Economía

Reactivación del consumo petrolero hace estallar la inflación en marzo

El efecto estadístico de comparación así como el fuerte regreso de la demanda petrolera llevaron a que marzo registrara el mayor nivel visto de inflación desde 2018. El Gas LP, fundamental en los hogares, fue el que más presionó.

12-04-2021 11:30 Por : Arena Pública
El precio del gas LP se incrementó en 5.21% durante marzo, comparado con febrero, de acuerdo a Inegi.
El precio del gas LP se incrementó en 5.21% durante marzo, comparado con febrero, de acuerdo a Inegi.

Hace un año la pandemia de COVID 19 acabó con la demanda petrolera. Hoy, con la recuperación de la demanda, también han crecido los precios de los energéticos como la gasolina y el gas.

El gas LP (Licuado del Petróleo) ha sido el producto energético que más ha aumentado y golpeado al bolsillo de las familias mexicanas, pues es indispensable para cocinar y calentar agua. A nivel mensual creció 5.21% y representó 1.23 puntos de incidencia en el Índice Nacional de Precios del Consumidor.

La inflación general creció 0.83 puntos respecto al mes anterior con lo que llegó a 4.67%, su mayor nivel mensual desde finales del 2018. Dentro de ella, la inflación no subyacente creció a 0.54% anual y la no subyacente 1.69%. 

El aumento del gas fue paralelo al aumento de las gasolinas -aunque en menor medida durante los primeros meses- pues desde principios de año comenzaron a elevar su precio derivado de la recuperación de la economía global, que al exigir más petróleo presionó los precios ante la escasez por los paros de la producción durante 2020.

Marzo, primer mes de la pandemia, fue el inicio de la caída económica, que para abril provocó una de las peores caídas en el precio del petróleo de la historia reciente cuando el barril se vendía a menos de 30 dólares.

A un año de la llegada del COVID a México, debido al efecto estadístico de comparación y a la recuperación reciente de la demanda petrolera están repercutiendo en lo que el Banco de México (Banxico) ha advertido en reiteradas ocasiones como “un aumento derivado de los efectos aritméticos del precio de los energéticos”.

En su última reunión de política monetaria, en la que decidieron parar las reducciones a la tasa de referencia, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno, señalaron que “la inflación global aumentó debido, principalmente, al incremento en los precios de los energéticos”, sin embargo no descartan retomar los descensos posteriormente.

 

Alza energética es internacional

La inflación, como advirtió Banxico, no ha aumentado solo en México sino que lo han hecho en el mundo de manera conjunta presionado por el aumento en los precios petroleros, uno de los precios fundamentales de la economía global por su enorme impacto en los transportes y en la generación de energía.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) han jugado un papel fundamental en las variaciones recientes de los precios, pues al controlar más del 40% de las producción mundial y tener cerca del 80% de las reservas mundiales, han decidido el futuro del energético.

En su última reunión, la organización estableció que se mantendrían restricciones a la producción -lo que encarece el petróleo ante la baja oferta- hasta que existiera certeza sobre el futuro económico ante la persistencia de la pandemia mundial.

El megapaquete fiscal aprobado en Estados Unidos también afectó a la dinámica petrolera a través de inyectar una dosis de dinamismo a las cadenas productivas mundiales, que han aumentado su demanda de productos al exterior lo que a su vez ha reactivado las flotas de transporte que exigen más combustible.

 

Producción de derivados se encareció

Para suplir ese incremento, producto de las disminuciones de las restricciones sanitarias, en México la industria de la refinación así como del carbón han presentado un importante avance.  

“Al interior de la actividad industrial durante febrero 2021, destaca el importante incremento anual en la fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (subsector 324) que alcanzó 35.6% a/a (cifras originales)”. señaló el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Julio Santaella vía Twitter.

Sin embargo, para marzo, el Índice Nacional de Precios al Productor resintió la presión de la oferta de petróleo y la demanda de productos derivados, pues los precios dentro del subsector crecieron 4.60% para los bienes intermedios y 5.49% para los bienes finales, el mayor incremento en toda la industria.

El precio de la gasolina de bajo octanaje -la más popular conocida como gasolina magna- ha sido el segundo producto que más aumentado su precio en marzo con un incremento mensual de 2.08% con una importante tasa de incidencia de 0.106 en la inflación mensual.

Mientras tanto, la de alto octanaje -premium- aumentó 5.96% mensual pero sólo contribuyó en 0.039 al aumento de la inflación general. Dados estos impactos el gobierno federal a sostenido el estímulo fiscal (subsidio) desde hace casi dos meses, mientras que decidió volver a aplicar el estímulo a la gasolina “roja” (premium) luego de haberla suspendido durante dos semanas.

El Banco de México ha reiterado que, si bien en abril se vería el pico de los precios, estaría seguido por una tendencia posterior a la baja. Sin embargo, los analistas ya prevén que 2021 cierre con una inflación superior al 4.0%, superando el rango objetivo del banco central.