Economía

Producción automotriz caería aún más en 2021: AMIA

Los industriales del poderoso sector prevén que la producción caiga 5% en el año respecto de 2020, año de la pandemia, afectadas por el desabasto de semiconductores.

15-10-2021 00:30 Por : Arena Pública
De 13 marcas productoras en el país, 12 han parado por lo menos un día del 2021. (Foto: Gobierno de Puebla)
De 13 marcas productoras en el país, 12 han parado por lo menos un día del 2021. (Foto: Gobierno de Puebla)

La industria automotriz cerraría este año con caídas respecto a 2020, prevén los empresarios de uno de los sectores más poderosos y de mayor impacto en la economía.

Desde que inició el año 2021, el desabasto mundial de semiconductores -insumo clave para la producción automotriz- ha causado  paros técnicos en la industria automotriz mexicana que se han generalizado hasta tocar por lo menos una vez, a prácticamente todas las grandes productoras de vehículos, como General Motors, Nissan y Volkswagen, e incluso en algunas casos, el tiempo acumulado de los paros alcanza hasta los tres meses. 

El desabasto -que no se espera acabe pronto- propinará un duro golpe que causará que “al cierre del año los volúmenes de producción y de exportación queden por debajo de los de 2020, es decir nuestra estimación de producción al cierre de 2021 es de cuando menos un 5% inferior a la del año pasado”, dijo José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en entrevista con Arena Pública.

Desde hace tres meses la producción automotriz cayó en un bache del que no puede salir, siendo septiembre el punto más bajo de la producción hasta ahora según el Registro Administrativo de la Industria Automotriz de Vehículos Ligeros (RAIAVL).

“Después de recuperarse en el tercer trimestre de 2020, la producción de la industria automotriz de vehículos ligeros ha sido afectada por los problemas en las cadenas internacionales de insumos; en septiembre 2021 cayó un tercio respecto al nivel 12 meses antes” destacó Julio Santaella, presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).  

LA AMIA había previsto que el desabasto de semiconductores podría revertirse hacia el tercer trimestre del 2021, pero ello no ocurrió. La fuerte demanda de estos componentes esenciales por parte de diversos mercados, además del automotriz, han ocasionando una grave persistencia en el desabasto.

“Esperábamos una reactivación en producción y exportaciones para este año, de 12% frente a 2020, pero debido a los resultados del mes de septiembre, es necesario ver cómo se comporta la proveeduría de semiconductores en los siguientes meses”, comentó Zozaya.


Te puede interesar:

No solo chips: Sector automotriz es afectado por caída en producción de carrocería y autopartes


Ante la actual situación, explica el presidente de la AMIA, las armadoras afectadas están reprogramando la producción de sus modelos más afectados de acuerdo con las fechas de entrega de los componentes cuyos inventarios se agotaron y así tener el menor impacto posible en sus volúmenes de producción.  

Además señala que están priorizando la producción de vehículos de mayor rentabilidad sobre aquellos con márgenes más bajos, así como eliminando ciertas características electrónicas en algunos vehículos imposibles de integrar ante la falta de los chips.

Paros en casi todas las armadoras

De 13 marcas de armadoras que considera el RAIAVL, 11 de ellas han tenido por lo menos un día de paro en lo que va de 2021, la gran mayoría por la falta de semiconductores. 

La estadounidense General Motors (GM) -la mayor productora en el país- ha sido la marca con más problemas desde que inició el año con paros desde febrero con el episodio de la crisis del gas y que ha continuado mes con mes conforme la escasez de semiconductores fue creciendo. 

El último paro de la empresa en las tres fábricas que posee en México -Silao, Ramos Arizpe y San Luis Potosí- inició en agosto pasado y en el caso de SLP, el reinicio de actividades posiblemente se posponga hasta el mes de noviembre con lo que se coronaría como el paro más largo de toda la industria al durar casi mes y medio, con lo que además GM superaría los tres meses de paros acumulados.

La segunda gran afectada es la alemana Volkswagen, que según la última información dada a conocer por el sindicato de trabajadores extenderá su paro en el Segmento I -que produce el popular modelo Jetta- orgininalmente planeado del 29 a 5 de octubre hasta el 15 de octubre, con lo que VW acumulará 122 días de paros acumulados. Junto a la alemana Audi Motors, su marca hermana, lleva 73 días de suspensiones.

En tercer lugar está japonesa Nissan -la segunda mayor marca en México-que si bien está muy lejos del tiempo acumulado de paros de GM y VW, la escasez de semiconductores se materializó en paros cada vez más largos, como el de 11 días en la planta A2 de Aguascalientes y de ocho días en la de CIVAC, Morelos. De manera acumulada, con estos nuevos paros, Nissan sumará 45 días de paro. 

Las empresas más afectadas -con excepción de Nissan- comparten el ser marcas occidentales, lo que les dificulta tener acceso a la distribución prioritaria de las empresas productoras de semiconductores que se concentran principalmente en Asia. No obstante hasta antes del tercer trimestre del año parecía ser que las marcas pequeñas, especialmente las asiáticas, habían sido inmunes a los paros, pero los últimos meses derribaron esa ilusión. 

Solo en octubre, la japonesa Honda anunció un paro del 30 de septiembre al 4 de octubre -el tercero del año- mientras la también nipona Mazda paró la primera semana de octubre por la inundación de su planta en Salamanca y la escasez de chips.  

Ford anunció la suspensión adicional de actividades para este viernes 15 de octubre luego de parar apenas el 11 y 12 pasados, mientras Stellantis (Fiat-Chrysler) no han anunciado nuevos paros, aunque entre mayo y junio estuvo algunos días fuera de producción; mientras para Mercedes Benz, que no cuenta con plantas propias sino que comparte producción en algunas armadoras con Nissan, los paros tampoco han sido tan constantes. 

El caso más destacado entre las nuevas víctimas es el de la surcoreana KIA Motors que aprovechó la crisis para aumentar su participación en el mercado mexicano; sin embargo, ahora aplicó el primer 'frenón' del año al anunciar el paro en su planta de Pesquería, Nuevo León, del 11 al 15 de octubre. 

Por el lado contrario, la únicas dos marcas que no se han visto afectadas son la alemana de autos de lujo BMW -que solo paró pocos días durante la crisis del gas- y la china JAC Motors, empresa que según dijo Isidoro Massri, director general de la marca en México, al diario El Financiero, ha logrado superar la escasez debido a que el gobierno chino “tiene una preferencia por cuidar a sus empresas, eso incluye defenderlas de una crisis de este tipo […] Nosotros seguimos haciendo pedidos y esto nos ha permitido no reducir las especificaciones tecnológicas de los autos que vendemos en México”.

La AMIA cree que es muy probable que la tendencia de bajos resultados en la industria automotriz continue durante octubre. Aunque dicen estar confiados en que en el mediano plazo podrán “maximizar las oportunidades que nos brindan mecanismos comerciales como el T-MEC, para fortalecer procesos de regionalización y continuar siendo una industria dinámica y competitiva”.