Negocios

Viven modelos y trabajadores de Victoria's Secret represalias por denunciar misoginia y acoso

De acuerdo con un ex-empleado de relaciones públicas en la empresa, "se reían del abuso y lo tomaban como algo normal [...] para cualquiera que tratara de hacer algo al respecto no era simplemente ignorado, eran castigados." 

07-02-2020 14:27 Por : Arena Pública
Anuncio en el portal de VS sobre la cancelación del icónico desfile anual. (Foto: victoriassecret.com)
Anuncio en el portal de VS sobre la cancelación del icónico desfile anual. (Foto: victoriassecret.com)

A pasos agigantados, Victoria's Secret (VS) continúa acercándose al precipicio.

Recientemente, el diario estadounidense The New York Times, publicó un reportaje en el que revela -a través de más de 30 entrevistas a modelos, ejecutivos y trabajadores- la cultura de acoso e intimidación con fuertes tintes misóginos que se viven dentro de la empresa. 

La publicación gira en torno a los dos hombres más poderosos de la compañía: Leslie Wexner, el director ejecutivo de VS, y Ed Razek, el segundo hombre más poderoso al frente de L Brands -la compañía madre de VS-quien ha sido acusado en numerosas ocasiones por haber intentado besar a las modelos, pedirles que se sienten en sus piernas e incluso negarles la participación en el que era el show de lencería más esperado del año por no ceder a asistir a cenas privadas con él en su casa. 

El multimillonario y fundador de la compañía, Wexner, ha sido acusado de tener conocimiento del comportamiento de Razek y no haber hecho nada al respecto, además de que en múltiples ocasiones fue escuchado denigrando a mujeres. Algunas que presentaron quejas sobre el ambiente misógino en la compañía después enfrentaron represalias. 

El eco que ha causado la investigación en la época del #MeToo y Time's Up ha llevado a Model Alliance, una organización no gubernamental basada en Nueva York, a emitir una carta abierta al director general de VS, John Mehas, firmada por más de 100 modelos. 

De acuerdo con la ONG, el reportaje revela que la situación dentro de VS es mucho más grave de la que tenían conocimiento y que, de acuerdo con un ex-empleado de relaciones públicas en la empresa, "se reían del abuso y lo tomaban como algo normal [...] para cualquiera que tratara de hacer algo al respecto no era simplemente ignorado, eran castigados."   

Esta no es la primera vez en la que Model Alliance contacta al gigante de la lencería, pues hace cinco meses mantuvieron una reunión para tratar estos temas y terminar con el ciclo de abusos mediante el Programa RESPECT, que está diseñado por y para las modelos. Las empresas que se unen a él se comprometen a exigir a sus empleados, agentes, vendedores, fotógrafos y otros contratistas a que sigan un código de conducta que proteja la seguridad de todos en el trabajo. 

Sin embargo, Victoria's Secret se rehusó a formar parte de él y en un correo electrónico de seguimiento se le comunicó a la ONG que VS no estaba lista para tomar medidas concretas para abordar las acusaciones, sino que la compañía estaba "en el proceso de aprendizaje y escucha continuos", afirma Model Alliance en la carta. 

Esta posición, junto con las negativas en años anteriores por parte de los directivos a incluir a modelos de talla grande y modelos trans, comienza a pasar factura a la icónica empresa de lencería. La caída en ventas y la cancelación del Victoria's Secret Fashion Show han mostrado que los estándares de belleza y el estereotipo de "mujer sexy" que fomenta la compañía ya no están alineados con las aspiraciones de las mujeres hoy en día. 

VS ha fallado en seguirle el paso a la rapidez con la que el mercado ha cambiado y las demandas sociales que lo acompañan hoy en día. En 2018 se volvió viral la respuesta de Wexner al no mostrar ningún interés cuando se le preguntó sobre la posibilidad de tener modelos de talla grande y, en una reunión dentro de la sede de VS al tocar el tema sobre los diferentes tipos de cuerpos, el multimillonario dijo que "nadie va a un cirujano plástico para que te hagan gordo". A finales de enero de este año comenzaron conversaciones para su retiro de la compañía y encontrar un sucesor. 

Razek, la mano derecha de Wexner, renunció en agosto del año pasado días después de que la marca contratara a su primera modelo transgénero.