Economía

Consumo se aceleró en septiembre impulsado por servicios y comercio electrónico

El mayor crecimiento se dio, nuevamente, en el rubro de productos importados potenciado por el comercio a través de internet y por un peso fuerte.

06-12-2022 22:33 Por : Arena Pública
El comercio exclusivo en línea creció casi al doble frente a su nivel previo a la pandemia (Foto: Pexels)
El comercio exclusivo en línea creció casi al doble frente a su nivel previo a la pandemia (Foto: Pexels)

El consumo siguió a la alza en septiembre. El consumo creció hasta un nuevo máximo histórico en el noveno mes del año, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante septiembre, antesala de la temporada de compras navideñas, el consumo privado en el mercado interior hiló su tercer mes consecutivo al alza al crecer 0.4% respecto al mes anterior, con lo que alcanzó un nuevo máximo histórico superando a febrero de este año. 

A tasa interanual el salto fue mayúsculo con un 6%, con cifras desestacionalizadas, impulsado por el gasto en bienes de origen importado que creció 18.7%, mienras que el gasto en bienes y servicios nacionales lo hizo en 4.2%. 

El indicador ha sido uno de los más dinámicos, rebasando en 3.4% respecto a su nivel previo a la pandemia gracias a su ritmo acelerado de recuperación que empezó a moderarse a mediados de 2021, pero que volvió a repuntar a principios de año siguiendo la reapertura del sector servicios que ha catapultado el consumo. 

“El consumo de servicios sigue mostrando un avance a tasa mensual más acelerada que el consumo de bienes, debido a que fue el componente con la recuperación más lenta en los meses post pandemia. A septiembre muestra un crecimiento de 6.28%, debido al efecto rebote, mientras que con respecto a febrero de 2020 sigue mostrando un rezago de 0.97%”, explica un reporte de Banco Base, firmado por Jesús A. López, subdirector de Análisis Económico.

Boom de e-commerce continúa, pese a fin de pandemia

El consumo de bienes se recuperó mucho más rápido que el de los servicios, pero en su interior el de productos importados lo ha hecho muy por encima del de bienes de origen nacional. Una de las explicaciones podría encontrarse en un peso relativamente fuerte frente al dólar, que abarata las importaciones. En septiembre, el consumo de bienes de origen importado aumentó 1.4 % en contraste con el de bienes y servicios de origen nacional que avanzó un nada despreciable, pero considerablemente menor 0.4%.

A la fecha, el nivel de consumo de bienes nacionales se mantiene estancado en niveles similares a los que tenía antes de la pandemia y ligeramente menores a su máximo histórico, registrando un nivel de 117.6 respecto al Índice base de 100 puntos 2013 correspondiente al 2013. 

Por otro lado, el consumo de bienes importados se encuentra en un nivel de 157.1, casi cuarenta puntos más alto que el de bienes nacionales y 34% mayor al que tenía previo a la pandemia. 

“El rezago en el consumo de bienes de origen nacional se debe principalmente al deterioro de la confianza del consumidor, que en septiembre se ubicó en 41.07 puntos, bajando 4.82 puntos (-10.51%) con respecto al máximo alcanzado en noviembre del 2021 y cerca de sus niveles más bajos desde junio del 2018, omitiendo la caída observada en 2020 a partir de la pandemia”, explicó el economista de Banco Base. 

El indicador mensual de empresas comerciales añade más elementos para explicar la brutal diferencia entre el consumo de los bienes “hecho en México” y las importaciones, pues el comercio al por menor registró importantes incrementos en su ingresos durante septiembre en vestido y calzado (12.9%), papelería (9.2%) y en venta de vehículos y refacciones (5.8%). 

No obstante, en una visión más amplia, destaca el incremento de los ingresos de tiendas que vende exclusivamente por internet, que se ha incrementado en 96% respecto a septiembre de 2019, previo a la pandemia, una variación de casi el doble, destacando su crecimiento en prácticamente todos los meses de este año.

Durante la pandemia, el consumo por internet se incrementó directamente impulsado por la necesidad de seguir consumiendo pero sin arriesgarse a salir, sin embargo, hoy día sin el confinamiento, esto podría ser señal de que se ha vuelto más barato importar los bienes ante la alta inflación que se vive en el país señala Alfredo Coutiño, economista en Jefe para AMérica Latina de Moody's Analytics,

“Hay un problema de competitividad, o bien en calidad o en tipo de cambio. Pero detrás de todo, es evidencia de que si existe demanda o exceso de demanda interna que se está acomodando en importaciones” profundizó el economista en un tuit.