Políticas públicas

Desplome en L12 revive discusión sobre bajo presupuesto al metro

El presupuesto del Sistema de Transporte Colectivo Metro ha sufrido diversos recortes entre 2018 y 2020 y en los últimos 14 meses han ocurrido tres accidentes graves.

06-05-2021 13:38 Por : Arena Pública
La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum, en conferencia de prensa en Palacio Nacional el martes 4 de mayo (Foto: lopezobrador.org.mx)
La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum, en conferencia de prensa en Palacio Nacional el martes 4 de mayo (Foto: lopezobrador.org.mx)

--Actualización 7 Mayo; 10:30 HRS (hora del centro de MX)---

El desplome de una viga elevada que provocó la caída de parte de un convoy del Metro de la línea 12 de la Ciudad de México, trajo de vuelta una vieja discusión sobre los escasos recursos asignados al mayor sistema de transporte del país.

El mayor accidente en la historia del metro capitalino -ocurrido el lunes por la noche provocando la muerte de 25 personas y más de 70 heridos, algunos de gravedad- vuelve a cuestionar el uso y asignación de los recursos presupuestales para la operación y mantenimiento del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC Metro). Recursos debatidos por décadas y, particularmente, desde que en 1997 el gobierno de la capital dejó de recibir presupuesto federal cuando el antiguo Distrito Federal se convirtió en una entidad independiente. 

La importancia del presupuesto asignado al STC nace de su alto costo operativo. El costo real de cada boleto del metro debería ser de 18 pesos, de los cuales el gobierno de la CDMX subsidia 13, es decir, que la tarifa -el costo del boleto- no representa un ingreso suficiente para el sistema que tan solo por el suministro eléctrico paga 1,600 millones de pesos al año.

A nivel mundial, ningún sistema de transporte Metro es de propiedad privada debido al mismo motivo, el alto costo operativo junto al carácter masivo del servicio -que exige tarifas accesibles a la población de bajos ingresos- hace imposible que el sistema sea redituable. El Metro de la Ciudad de México ofrece una de las menores tarifas a los usuarios entre todas las ciudades que cuentan con uno como en Buenos Aires (10.8 pesos), París (28.5 pesos) y  Londres (160 pesos).

Dentro del plan presupuestal de la Ciudad de México para 2021, al STC Metro se le asignaron 15 mil millones de pesos, el menor de los presupuestos desde hace tres años.

Desde la llegada de Claudia Sheinbaum a la jefatura de gobierno en diciembre de 2018, el presupuesto ha sufrido diversos recortes. De acuerdo a los datos de la Cuenta Pública del Gobierno de la Ciudad de México el presupuesto anual asignado al metro ha caído en más de 22% entre 2018 y 2021, según lo reporta el analista Leonardo Núñez, de la organización civil Mexicanos contra la Corrupción. No obstante, el presupuesto continúa representando 29% de todo el destinado a entidades de la CDMX.

La jefa de gobierno ha negado que se hayan recortado recursos a la entidad, según lo dijo en conferencia de prensa. Al contrario, afirmó que se asignaron 2,000 millones de pesos extras al Metro en 2020 como medida para subsanar la disminución de ingresos por la tarifa, derivada de la caída de la afluencia propia de la pandemia. Pero esa afirmación no lo confirman las cifras presupuestales.  

Si bien se ha actualizado la flotilla de trolebuses e invertido en la creación de nuevos sistemas de transporte como el llamado cablebús -lo que busca mejorar el flujo de pasajeros con rutas alternativas-  el metro sigue siendo el más usado así como el que ha protagonizado los incidentes más graves.

En 14 meses otros dos accidentes -además del ocurrido el lunes pasado- lo llevaron a la primera plana de los medios por sus graves consecuencias. El primero, cuando un convoy chocó dentro de la estación Tacubaya en marzo de 2020 y que dejó como saldo un muerto y 41 personas lesionadas. En el segundo accidente el centro de control sufrió un incendio a principios de este año con un saldo de un fallecido, 29 personas afectadas por inhalación de humo y seis líneas inutilizadas durante casi un mes.

Después del grave accidente ocurrido el lunes 3 en la línea 12, las autoridades de la ciudad se comprometieron a realizar auditorías internas e independientes a fin de dar a conocer las causas que lo provocaron. El diseño estructural, las probables afectaciones sobre columnas y vigas por el fuerte sismo de septiembre 2017 y la falta de atención a las recomendaciones de los peritos así como deficiencias en la supervisión y el mantenimiento, aparecen como en el mapa de las posibles causas, según se desprende de las múltiples opiniones de expertos en los últimos días. 

 

El discordante aumento de tarifa

La línea 12 del metro -inaugurada en 2012 durante el mandato del ahora canciller Marcelo Ebrard-, inauguró no sólo una nueva ruta de transporte sino una etapa de grandes cambios para todo el STC Metro.

Un año después -ya con Miguel Ángel Mancera en la jefatura de gobierno- la tarifa por el uso del servicio subió de tres al actual de cinco pesos, un incremento extraordinario de 66.6%. El incremento se decretó justificado por la necesidad de aumentar los ingresos del sistema para financiar el mantenimiento de las líneas así como la realización de proyectos de actualización del sistema.

Desde 2014 existe el Fideicomiso Metro, como mecanismo de captación del ingreso derivado del aumento, es decir, capta dos pesos por cada cinco que se pagan por boleto. Los objetivos del fideicomiso están planteados en su plan Maestro, dónde se contemplan 11 compromisos.

1. Compra de 45 nuevos trenes.

2. Renovación integral de la Línea 1 y remodelación de las estaciones.

3. Mantenimiento a los 45 trenes de Línea 2.

4. Reparación de 105 trenes.

5. Mejoramiento de los tiempos de recorrido de trenes.

6. Ampliación de la cobertura policiaca a 1,200 policías más.

7. Renivelación de la Línea A.

8. Reemplazo de 50 escaleras eléctricas.

9. Compra de 3 mil 705 ventiladores para vagones y 258 compresores.

10. Compra e instalación de un nuevo sistema de radiocomunicación.

11. Modernización del sistema de torniquetes.

Sin embargo, de los once compromisos solo el de la ampliación de policías se ha cumplido aunque -como señala el propio reporte de transparencia del Fideicomiso Metro- el compromiso 6, así como otros dos, se cubrieron a partir de un financiamiento distinto. En el caso de los otros compromisos, a siete años de la creación del Fideicomiso -que recauda en promedio 2,500 millones de pesos anuales- sólo tres de ellos, el 2,3 y 4, han superado el 50% de avance.

 

Metro, transporte vital de la ciudad

El Metro es vital para la movilidad de millones de habitantes en la Ciudad de México y el área metropolitana, una de las mayores del mundo. Se extiende por casi toda la ciudad y permite la movilidad a 4.6 millones de personas según los datos de Movilidad Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), lo que significa que es el transporte público más recurrido en la ciudad, no solo por los propios capitalinos sino también por los habitantes mexiquenses del área metropolitana.

La pandemia afectó el flujo de pasajeros reduciendo a un tercio (40 millones) su afluencia mensual habitual (130 millones), y si bien se recuperó ligeramente hasta llegar a un promedio de 60 millones de pasajeros mensuales, la permanencia de las medidas de teletrabajo y distanciamiento social aún mantienen su uso en niveles reducidos.

El incendio en el centro de control, en enero pasado, que inutilizó a seis líneas durante aquel mes, causó una caída en 20 millones de pasajeros que se recuperó parcialmente, en 10 millones, tan pronto volvieron a su funcionamiento las líneas afectadas. Sin embargo, el desplome de una sección de la línea 12 el lunes pasado, volverá a reducir el número total de pasajeros por un tiempo indeterminado, según declaraciones de las propias autoridades.

La llamada 'línea dorada' que corre de la estación Mixcoac en la Alcaldía de Álvaro Obregón, al poniente de la ciudad, hasta la Alcaldía Tláhuac, al oriente del área metropolitana, transporta entre 450 y 500 mil personas diariamente y cuenta -según Florencia Serranía, directora general del STC Metro- con un presupuesto anual de 120 millones de pesos para su mantenimiento.