Gobiernos y Finanzas Públicas

Licitar debate presidencial entre universidades como en EU ¿Buena idea para México?

18-05-2018 16:00

El costo del debate presidencial para el erario público podría disminuir o desaparecer de acoplar el modelo norteamericano.

Para aligerar el costo del debate presidencial, las universidades podrían concursar por organizarlo como en Estados Unidos. Agrandar
Para aligerar el costo del debate presidencial, las universidades podrían concursar por organizarlo como en Estados Unidos.

Para disminuir el costo del debate presidencial ¿Podría México adoptar un modelo como el norteamericano?

El costo del debate presidencial fue de 12 millones 695 mil 449 pesos según lo informado por el Instituto Nacional Electoral (INE) el 16 de mayo. Dinero que se desprende de los 24 mil 215 millones de pesos aprobados para el instituto por el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2018.

No obstante, a diferencia de México, en Estados Unidos no solo las campañas políticas se financian con dinero privado, también los debates presidenciales, por lo que el dinero público no se utiliza para financiar ningún aspecto del proceso electoral.

En un contexto de hartazgo social donde propuestas como eliminar la pensión a expresidentes o acabar con el financiamiento público a partidos políticos cuentan con el apoyo de un sector de la población, no es de sorprender las reacciones de los ciudadanos al enterarse el costo del debate, en especial, lo que se gastó en contratar a los moderadores, 243 mil 356 pesos.

En la plataforma change.org una petición sigue vigente -con más de millón y medio de firmas- para que los partidos políticos donen la mitad de sus recursos a los damnificados. En sintonía con la idea, para bajar el gasto del INE, ¿Se podría buscar que instituciones privadas de educación organicen los debates como ocurre en Estados Unidos?

Por su elevado costo, son pocas las instituciones de educación superior que en el vecino del norte se pueden dar el lujo de ser sede de un debate presidencial, pero quienes tienen el capital, se pelean por organizarlo.

 

Te puede interesar: Acechan millones de votos nulos por confusiones sobre coaliciones en los estados, 17 de mayo del 2018

 

La prensa norteamericana reportó que el primer debate presidencial -el más visto en la historia- entre Hillary Clinton y Donald Trump tuvo un costo entre 4 y 5 millones de dólares los cuales fueron sufragados por completo por la Universidad de Hofstra en el estado de Nueva York.

De la misma manera, el segundo y tercer debate corrieron por cuenta de la Universidad de Washington en St. Louis y de la Universidad de Nevada respectivamente, con un costo similar.

¿Por qué las universidades derrochan tanto dinero por organizar un debate?

Ser sede de un debate presidencial pone todos los reflectores del país en la institución que lo organiza, ganando así millones en publicidad. Y no solo es la universidad la beneficiada, indirectamente a la ciudad también se le hace patrocinio por lo que en muchas ocasiones gobiernos y ayuntamientos contribuyen a la organización del debate.

El costo del debate presidencial americano rondó los 5 millones de dólares

El debate entre Hillary Clinton y Donald Trump con más de 80 millones de espectadores fue el más visto de la historia

“Ser sede de un debate presidencial es una oportunidad única en la vida” menciona en un reportaje el presidente de la universidad de Longwood, Virginia, sede del único debate que hubo entre vicepresidentes en las pasadas elecciones norteamericanas, para el cual tanto el ayuntamiento como la universidad cooperaron en su organización.

El Servicio de Transmisión Pública de Estados Unidos (PBS) asegura que los beneficios de ser sede de un debate presidencial rondan los 50 y 80 millones de dólares en publicidad por el alcance nacional e internacional del evento.

 

Te puede interesar: ¿Qué hay de verdad en los contratos del INE con Scitum, de Slim, y con la UNAM y el IPN?, 17 de mayo del 2018

 

La institución educativa que lleve a cabo el debate convierte el campus universitario literalmente en un festival de la democracia, desde lecturas al aire libre hasta excursiones de escuelas, ese día hay actividades para todas las edades. 

“Es el Super Bowl de la política” resalta Bob Fisher, presidente de la universidad de Belmont en Nashville, sede de uno de los debates presidenciales de 2008 entre Barack Obama y John McCain.

A pesar del costo del debate presidencial, los beneficios son muchos

 De preescolar a preparatoria, en época de debate los estudiantes acuden a la universidad sede. Foto: PBS

Las instituciones educativas organizan toda una celebración en torno al debate; desde lecturas al aire libre hasta excursiones de escuelas, la comunidad se ve envuelta en el ambiente político.

Si bien en México muchas de las principales universidades son de ámbito público, esto no necesariamente las excluiría de participar en la organización de un debate. Tan solo en 2017 la Universidad Nacional Autónoma de México destinó 20.4 millones de pesos a su programa de comunicación social.

Muchas universidades mexicanas cuentan con la infraestructura, staff y planta académica para organizar un debate presidencial, por lo que el costo de renta de espacios disminuiría radicalmente. ¿Es esta una opción a futuro para la aún jo ven democracia mexicana?

 

MÁS INFORMACIÓN: El costo del Primer Debate Presidencial fue de 12.7 mdp, Instituto Nacional Electoral, 16 de mayo del 2018

MÁS INFORMACIÓN: Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2018

MÁS INFORMACIÓN: ¿Por qué es negocio albergar un debate presidencial?, Servicio de Transmisión Pública de Estados Unidos, 6 de octubre del 2016

Comentar