Economía

México requiere medidas fiscales adicionales por 1.5% del PIB: FMI

Las autoridades planean una reforma fiscal más amplia hacia 2022, afirma el FMI en su reporte para renovar la línea de crédito flexible al país por 61 mil millones de dólares.

26-11-2019 12:24 Por : Arena Pública
El Consejo Ejecutivo del FMI aprobó el 22 de noviembre una Línea de Crédito Flexible por 61 mil millones de dólares para México.
El Consejo Ejecutivo del FMI aprobó el 22 de noviembre una Línea de Crédito Flexible por 61 mil millones de dólares para México.

¿Por qué es importante?: El estado de las finanzas públicas del país -por el compromiso de financiar proyectos de hidrocarburos y sociales, sin mayores niveles de recaudación- es un factor de preocupación de calificadoras e inversionistas hacia los próximos años.

¿Qué ocurrió?: El 22 de noviembre el Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) decidió renovar la línea de crédito flexible (FCL, por sus siglas en inglés) al gobierno de México por 61 mil millones de dólares, a petición de éste último.

En las consideraciones sobre 'Perspectivas, Riesgos y Políticas' del Staff Report que acompañan a los documentos de la decisión, los analistas del FMI señalan el compromiso de las autoridades mexicanas con la prudencia fiscal pero también la necesidad de adoptar medidas fiscales adicionales, para estabilizar los niveles de deuda pública y alcanzar los objetivos propuestos.

Los detalles: El reporte del Staff del FMI señala que: "Las autoridades siguen comprometidas con la prudencia fiscal, pero se necesitan medidas adicionales para estabilizar el índice de deuda pública. En 2019, el Staff espera que los Requerimientos Financieros del Sector Público  (RFSP) alcancen 2.8% del PIB, ligeramente por encima del objetivo del 2.5%, debido a los menores ingresos por la desaceleración del crecimiento. Para 2020, las autoridades apuntan a un déficit del 2.6% del PIB"

Y apunta el FMI: "Sin embargo, alcanzar los objetivos fiscales anunciados a mediano plazo requeriría medidas adicionales de alrededor del 1.5% del PIB para 2024; e incluso se necesitarían objetivos a mediano plazo aún más ambiciosos para colocar el índice de deuda pública en una senda descendente".

La frase clave: "Las autoridades planean aumentar los ingresos fiscales y mejorar la eficiencia del gasto público. México se destaca -en comparación con sus pares- con solo 13% del PIB en ingresos fiscales no petroleros... Las autoridades no prevén cambios significativos en el sistema tributario en los próximos años, a excepción de las medidas para ayudar a recaudar el IVA de los proveedores de servicios digitales y al mismo tiempo fortalecer la administración tributaria; sin embargo, planean una reforma tributaria más amplia que entrará en vigencia en 2022, (...) El fortalecimiento del marco fiscal también se encuentra entre las prioridades de las autoridades"