industria en febrero, de las cuáles la primera aún continua.

Los semiconductores –necesarios para la fabricación de los chips que controlan el equipo electrónico de los autos- comenzaron a escasear a principios de año y en febrero causaron un desplome de 28.9% de la producción mexicana, sin embargo, la crisis no fue exclusiva de México.

La falta de chips afectó la totalidad de la producción mundial de vehículos, por lo que incluso el presidente estadounidense Joe Biden intervino para aliviar la crisis del preciado insumo, cuya producción se concentra casi enteramente en Asia, particularmente en Taiwán.

La compañía de fabricación de circuitos computacionales, Intel, anunció además que invertiría 20 MDD en nuevas plantas en el estado de Arizona para hacer frente a la dependencia de la producción asiática según reportó Reuters.

El segundo elemento que golpeó a la industria automotriz se dio en Texas, dónde las inusitadas heladas cortaron el suministro de gas para las fábricas estadounidenses y de los estados del norte de México. De 24 plantas en el país, 13 redujeron o pararon completamente debido al desabasto, si bien ya han reiniciado operaciones ante el fin del corte energético.

El año pasado, la cuenta corriente cerró con un superávit histórico de 34,476 MDD, sin embargo, en enero –aún sin los mayores estragos de la crisis de los chips- la racha de saldos positivos se detuvo con el primer déficit luego de siete meses.

Si bien la balanza de febrero volvió a registrar un saldo positivo, las exportaciones fueron menores en 3.65% en comparación a enero, que a su vez registró una disminución de 1.16% desde el mes anterior, con lo que son ya dos meses de disminución en las exportaciones.