Negocios

Los efectos de la crisis en la industria automotriz global ¿Y México?

La industria automotriz verá efectos de mayor duración derivados de la pandemia, como el cierre de algunas plantas subutilizadas, la aceleración de alianzas, fusiones o adquisiciones, o un renovado impulso a la fabricación de vehículos eléctricos.

14-05-2020 10:56 Por : Arena Pública
Moody's preve una caída de 20% en las ventas mundiales de autos para el año y una recuperación de 11.5% para 2021 (Imagen: Pxfuel)
Moody's preve una caída de 20% en las ventas mundiales de autos para el año y una recuperación de 11.5% para 2021 (Imagen: Pxfuel)

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?: El peso que tiene la industria automotriz en la economía mexicana lo convierte en un factor estratégico para su futuro inmediato. La industria automotriz representa el 20.8% del PIB manufacturero -la mayor industria manufacturera de la economía-, el 3.6% del PIB nacional y un tercio de las exportaciones totales; además de sus implicaciones en las cadenas productivas regionales, en el empleo, y el desarrollo tecnológico. Así que el rumbo de la economía mexicana es altamente sensible a los cambios en la industria automotriz global.

EL ESTADO DE LAS COSAS: Más allá de la caída inmediata en las ventas, la industria automotriz global podría ver efectos de mayor duración derivados de la pandemia, como el cierre de algunas plantas subutilizadas por la dilatada recuperación en las ventas, una aceleración de las fusiones o adquisiciones, o un renovado impulso a la fabricación de vehículos eléctricos en detrimento de los actuales.

En un reportaje reciente del diario The New York Times sobre la industria automotriz, se escribe que "algunos fabricantes de automóviles pueden emerger más fuertes, otros demasiado débiles para sobrevivir por su cuenta. Las fábricas cerrarán. La presión para volverse eléctrico podría volverse más intensa".

"La industria automotriz estaba preparándose para un año brutal incluso antes de que el coronavirus dejara inactivas las fábricas, cerrara los concesionarios y enviara las ventas a una caída libre. Ahora, las cosas están a punto de ponerse realmente darwinianas: se espera que la industria se realinee", introduce el NYT.

LAS CIFRAS HABLAN: La pandemia sorprendió a la industria automotriz global en un periodo (2018-2019) de declive en ventas. 2019 cerró con una caída global de 4.9%, por la fuerte caída en China (-8.6%) el mayor mercado del mundo, pero también en EU (-1.4%), el principal mercado para las exportaciones mexicanas. En marzo'20 la venta de automóviles nuevos en el mundo se desplomó 39%, acumulando una caída de 26% en el I-Trimestre, según información de Jato Dynamics, un proveedor de información sobre la industria automotriz.

Moody's Investors Service estima una caída de 20% en las ventas mundiales de autómoviles y de 25% en EU. En marzo había proyectado una caída de 14% y 15%, respectivamente. Para 2021 espera un recuperación de 11.5% de las ventas mundiales, sobre una base más baja.

LOS DETALLES: La crisis por la pandemia podría surtir efectos que van más allá de un horizonte de corto plazo.  "No deberíamos ser demasiado optimistas y esperar que en 2021 todo vuelva a la normalidad como si nada hubiera pasado", le dijo Ola Källenius, director ejecutivo de Daimler, al NYT.  "Probablemente tendrá un gran efecto en la economía y tenemos que prepararnos".

"La gran incógnita -según escribe el NYT- es si la crisis cambiará los tipos de automóviles que desean los compradores. Las personas pueden emerger con una mayor aprecio  por el aire más limpio que fue un efecto secundario de los bloqueos. Pueden estar más dispuestos a invertir en un vehículo que no produce emisiones del tubo de escape". Aunque la respuesta es aún incierta, los resultados de Tesla -el líder mundial en vehículos eléctricos- con 367,500 autos entregados el año pasado, podrían motivar a nuevos competidores; pero sus precios altos son un dique para el consumidor en una etapa recesiva.

Sin embargo, un mayor impulso hacia la movilidad eléctrica aún no contempla a las fábricas automotrices establecidas en México.

La crisis también puede fortalecer las alianzas tecnológicas entre rivales y alentar las fusiones o adquisiciones como lo han sugerido los expertos, especialmente por aquellas compañías que tienen balances más robustos. "Es muy probable que veamos a antiguos enemigos o ex competidores comenzar a asociarse entre sí", dijo Axel Schmidt, director gerente senior de la consultora Accenture, que se enfoca en la industria automotriz, citado por el diario neoyorquino.

"Lo que todos estamos aprendiendo, y hablo con muchos gerentes y directores generales en Alemania, es que todos tenemos que repensar nuestras cadenas de logística y suministro", dijo Olaf Berlien, director ejecutivo de Osram, el fabricante alemán de productos de iluminación para autos, citado por el NYT. La pandemia puso en evidencia la alta interconexión global de la industria y sus ganancias de produtividad. Pero también abrió un debate sobre la geolocalización de las cadenas.