Economía

Caerá inflación, pero precios de insumos seguirán altos: Experto

Desde que inició la pandemia, los precios que más han aumentado para los productores mexicanos han sido combustibles e insumos metálicos.

26-10-2021 18:21 Por : Arena Pública
Los precios que enfrentan las empresas productoras por lo general se trasladan al consumidor final (Foto: Pixabay)
Los precios que enfrentan las empresas productoras por lo general se trasladan al consumidor final (Foto: Pixabay)

Aunque la inflación retrocederá, las empresas deberán aprender a vivir con el reciente salto en los precios de sus insumos.

De acuerdo con Mauricio Ramírez, profesor de Economía en el Tecnológico de Monterrey (ITESM), se espera que hacia 2022 se estabilice el crecimiento de los precios de insumos, servicios y bienes intermedios que necesitan las empresas para su operación. Prevé que para 2023 y 2024 se registren niveles de inflación similares a los que existían antes de la pandemia.

Sin embargo, advierte que el incremento de los precios de insumos “llegó para quedarse”. Apunta que “si hiciéramos un análisis contrafactual de cómo estarían los precios con o sin pandemia, pues claramente no vamos a regresar a la película anterior. Vamos a tener una huella, una respuesta de largo plazo en términos de los precios. Hubo una afectación y se va a quedar ahí, permanente”.

La conclusión es relevante considerando la magnitud del salto en los precios que muchos insumos para las empresas han tenido desde que comenzó la pandemia. De acuerdo con los índices de precios genéricos para la producción total del Índice Nacional de Precios Productor (INPP) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en promedio el precio de los bienes intermedios, materias primas, servicios y otros insumos utilizados por las empresas del país han aumentado en 12.28% entre diciembre del 2019 y septiembre pasado.

Y solo entre diciembre de 2020 y septiembre del 2021, el incremento promedio en los precios que enfrentan las empresas productoras del país ha sido de 7.55%.

Impacto desigual en precios al productor

Cabe destacar que no todos los insumos de las empresas han compartido la misma trayectoria. Energéticos y materias primas minerales están en el tope de la lista, llegando a registrar incrementos por encima del 100% desde diciembre de 2019 (tanto para gas licuado como para la categoría de “Molibdeno y otros materiales metálicos no ferrosos).

También el gas seco y el gas natural, así como las láminas de acero, el cobre y el mineral de hierro han acumulado ya un incremento en el nivel de precios de entre 84% y 60% desde finales del 2019. Más preocupante aún, en mucho de estos casos (particularmente en los energéticos), la evolución de los precios en el último trimestre (e incluso el último mes) continúa siendo al alza.

Fuente: Inegi.

A pesar de este movimiento, Mauricio Ramírez confía que estas mismas condiciones de precios están creando el escenario ideal para que se equilibre la oferta y la demanda, algo que eventualmente llevará a un control natural de la inflación en el mediano plazo.

El experto del ITESM afirma que “si tienes un mercado con precios muy altos, hay todos los incentivos para que entren más productores, y por lo tanto la oferta suba y baje el precio de equilibrio, el precio de los bienes”.

Lo anterior ya se puede empezar a notar con algunos insumos específicos para las empresas. Por ejemplo, también en datos de Inegi, entre los insumos que tuvieron los ajustes más significativos de precios a la baja entre agosto y septiembre pasados se cuentan materiales ligados al acero, fierro, plomo y plata. Bienes que, desde finales de 2019, han acumulado incrementos de doble dígito alto para sus precios.

Fuente: Inegi.

El reto de precios y oferta en energéticos

Si bien las perspectivas son optimistas con respecto a la evolución de la inflación en los precios que perciben las empresas productoras, hay puntos de preocupación para el corto plazo. Esto es mucho más notorio en materia de energéticos.

Hace solo unos días, el Banco Mundial (WB) liberó un informe alertando sobre las tendencias en los precios de energéticos y su impacto en la inflación general. Señalaba entonces que los altos costos de generación ha llevado a una disminución en la producción de insumos necesarios para varias industrias de manufactura, así como el sector alimenticio. Más importante aún, sin una solución en la oferta de energéticos, advertía que se podría “afectar el crecimiento mundial”.

En este mismo contexto, el organismo destacó el rol de las energías renovables (como la eólica y la solar) o las de bajas emisiones (como la hidroeléctrica y la nuclear) como una inversión sólida para limitar el efecto inflacionario de los altos precios de los energéticos.

Aquí, Mauricio Ramírez advierte que México podría estar avanzando a un ritmo distinto que el resto del mundo. “En los últimos 20 años, en el mundo en general […] se han tenido niveles de inflación bajos en los últimos años. Entonces es probable que esta tendencia se mantenga en el futuro […]. Pero en estos últimos tres años, en México no necesariamente nos hemos movido similar al resto del mundo”, asegura.

El experto agrega que se vive un momento especial, con iniciativas como la reforma eléctrica “que va en contracorriente al mundo. […] México, en algún sentido, hay que tratarlo con pinzas […]. Es posible que aquí los precios de los insumos queden más altos que en el resto del mundo. ¿Por qué? Pues porque estamos haciendo las cosas de manera inadecuada. Es un factor que habrá que considerar”.