Políticas públicas

¿Recuperación? Quiere Gobierno tercer paquete de infraestructura, pero hay 64 proyectos detenidos

El anuncio del tercer paquete de infraestructura tiene 6 meses de retraso y aún existen 64 proyectos anteriores que ni siquiera han sido licitados.

28-01-2022 07:07 Por : Arena Pública
Trabajos de construcción en la Autopista Barranca Larga-Ventanilla, Oaxaca. (Foto: Gobierno de México)
Trabajos de construcción en la Autopista Barranca Larga-Ventanilla, Oaxaca. (Foto: Gobierno de México)

Mientras que la economía mexicana se sume en el estancamiento, los proyectos de infraestructura anunciados por el gobierno federal en años pasados brillan por su ausencia. Por lo menos el 20% del monto total de recursos anunciados por el gobierno en proyectos de infraestructura, ni siquiera se han echado a andar.

Son 64 proyectos de inversión detenidos, de los ya anunciados en años anteriores con bombo y platillos en las conferencias de prensa matutinas en Palacio Nacional; pero el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo a inicios de año estar próximo a presentar un nuevo paquete de proyectos de infraestructura (PPI).

En su conferencia mañanera, como se les conoce coloquialmente, del 5 de enero, López Obrador aseguró que el tercer paquete de infraestructura que fue anunciado desde agosto de 2021, sería presentado luego de casi medio año de retras antes de que acabe el mes de enero, sin que a la fecha haya nueva información. 

Lo único que se ha adelantado es que el paquete consistirá en un total de 10 a 15 nuevos proyectos con un monto de inversión aproximado de 70 mil millones de pesos, que se sumarán a los 39 del primer paquete y 29 del segundo, que en total suman 595 mil 976 millones de pesos de inversión, así como a proyectos anunciados de forma individual. La mayorías de ellos se trata de proyectos de modernización, ampliación o conexión carretera. 

De acuerdo a la plataforma gubernamental Proyectos México, que da seguimiento a varios de estos proyectos, existen al día de hoy por lo menos 64 que no han sido ni siquiera licitados, varios de ellos pertenecientes a los PPI así como otros ajenos a éstos. Todos ellos se encuentran en etapa de Preinversión, es decir, apenas está siendo evaluada su viabilidad, sostenibilidad e impacto.

El monto de inversión de los 64 proyectos detenidos asciende a 115 mil 937 millones de pesos, de los cuales 44 mil 158 millones, repartidos en 19 proyectos, se concentran en los estados de Baja California, Quintana Roo y Sinaloa. Esta cifra no incluye cuatro proyectos de los cuales no se cuenta con estimaciones oficiales de inversión en la plataforma.

Para el caso de Quintana Roo los proyectos se concentran en el sector turístico. La mayoría son de recuperación de playas, aunque también se incluyen el libramiento de Tulum, el puente vehicular de Nichupté y el más caro de todos los proyectos detenidos, el Sistema de Transporte Ligero Urbano Turístico de la Ciudad de Cancún que tiene un monto estimado de inversión de 32 mil 900 millones de pesos. 

Este proyecto, el más caro de todos los que se encuentran detenidos en Preinversión según la plataforma gubernamental, tiene como finalidad la conexión del corredor hotelero de Cancún con el proyecto insignia de la administración López Obrador, el Tren Maya, aunque no fue anunciado como parte de los paquetes. 

Entre los que sí forman parte de alguno de ellos están la línea de tren ligero con un monto de inversión de 19 mil 800 millones de pesos entre el municipio de García y el aeropuerto de Monterrey, en el estado de Nuevo León; el puente de 4 mil 676 millones Nichupté; y el cruce internacional de 2 mil 800 millones Otay Mesa II que conecta el estado de Baja California y San Diego en California, Estados Unidos.

Además de que ninguno de estos proyectos ha puesto la primera piedra de su construcción, han sufrido modificaciones presupuestales. En el caso del tren ligero neoleonés, su monto estimado actualizado en Proyectos México es ahora de 24 mil 522 millones de pesos, mientras los otros dos sufrieron ligero recortes al pasar a 4 mil 455 millones de pesos y 2 mil millones, respectivamente. 

No obstante, fuera de la lista que transparenta la plataforma de seguimiento de proyectos, quedan algunos de los proyectos más importantes como la construcción del Tren Interurbano México-Querétaro, revivido por el gobierno federal en el primer paquete de infraestructura y cuyo monto de inversión estimado era de 51 mil 300 millones de pesos. 

En este caso, el propio gobernador queretano Mauricio Kuri, ha afirmado que ante la falta de presupuesto estatal y desinterés del gobierno federal, el proyecto podría pasar todo el año 2022 nuevamente sin avance alguno.  

Rezagos pegan a recuperación de constructuras

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Francisco Solares Alemán, dijo a principios de diciembre que del total de las obras presentadas en los PPI 1 y 2 sólo habían iniciado las equivalentes al 30% de los más de 525 mil 976 millones de pesos de inversión que implicaba el programa.

El brutal rezago señalado por el líder de los construtores del país es concordante con la lenta recuperación del sector de la construcción que depende en gran medida de la participación en los proyectos de infraestructura pública. Según el Indicador Mensual de la Actividad Industrial, hasta el mes de noviembre la actividad del sector construcción se encontraba sumida en una tendencia decreciente que se compara con el nivel que tuvo hace una década. Y la CMIC proyecta que será hasta 2024 cuando se recobre el nivel que había en 2019.

A la fecha, el organismo empresarial calcula que se mantienen sin operar unas 2 mil 500 constructoras, la mayoría en el norte del país; mientras que el Gobierno Federal y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público han concentrado el presupuesto de infraestructura en el sureste.

El 18 de enero se dio a conocer anticipadamente que la actividad económica del país habría caído (-)0.2% en diciembre, con lo que se prevé una nueva caída de la economía en el último trimestre del año, según los economistas; quienes ya avizoran la confirmación de una recesión en la economía mexicana.