Economía

“Subir tasas alentó expectativas inflacionarias para 2022”: Esquivel

El mensaje que está enviando Banxico es que la inflación tiene "un carácter más permanente que el que realmente tiene", dice el subgobernador en entrevista.

03-10-2021 06:05 Por : Arena Pública
Gerardo Esquivel, subgobernador de Banxico, en un video de difusión del museo del banco central (Foto: Banxico-Youtube)
Gerardo Esquivel, subgobernador de Banxico, en un video de difusión del museo del banco central (Foto: Banxico-Youtube)

---Actualización 6 Oct, 10:00 hrs (hora del Centro de México). Se añade argumentación del subgobernador sobre los factores que evidencian la transitoriedad de la inflación en el país---

Las tres alzas consecutivas de la tasa de referencia, de 4.00% a 4.75%, que decidió el Banco de México entre junio y el pasado jueves, han reforzado los pronósticos de una mayor inflación para el próximo año, dijo el subgobernador del banco central, Gerardo Esquivel, en entrevista.

El jueves pasado, la Junta de Gobierno de Banxico (como se le conoce al banco central) decidió incrementar, por tercera ocasión consecutiva, la tasa objetivo en 25 puntos base, de 4.50% a 4.75%, confirmando un ciclo alcista de tasas iniciado, sorpresivamente, el 17 de junio y continuado el 12 de agosto. Los analistas ya prevén que el banco central podría incrementar la tasa, nuevamente, en las reuniones de noviembre y diciembre próximos.

“El mensaje que se mandó (con la decisión de junio al subir la tasa) fue de una alerta de inflación y un cambio de narrativa de parte del banco que posteriormente se ha venido ratificando”, dijo Esquivel, el único miembro de la Junta de Gobierno que en las tres ocasiones ha votado en contra del alza de tasas. Esquivel insiste en el riesgo de que estas alzas consecutivas “transmitan la idea de que el proceso inflacionario tiene un carácter más permanente del que en realidad tienen”, provocando un efecto contraproducente en la formación de expectativas, como viene ocurriendo.

Los pronósticos de los analistas para la inflación subyacente -la de menor volatilidad y un factor central para la decisión de política monetaria- llegaron a 3.72% para 2022 según la encuesta más reciente del banco central; mientras que los economistas de Banxico pronostican 3.40%, desde el 3.20% que esperaban en junio pasado.

Para Esquivel -quien dice que en la reunión consideró que, dados los aumentos anteriores, no era necesario un nuevo incremento de tasa- el elemento más importante de esta discusión “es que las expectativas de inflación del próximo año han seguido subiendo” y éstas son “resultado de que el mensaje que estamos enviando con la decisión, es que la inflación puede tener un carácter más permanente que el que realmente tiene”.

A raíz de las distorsiones de mercados debido a la crisis sanitaria global se han producido una serie de choques de oferta, planteando un debate entre los banqueros centrales y economistas sobre la permanencia de los efectos en los precios. El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, dijo el miércoles en un panel de discusión organizado por el Banco Central Europeo que “el pico de inflación actual es realmente una consecuencia de las restricciones de oferta que satisfacen una demanda muy fuerte. Y todo eso está asociado con la reapertura de la economía, que es un proceso que tendrá un principio, un medio y un final”, reafirmando su convicción sobre la temporalidad del fenómeno inflacionario.

El Banco de México, que también ha sostenido que la inflación observada es transitoria, argumentó en su comunicado que “por la diversidad, magnitud y el extendido horizonte en el que (los choques) la han afectado, pueden implicar un riesgo para la formación de precios”. Un párrafo que, además de justificar la decisión por mayoría, deja la puerta abierta a nuevos incrementos.

“Debemos tener una respuesta cautelosa -dice Esquivel- que no necesariamente validen las expectativas del mercado, que pueden tener su propia dinámica y motivación; como la Fed no lo hizo a principio de año (..) resistió, explicó y terminó moderando los movimientos”. Y añade el subgobernador, “es una postura y una respuesta distinta, que no es complaciente con la inflación”.

Está previsto que la Junta de Gobierno tome una nueva decisión sobre la tasa de referencia el 11 de noviembre, antes de la última del año agendada para el 16 de diciembre. La subgobernadora Irene Espinosa le dijo este viernes a Bloomberg que no ve una alza inmediata de medio punto en la tasa. Sin embargo, algunos analistas ven posible que Banxico anuncie dos incrementos más en en este año.

La alta inflación post pandemia

En una presentación fechada el 4 de octubre, a raíz de un documento publicado por el Banco de México en el que se analizan los factores detrás de la alta inflación en México, sus autores -el subgobernador Esquivel, Julio Leal y Raquel Badillo- concluyen que "una parte importante del actual episodio inflacionario podría considerarse de naturaleza transitoria".

Éstos factores se engloban en tres fenómenos, dicen los autores: Choques de oferta globales y recuperación global dispar, cambio en los patrones de consumo de los hogares a raíz de la pandemia, y reversión a la tendencia en precios en diversas industrias y mercados que fueron afectados por los cierres de actividad en 2020.

Los autores elaboraron un indicador "para identificar productos con variaciones atípicas al alza con base en dos pilares: 1) la diferencia entre la inflación observada de cada producto y su mediana histórica; y 2) el peso relativo del producto en el INPC".

Los economistas encontraron que "tan sólo 7 productos de 245 en la canasta subyacente explican 93 puntos base del incremento reciente en la inflación subyacente"; y que "el origen de las variaciones atípicas está en factores externos y de oferta, como el incremento en los precios internacionales de las materias primas alimenticias, y la escasez de insumos industriales esenciales, como los semiconductores".

Esquivel, Leal y Badillo concluyen que "todos estos factores detrás del incremento en la inflación son de naturaleza transitoria", por lo que "en el contexto actual, aumentos de la tasa de interés no solo son ineficientes, sino que además podrían ser contraproducentes".