Economía

Banxico da señales de moderación hacia próxima decisión de política monetaria

Uno de los cinco subgobernadores mencionó que la más reciente decisión de política monetaria podría ser suficiente para el momento actual; los otros cuatro mantienen sus posturas.

26-08-2021 16:18 Por : Arena Pública
Existe un debate dentro de la Junta de Gobierno que se ha expresado en las últimas dos decisiones divididas. (Foto: Banco de México)
Existe un debate dentro de la Junta de Gobierno que se ha expresado en las últimas dos decisiones divididas. (Foto: Banco de México)

A pesar de la decisión dividida de su última reunión, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) está mostrando señales de moderación de cara a las próximas decisiones de tasas.

En su última decisión de política monetaria, decidieron elevar la tasa de fondeo interbancario en 25 puntos base por segunda ocasión ante la persistencia de la alta inflación. Ahora se conoce a través de la minuta de la reunión que uno de los miembros de la Junta de Gobierno dijo que la última alza de tasa podría ser suficiente en estos momentos. 

“Las minutas de la reunión de política monetaria del 13 de agosto deben ayudar a moderar expectativas de alzas adicionales a la tasa de fondeo. Dos subgobernadores se opusieron a subirla; un tercero dijo que <<parecería que la nueva postura podría ser suficiente por el momento>> “ destacó en Twitter Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse. 

El debate al interior de la Junta de gobierno reside en cuánto tiempo durarán las presiones inflacionarias, pues si bien la mayoría de los miembros consideran que serán transitorias han reconocido que están durando más de lo esperado, por lo cual algunos de ellos argumentan que se deben tomar medidas precautorias. 

“Un ajuste preventivo refuerza la expectativa de que dichos efectos no serán tolerados. Expresó que uno de los principales canales de transmisión es el de expectativas, y que no debe generarse una imagen de complacencia” señaló el mismo miembro que opinó la suficiencia de la más reciente postura monetaria. 

Gerardo Esquivel, quien votó en contra de la subida de tasas ha señalado como contraproducentes las nuevas alzas, reiterando que “podría transmitir la señal incorrecta de que la inflación actual tiene un carácter más permanente, lo que a su vez podría afectar las expectativas de corto y mediano plazo, así como al proceso de formación de precios”.

La subgobernadora Galia Borja argumentó su voto en contra señalando que la inflación “está siendo afectada principalmente por la inflación global, así como por distorsiones generadas por la pandemia como cuellos de botella, cambios en los patrones de consumo, recuperación de precios, y elementos multifactoriales relacionados a condiciones climáticas”, factores que consideró propios de una pandemia inédita pero que serán transitorios. 

Ambos miembros han sido firmes con su posición. Desde las últimas dos decisiones de política monetaria, donde se decidió dejar sin cambios y luego aumentar por primera vez la tasa, han señalado que por las características de la inflación actual las alzas de tasas poco pueden hacer para controlarlas. 

Por el contrario, el gobernador Alejandro Díaz de León y la subgobernadora Irene Espinoza han adoptado una postura precautoria ante el incierto panorama económico, a quienes se ha sumado el subgobernador Jonathan Heath desde una postura más moderada, pero cuyo voto ha sido decisivo en las últimas dos alzas. 

Alfredo Coutiño, economista en jefe para América Latina de Moody´s Analytics, dijo en entrevista que en su perspectiva “la inflación mexicana actual, como prácticamente en todo el mundo, tiene tres componentes importantes: precios importados, interrupciones de oferta, y presiones de demanda. La política monetaria no puede hacer mucho para combatir los primeros dos componentes porque son exógenos, pero sí es muy efectiva para combatir las presiones de demanda”.

El economista explicó que las presiones de demanda tienen que ver con las transferencias monetarias recibidas en forma de programas sociales así como remesas destinadas principalmente a familias de bajos ingresos y cuya propensión a consumir es muy alta.

Inflación subyacente, dolor de cabeza de Banxico

La inflación general ha alcanzado niveles no vistos desde 2017, pero la que preocupa a Banxico es la subyacente. 

La inflación subyacente o básica es un indicador a largo plazo de los precios, que suele ser más duradera y difícil de combatir por la política monetaria y que ha sido imparable en medio del proceso inflacionario.

“¿Qué tan largo puede ser este proceso? Esta es la pregunta que se está haciendo el Banco de México. Pero por ello ya se están adelantando y ha subido la tasa un par de ocasiones” dijo en entrevista Marco Oviedo, analista económico independiente. 

Algunos de los subgobernadores advirtieron que más del 50% de los componentes de la canasta de la inflación subyacente han registrado variaciones mayores a 4% en los últimos tres meses, lo que constituye un riesgo para las familias más vulnerables, pues dentro de esta canasta se incluye los alimentos procesados.

“Lo que se argumenta por otros miembros [Díaz de León/ Espinosa / Heath) es que existe una persistencia de algunos precios de algunas mercancías que en un contexto de recuperación no se sabe que tanto vayan a afectar las expectativas y, por tanto, la política monetaria tenga que ajustarse a eso. No está claro. Nadie tiene la verdad absoluta” señaló el economista. 

La última encuesta Citibanamex de expectativas señala que la mayoría de las instituciones financieras encuestadas creen que la inflación general cerrará el año en 6.05% mientras la subyacente lo hará en 4.65%, que podría motivar a Banxico a continuar subiendo la tasa hasta 5.5% al cierre de 2021. 

“Después tenemos un cambio en la Junta. Entra Arturo Herrera y él ha estado más del lado de Gerardo Esquivel. Yo pensaría que si la Reserva Federal dá señales de alza, Banxico tendría que empezar a ajustar. Si eso no sucede, posiblemente se queden en 5.50 por un tiempo”, señaló Oviedo.