Negocios

Citibanamex dice adiós a México, su último negocio de banca al menudeo en AL

La CEO del banco global, Jane Fraser, aseguró que la decisión está alineada a su nueva visión estratégica, pero que México no dejará de ser un mercado prioritario para su banca de inversión.

11-01-2022 20:57 Por : Arena Pública
Sucursal de Citibanamex en Monclova, Coah. (Foto: Gobierno de Monclova)
Sucursal de Citibanamex en Monclova, Coah. (Foto: Gobierno de Monclova)

Citibanamex, uno de los seis grandes bancos del país se despide de México, su último bastión en América Latina.

El gigante financiero estadounidense Citigroup, anunció este martes la venta masiva de su negocio de banca minorista en México operado bajo la marca Banamex, que Citi adquirió en 2001 por 12 mil 500 millones de dólares. Se trata de su segundo mayor mercado solo por detrás de la Unión Americana y el primero en banca de consumo a nivel mundial.

La decisión de la empresa fue catalogada como “completamente alineada a los principios de nuestra nueva visión estratégica” y se suma a la serie de ventas de las subsidiarias de banca de consumo alrededor del mundo que el banco inició desde 2014, cuando el conglomerado neoyorquino abandonó Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Perú.

En 2016 y 2017, también decidió vender sus negocios en Argentina, Brasil y Colombia, tres de los mayores mercados latinoamericanos, y con la venta de sus negocios en México, la banca de consumo de Citi da el adiós definitivo a América Latina. 

Desde el inicio de la ventas, el entonces CEO de la empresa, Michael Corbat, explicó que la prioridad sería acelerar la transformación del negocio de banca de consumo global para concentrarse en los mercados con mayor escala, es decir, concentrarse en el negocio de la banca de inversión para empresas globales, que genera el grueso de los ingresos de la institución. 

La sucesora de Corbat, Jane Fraser, quién fuera CEO para América Latina durante el periodo de ventas, ha continuado y acelerado este proceso, no solo en la región sino también en trece mercados de Asia y Europa -incluídos India, China, Australia, entre otros-, con lo que la banca de consumo de Citibanamex redujo su presencia de 23 países en menos de 10 años. 

“Evaluando el negocio desde la perspectiva de la banca minorista, existe un escenario muy competitivo y que ha cambiado mucho. Aunque hemos sido un banco icónico en la banca de consumo de muchos países, no sentimos que tengamos lo necesario para ser competitivos [en esos países]” declaró Fraser en el marco de la Citi Media Summit de 2021.

En México, a pesar de mantenerse dentro de las mayores instituciones bancarias del país -BBVA, Citibanamex, Banorte, Santander, Scotiabank y HSBC-, su participación se ha quedado estancada desde hace años. 

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Citibanamex tiene el cuarto puesto de participación en la cartera de crédito total con 10%, por debajo de BBVA, Banorte y Santander. 

Considerando solo la cartera de crédito al consumo, sube dos puestos para posicionarse como el segundo mayor participante del mercado con 16%, no obstante, este porcentaje es el mismo que mantiene desde hace 10 años y está muy por debajo de la participación de BBVA con 30%. 

Además, la historia de Citi en México ha atravesado por graves tropiezos, incluyendo el llamado “Caso Oceanografía”, presunto fraude cometido por la empresa mexicana Oceanografía para acceder a créditos con el banco Banamex que causaron daños por 400 millones de dólares, así como controles especiales por parte de los reguladores estadounidenses para la actividad de la filial mexicana.

México seguirá siendo mercado de inversión prioritario: Fraser

La salida de Citi de México se trata de la primera en muchos años para un banco de su tamaño, aunque otros bancos de menor participación en el mercado mexicano, como JP Morgan, anunciaron el año pasado que también se retiraban.

Estos movimientos han generado especulación sobre si detrás de la salidas existían preocupaciones sobre el futuro económico del país, especialmente considerando una lenta recuperación del mercado de crédito al consumo en el país, un mercado de bajos ingresos y riesgos políticos. Sin embargo Citi negó en el comunicado que su salida responda a la situación económica o política de México.

“México es un mercado prioritario para Citi – eso no va a cambiar.  Anticipamos que México será un destino muy importante de inversión global y de flujos comerciales en los siguientes años y tenemos confianza en la trayectoria del país […] continuaremos realizando inversiones significativas en nuestro negocio institucional en México para mantenernos como líderes en dicho mercado”, se lee en el comunicado.

Apenas en agosto pasado, Fraser se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador para “reafirmar el compromiso” de Citi con México, adelantando que se encontraban en negociaciones con clientes para que consideren a México como un país-destino de inversiones enfocadas a la manufactura regional de industrias como la automotriz, equipamiento médico, componentes electrónicos y materias primas.

Días antes, quién es la primera directora general de un banco de Wall Street, sostuvo una reunión con el Secretaria de Hacienda Rogelio Ramírez de la O a quién expresó que “México representa un país de oportunidades, que destaca por su estabilidad económica, política y social”.