Economía y Sistema Financiero

Inglaterra difiere de la FED y sube a 0.75% su tasa de interés

Mientras la FED mantuvo sin cambios el precio del dinero, el Banco Central de Inglaterra elevó su tipo de referencia en 25 puntos base.

02-08-2018 12:57 Por : Arena Pública
Reino Unido endurece su política monetaria frente a Brexit y negociaciones comerciales con la Unión Europea. Foto: Paul Falardeau / algunos derechos reservados.
Reino Unido endurece su política monetaria frente a Brexit y negociaciones comerciales con la Unión Europea. Foto: Paul Falardeau / algunos derechos reservados.

¿Porqué es importante?: El endurecimiento monetario de Reino Unido coincide con nuevas negociaciones comerciales con la Unión Europea y su preparación ordenada del Brexit, situación de referencia para otros acuerdos comerciales que se encuentran en renovación como el TLCAN.

Panorama general: La política monetaria en Inglaterra se muestra restrictiva, no sólo ante una inflación en aumento en la isla (2.4% frente al objetivo de 2.0%), también por expectativas positivas en la demanda, pero además se prepara para el rumbo que pueda tomar la economía global en un 2018 más incierto, sobre todo en materia comercial.

En retrospectiva: A 10 años de la crisis financiera global, los bancos centrales del mundo dejaron atrás las políticas monetarias laxas que en su momento incentivaron la economía. Ahora normalizan sus tasas de interés a niveles precrisis, no sólo para mejorar las condiciones económicas, también para un nuevo entorno económico global y un reordenamiento en los flujos de comercio, dinero e inversión en el mundo.

Las cifras hablan: La FED de Estados Unidos mantuvo sin cambios su tasa de interés en 2.0%, al tiempo que el Banco Central de Inglaterra elevó 25 puntos base la tasa de interés de referencia, para ubicarse en 0.75% desde el 0.50% que se ubicaba desde el 2 de noviembre de 2017, con ello el precio del dinero en Reino Unido se encuentra en su nivel más alto desde 2009.

¿Qué hay que ver?  La decisión del Banco Central Inglés marca un antecedente importante para las próximas decisiones monetarias en Estados Unidos de otoño. Pero también para otras economías, sobre todo las emergentes, que deben evaluar sus decisiones de política monetaria en el mediano y corto plazo, de manera que los movimientos en tasas no representen una salida de dólares (por el diferencial en tasas, vía tenencia de bonos) pero que tampoco signifiquen un apretón monetario restrictivo que frene la actividad económica.

 

MÁS INFORMACIÓN: Decisión de Política Monetaria del Banco Central de Inglaterra

MÁS INFORMACIÓN: Decisión de Política Monetaria de la Reserva Federal