Economía

¿Qué se sabe hasta ahora de la propuesta de AMLO para combatir la inflación?

El Presidente niega que se trate de un control de precios, aunque los analistas creen que propuestas como la homologación de la canasta básica, lo es de facto.

28-04-2022 16:30 Por : Arena Pública
El gobierno estima que los productos ofrecidos bajo el programa serán 20% más baratos. (Foto: Gobierno de México)
El gobierno estima que los productos ofrecidos bajo el programa serán 20% más baratos. (Foto: Gobierno de México)

El gobierno federal busca enfrentar la alta inflación que se vive en México con un plan que contempla acuerdos con el sector privado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en conferencia matutina que el próximo míercoles 4 de mayo, presentaría un plan nacional contra la inflación para evitar el desabasto de alimentos y en el que se contemplan 24 productos de la canasta básica, pero sin imponer un control de precios. Además, adelantó que se buscará el precio de la canasta básica en todas las regiones del país a través de acuerdos con productores y distribuidores. 

El secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, estimó que los 24 productos que se integrarán a este programa serán un 20% más baratos que en las tiendas comerciales y se distribuirán, además de establecimientos privados, en los más de 24 mil locales de Diconsa.

Pese a que el Presidente aseguró que se trataría de un acuerdo, e insistió en que no se trataría de un “control de precios”, la postura empresarial está dividida al respecto. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Francisco Cervantes, quién desde su nombramiento en marzo ha buscado conciliar con el gobierno federal, confirmó que hay reuniones con funcionarios de la Secretaría de Hacienda en las cuales se buscan opciones para que no se suban los precios de productos clave.

Por otro lado, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina Mora, aclaró que la institución que preside está en contra de un control de precios, una postura a la que también se sumó el Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

No obstante, la COPARMEX se dijo abierta para llegar a acuerdos en los que, en la medida en que cada empresa pueda, se contenga el aumento de precios al consumidor final a costa de un porcentaje de sus utilidades en los productos de la canasta básica.

La propuesta, hasta donde se conoce, ha sido ampliamente criticada por economistas quienes consideran que el control de precios es inefectivo, distorsiona el mercado y tiene riesgos de generar escasez.

“Un precio parejo implica que en algunos casos el precio subirá y en otros casos bajará. Para los casos en los que sube, se generará mayor inflación. Para los casos donde bajará, implicará un precio tope, que típicamente conlleva escasez. Ergo, un precio parejo no es buena idea” comentó en un tweet Gabriella Siller, directora de análisis económico de Banco Base sobre la propuesta de homologación de la canasta básica. 

Para Alfredo Coutiño, economista en jefe para América Latina de Moody´s Analytics, el plan del gobierno “no ataca las raíces de la inflación, sino solamente una estrategia para limitar temporal y artificialmente el alza de algunos precios, o sea ponerle una tapadera a la olla de presión”

“Es posible que la estrategia de precios sí tenga un impacto temporal sobre la inflación, pero solo por efecto estadístico, porque va a limitar los precios en la mayoría de establecimientos que forman parte de la encuesta de precios levantada por el INEGI, aunque tengan desabasto” señaló en un hilo de Twitter. 

Además de las posibles consecuencias, los analistas critican la intromisión del gobierno federal en el combate contra la inflación, pues constitucionalmente el organismo autónomo encargado de mantenerla baja y estable es el Banco de México (Banxico). 

Inflación se convierte en riesgo de inestabilidad

La inflación -que es el aumento generalizado de los precios en un periodo determinado- se ha mantenido por encima del rango objetivo Banxico durante poco más de un año. En la primera quincena de abril alcanzó un nivel de 7.72%, no visto desde hace más de 21 años. 

Llamada coloquialmente “el impuesto de los pobres”, el alza generalizada de precios afecta directamente la cantidad de alimentos que pueden adquirirse con la misma cantidad de dinero, un rubro que en México representa el 38% del ingreso de las familias según la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares (ENIGH) 2020. 

En la presentación de su último informe de Perspectivas Económicas, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Ilan Goldfajn, advirtió que la inflación pone en riesgo la estabilidad en América Latina y el Caribe, al presionar, como sucede al día de hoy, bienes básicos para la población como los alimentos.

Un ejemplo vivo de ello son las protestas que se viven en Perú desde hace poco menos de un mes, que comenzaron con un paro de transportistas por el alto precio de los combustibles y que se ha extendido a otros sectores y que, según las estimaciones, podría presionar a la inflación por encima del 8%. 

No obstante, el FMI recomendó a los gobiernos no aplicar controles de precios y en su lugar “proporcionar apoyo focalizado y temporal a los hogares vulnerables y de bajo ingreso, y dejar que los precios internos se ajusten en función de los internacionales".