Gobiernos y Finanzas Públicas

Más de 24 millones de mexicanos financian una pensión que jamás van a recibir

A través de sus impuestos éste grupo de trabajadores financia las pensiones de otros, unas que ofrecen mejores condiciones que las suyas, pero de las que nunca recibirán algún beneficio.

12-10-2016 18:00 Por : Arena Pública
Los sistemas de pensiones en México necesitan una reforma, no sólo porque meten presión a las finanzas públicas, sino porque son inequitativos.
Los sistemas de pensiones en México necesitan una reforma, no sólo porque meten presión a las finanzas públicas, sino porque son inequitativos.

Más de 24 millones de trabajadores están obligados a cooperar para un banquete al que no serán invitados.

Este conjunto de mexicanos aporta 6.5% de su salario a una cuenta de ahorro para el retiro y al final de su vida laboral -estipulada en 65 años- recibirán como pensión poco menos de la tercera parte de su último salario. Ello si cotizan ante su institución de seguridad social de forma constante en el tiempo, es decir, sin transitar hacia la informalidad.

Además de destinar una parte de su salario a su cuenta de ahorro para el retiro, estos 24 millones de trabajadores financian -a través del pago de sus impuestos- las pensiones de otros, unas que ofrecen mejores condiciones que las suyas, pero de las que nunca recibirán algún beneficio.

Se trata del sistema de pensiones costeado por el erario público, que agrupa a los trabajadores de PEMEX y CFE que ingresaron antes de 2016; los maestros y administrativos de algunas universidades estatales; o quienes comenzaron a cotizar en el IMSS antes de 1997, por mencionar algunos.

Este otro grupo de trabajadores -que no supera los cuatro millones- recibirá una pensión vitalicia -en el peor de los casos- equivalente al 75% de su último salario en vida laboral, así como atención médica gratuita.

Al grupo de los 24 millones de trabajadores que financian una pensión que jamás van a recibir, se suman aquellos empleados que no cotizan ante el IMSS y por tanto no tienen una cuenta de ahorro para el retiro, pero que si pagan impuestos, aquellos que se emplean bajo el régimen de servicios profesionales.

Hay otros tantos que no aportan para sí, ni para otros, los casi 30 millones de mexicanos que trabajan en la informalidad y que por tanto no cuentan con una cuenta de ahorro para el retiro.

Los sistemas de pensiones en México necesitan una reforma, no sólo porque meten presión a las finanzas públicas, sino porque son inequitativos.

El gobierno federal debe hacer ajustes a los gastos de salud, y una reforma radical a los sistemas de pensiones que aun dependen del presupuesto público, concluyó un artículo de Standard & Poor's Global Ratings, el cual advertía que si el gobierno no hacía ningun cambio, la deuda pública neta -en su medida más amplia- podría incrementarse hasta 185.4% del Producto Interno Bruto en 2050.

Tan sólo el año pasado se destinaron más de 588,500 millones de pesos del presupuesto público para pagar los más de 100 sistemas de pensiones diferentes que costea el Estado y la aportación gubernamental a las cuentas de ahorro para el retiro de los trabajadores que están fuera de esos sistemas, que equivale a 1.35% sobre el salario base del trabajador.

 

MÁS INFORMACIÓN: Envejecimiento de los mexicanos pondrá en aprietos al presupuesto público, Arena Pública, 22 de septiembre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Ahorro que logró PEMEX por reestructurar pensiones podría diluirse, Arena Pública, 26 de agosto de 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: México se encamina a ser un país de viejos pobres: Carlos Noriega, Arena Pública, 20 de octubre de 2015.

MÁS INFORMACIÓN: Pensiones Universitarias: el pasivo laboral de un billón de pesos, Arena Pública, 27 de agosto de 2014.