Economía

Crece probabilidad que Banxico mantenga alzas de 50 pb durante 2022

Con un tono más restrictivo y una votación unánime por primera vez de la Junta de Gobierno, los analistas ven a un Banxico más agresivo para el resto del año.

25-03-2022 13:40 Por : Arena Pública
Fachada del edificio principal del Banco de México. (Foto: Arena Pública)
Fachada del edificio principal del Banco de México. (Foto: Arena Pública)

La magnitud de alzas a la tasa de interés que para el Banco de México (Banxico) comenzó siendo una decisión “por esta ocasión”, podría volverse mucho más común durante 2022. 

Durante su última decisión de política monetaria, la Junta de Gobierno del Banxico decidió elevar en 50 pb base la tasa de fondeo interbancario para dejarla en 6.5%, su mayor nivel desde marzo de 2020.

Se trata de la tercera ocasión consecutiva, desde diciembre, que el emisor central mexicano decide elevar en medio punto porcentual la tasa de referencia, y si bien en las decisiones anteriores el comunicado de política monetaria advertía que la decisión se habían tomado “en esta ocasión”, la más reciente edición eliminó por primera vez esta frase.

“Allá por septiembre-octubre había algunos miembros que incluso dijeron que alzas de 50 no eran necesarias, y la realidad les demostró lo contrario. Cuando se dio la primera alza de 50 pb, dijeron que esa alza era solo por esa ocasión, y ya llevamos tres de la misma magnitud. Dado que la realidad inflacionaria se ha agravado y el alza de tasas por parte de la Fed ya está en marcha, la probabilidad de que haya más alza de tasas de 50 puntos en México se ha incrementado”, dijo Alfredo Coutiño, economista en jefe para América Latina de Moody´s Analytics.

Si bien el consenso de analistas encuestados por Citibanamex cree que la tasa de interés podría cerrar 2022 en 7.75%, lo que implicaría que el resto de decisiones de política monetaria fueran de 25 pb, las instituciones financieras más grandes consideran que esta podría acabar siendo mayor con pronósticos de 8% según HSBC, 8.25% según Santander, Citibanamex, Banorte y de 8.50% según Scotiabank, implicando por lo menos un alza más de 50 pb en el año.

La redacción del comunicado también añade un sesgo más restrictivo o hawkish a la decisión, anticipando que podrían verse más aumentos de 50 pb en las próximas decisiones del año ante el balance de riesgos fuertemente sesgado al alza. 

“En particular, se reconoce un entorno más difícil ante la “prolongación” de las presiones inflacionarias, “el agravamiento” de las tensiones geopolíticas –por el conflicto en Ucrania– y “mayores” ajustes a las condiciones monetarias y financieras –en buena parte por el Fed, que podría acelerar el ritmo de alzas–” destacó en un flash informativo el grupo de análisis económico de Banorte. 

Para Alejandro Saldaña, economista en jefe de Bx+, la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) de EU asuma un endurecimiento monetario más agresivo, “reduce aún más el margen de maniobra del Banxico, razón por la cual ahora proyectamos que la tasa de interés objetivo cierre 2022 en 8.00%”. 

La semana pasada la Fed dió inicio a su ciclo de alza de tasas con un incremento mínimo de 25 pb, ampliamente esperado por el mercado, pero con un sesgo hawkish incluído un nuevo pronóstico que estima una tasa de fondos federales de 2.75% para finales de 2022, lo que implica alzas para todas las reuniones. Pero esto no excluye posibles movimientos más agresivos. 

Otro aspecto por el que destacó la reciente decisión de política monetaria fue que por primera vez el incremento fue votado de manera unánime, al decantarse el subgobernador Gerardo Esquivel por un alza mayor a los 25 pb.  

Si bien es cierto que es escasa la posibilidad de que el subgobernador Esquivel vuelva a votar a favor de incrementos de 50 pb en las siguientes reuniones, de acuerdo a sus posicionamientos anteriores en los que pide mesura y no “adelantarse” a la Fed, el resto de miembros de la Junta se ha mantenido a favor de los 50 pb, anticipando que, aunque la decisión sea dividida, podrían repetirse aumentos de esta magnitud.

Sin embargo, así como no está descartado un nuevo cambio en la dirección del voto de Esquivel, tampoco lo está para otros subgobernadores como Jonathan Heath, quién propuso -si bien no votó por esa opción- un alza de 75 pb, según la minuta de la decisión anterior.

Para Coutiño, la tasa de interés debería estar en al menos 7.50% en junio para entrar en “terreno netamente restrictivo de entre 8.50% a 9% al cierre del año a fin de detener el alza de la inflación subyacente”, lo que implicaría hasta cuatro incrementos de 50 pb adicionales durante el resto del año. 

Inflación se moderará pero no tan rápido como se anticipaba

El mismo jueves que se publicó el alza de tasas, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dió a conocer que, pese a mantenerse alta, la inflación general quincenal sorprendió con un resultado de 0.48% quincenal en la primera mitad de marzo, por debajo del consenso de 0.53%. 

En términos anuales, la inflación general también se moderó ligeramente al ubicarse en 7.29%, luego de la tasa de 7.34% observada hace quince días.

“Consideramos que las tasas mensuales permanecerán elevadas en los próximos meses, en parte debido a presiones adicionales en los precios de las materias primas y nuevas (aunque moderadas) disrupciones en las cadenas de valor, por lo tanto no vemos la sorpresa de hoy como un cambio en la tendencia de la inflación” publicó en una nota informativa el equipo de análisis financiero de Citibanamex. 

Los economistas de Citibanamex y BX+ considera que pese a todo, la inflación a nivel anual se aliviará con los efectos de base comparativa con el año anterior desde algún punto del segundo trimestre del año, cuando la inflación comenzó a desbocarse en el país luego de la recuperación post pandemia.

Sin embargo, la inflación subyacente -que incluye los bienes con precios menos volátiles- continuó creciendo durante la quincena pasada alcanzando una tasa de  0.35% quincenal y de 6.68% anual. 

Los mas recientes pronósticos de la Encuesta Citibanamex apuntan a que la inflación general cerrará en 5.7% mientras que la subyacente cerrará en 5.21%. El Banxico también elevó sus expectativas a 5.5% y 5.2%, respectivamente, esperando alcanzar la convergencia a la meta de 3% hasta el primer trimestre de 2024.