Gobiernos y Finanzas Públicas

Riobóo, el amigo ¿incómodo? de AMLO

Riobóo asesoró a AMLO en el tema del NAIM por “mero esfuerzo científico”, aunque ellos mismos ya diseñaron lo que sería el Nuevo Aeropuerto de Santa Lucía.

30-08-2018 09:00 Por : Arena Pública
Andrés Manuel López Obrador, José María Riobóo y Sergio Samaniego en su visita a la construcción del NAIM.
Andrés Manuel López Obrador, José María Riobóo y Sergio Samaniego en su visita a la construcción del NAIM.

Si existe algo que se le cuestione continuamente a AMLO, es su relación con el Grupo Riobóo.

Ricardo Anaya lo hizo durante la campaña presidencial: “Si te presento los contratos por 170 millones [por adjudicación directa a Riobóo] ¿renuncias a la candidatura?", cuestionó el entonces candidato del Partido Acción Nacional al ahora presidente Electo López Obrador, al señalar que la cancelación del Nuevo Aeropuerto (NAIM) se debía a su relación con el fundador de la empresa en cuestión.

“Este señor participó [Riobóo] para hacer el proyecto de las pistas del nuevo aeropuerto, era un contrato de mil millones de pesos y lo perdió. Ya que lo perdió se presentó en las instalaciones del NAIM para echar pestes del proyecto y para proponer que mejor se hiciera en otro lugar. Te has convertido, Andrés Manuel, en lo que tanto criticabas” sentenció Anaya.

Anaya acusa a AMLO de asignar contratos al ingeniero Riobóo

Las palabras de Anaya hacen eco tras la aparición de un proyecto firmado por grupo Riobóo del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) en la página de Obrador, como propuesta alterna al NAIM. 

¿Por qué el plan maestro del AISL lo realizó Riobóo? Es una incógnita la cual el presidente electo no ha respondido. Si ese es el proyecto alterno ¿Significa que ya no habrá necesidad de una licitación para su elaboración y este será adjudicado directamente a Riobóo?

 

Te puede interesar: Liberación de Elba Esther Gordillo sube presiones para AMLO; CNTE exige que la investigue, 28 de agosto de 2018

 

Los cuestionamientos se magnifican por la relación de Obrador con Riobóo, al cual, como Anaya afirmó, se le adjudicaron millonarias obras de manera directa cuando AMLO gobernó la capital del país. 

Con número de adjudicación ADJ/FIMEVIC-001/2002 se corroboró que a la empresa Riobóo S.A de C.V en 2002 se le otorgó un contrato por 187 millones 916 mil 900 pesos, aunque en última instancia solo se ejercieron 152 millones 992 mil 411 pesos. Tal contrato tenía como objetivo realizar los proyectos de preinversión del segundo piso del periférico. 

Adjudicaciones directas a Riobóo

De igual manera, a la empresa Riobóo se le otorgaron tres contratos más por adjudicación directa por un valor de 9 millones 897 mil 218 pesos por otras obras dentro de la ciudad, sumando un total de 162 millones 805 mil 170 pesos. 

Las adjudicaciones directas no son ilegales y la compañía ya realizaba proyectos de obras públicas en la capital desde antes de la llegada de Obrador, algunos de sus trabajos más emblemáticos son el diseño integral del tramo elevado de la línea 9 del metro en 1984 y el diseño de dos puentes vehiculares ubicados en calzada de Tlalpan en el cruce con Emiliano Zapata y Municipio Libre elaborados en 1990. 

 

Te puede interesar: Crisis en los medios de comunicación: Recortes de personal suman 18 meses consecutivos, 29 de agosto de 2018

 

Sin embargo, el proceso por el cual se adjudicaron los proyectos de los segundos pisos levantó sospechas en más de uno, las cuales se agravaron al ver al ingeniero José María Riobóo, fundador de la empresa que lleva su nombre, acompañar a Andrés Manuel a observar y asesorar sobre los avances de la obra del NAIM.  

Durante del recorrido, el cual se puede encontrar en el documental ´Esto soy´, subido a la plataforma Youtube por el mismo Obrador, el entonces precandidato a la presidencia criticó la magna obra de Enrique Peña Nieto al calificarla de faraónica.

Amlo y Riobóo

Andrés Manuel en las inmediaciones del NAIM, al fondo José María Riobóo.

Cabe mencionar que grupo Riobóo, a través de un comunicado emitido tras las acusaciones de Anaya, aclaró que sí participó en licitaciones públicas del NAIM, pero que “como pasa en muchos procesos licitatorios tanto públicos como privados, la autoridad determinó que no continuarían en el mismo”. 

En el mismo comunicado la empresa también aclaró que, tras una invitación de Obrador y en un “esfuerzo meramente científico”, realizaron los estudios necesarios para encontrar una alternativa más barata y menos compleja, que sirviera como centro aeroportuario del país. 

El esfuerzo “meramente científico” parece haberse cristalizado en el plan maestro del AISL, el cual como los segundos pisos del periférico se le encargaron a Riobóo sin concurso alguno. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Contratos de obra pública del Fidemic