Gobiernos y Finanzas Públicas

Arrendatarios y clase medieros afectados por el sismo serán excluidos del Fonden

Los recursos para la reconstrucción del Fonden se destinarán a familias en pobreza patrimonial que además sean propietarias y habiten la casa que se derrumbó.

05-10-2017 06:30 Por : Arena Pública
Para que una persona pueda contar con un apoyo económico en la reconstrucción de su vivienda tendría que tenerla asegurada o estar pagando hipoteca.
Para que una persona pueda contar con un apoyo económico en la reconstrucción de su vivienda tendría que tenerla asegurada o estar pagando hipoteca.

Si su casa se derrumbó pero usted pertenece a la clase media no recibirá apoyo.

No por lo menos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

Para acceder a los apoyos del fideicomiso las familias y sus viviendas deben cumplir ciertos requisitos:

Que la vivienda no se encuentre asentada en zona federal y que tanto esta como el terreno sean de tenencia regular o en proceso de regularización.

Además, la familia debe comprobar que es propietaria de la casa afectada por el desastre natural, que la habita de manera permanente y que sufre de pobreza patrimonial, de acuerdo con los Lineamientos de Operación Específicos del Fonden, publicados en el Diario Oficial de la Federación el 31 de enero de 2011.

Es decir, que sus ingresos no le alcanzan para el consumo básico de alimentos, vestido, vivienda, calzado, salud, transporte público y educación, aun y cuando todos su dinero lo utilizara exclusivamente para adquirir estos bienes y servicios.

Bajo estos requisitos los recursos del Fonden excluirán, por ejemplo, a quienes rentaban una casa que se derrumbó y al propietario de esa vivienda, ya que no la habitaba el mismo.

En México casi la tercera parte de las viviendas -más de 9.4 millones- son prestadas o rentadas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

También a algunas de las familias habitantes de dos de las colonias más afectadas por el sismo del 19 de septiembre en la Ciudad de México, Condesa y Roma, reconocidas por ser habitadas -en su mayoría- por personas de clase media y alta.

El gobierno tomará recursos de la banca de desarrollo para otorgar créditos accesibles para la reconstrucción de casas. 

No obstante, los excluidos por el Fonden podrían acceder a recursos para la reconstucción de sus casas por otros medios. El presidente Enrique Peña Nieto asegura que están “empezando a diseñar instrumentos de apoyo […] para acompañar en la circunstancia específica de quienes fueron afectados en su vivienda”.

La banca de desarrollo podría ser uno de estos medios, pues el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, mencionó que este sector ayudaría con recursos para la reconstrucción de viviendas en las zonas afectadas de Oaxaca por el sismo del 7 de septiembre.

La solución para los damnificados en la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala que perdieron su patrimonio por el sismo del 19 de septiembre es un crédito a largo plazo de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y el Fondo de Operación y Financiamiento Bancario a la Vivienda (FOVI).

 

Te puede interesar: ¿Cómo se activa un bono catastrófico? Aquí te lo explicamos, 3 de octubre de 2017. 

 

Sin embargo, para que una persona pueda acceder a un apoyo económico para la reconstrucción de su vivienda tendría que tenerla asegurada o estar pagando la hipoteca, debido a que sin un seguro de hogar ninguna institución financiera otorga un crédito y lo que es más, los seguros contra desastres naturales no siempre son incluidos en el servicio básico.

Los sismos del 7 y 19 de septiembre dejaron un saldo de más de 420 personas muertas; 150 mil viviendas con daño total o parcial y 70 mil edificios destruidos o dañados en los estados de Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, Estado de México y Ciudad de México.

 

Pies de casa para los afectados

Una vez valuados los daños el Fonden otorgará la mitad de los recursos para la reconstrucción o rehabilitación de viviendas dañadas y los gobiernos estatales la otra mitad.

A nivel federal la dirección general adjunta de Prevención y Atención a Desastres Naturales de la Secretaría de Desarrollo Social es la responsable de coordinar los trabajos. El apoyo a las familias se entrega en especie en cuatro modalidades:

1.- Hasta 5 mil 500 pesos en materiales y herramientas para la rehabilitación de daños menores como pintura, puertas y pequeñas reparaciones en los servicios básicos.

2.- Hasta 28 mil pesos en materiales y herramientas para la reparación de daños parciales como desplome o ruptura parcial de la cimentación, agrietamiento de pisos, muros de carga, fractura o flexión de losas, derrumbe parcial de muros o techo.

Edificio del Servicio Nacional de Empleo en la Ciudad de México dañado por el sismo del 19 de septiembre de 2017. 

 

3.- Paquete de obras con materiales y herramientas hasta por 120 mil pesos para la reconstrucción total de casas en el mismo sitio donde se registró la pérdida por desplome o ruptura total de los cimientos, apertura de socavones, derrumbe total de muros y techos o desplazamiento de la cimentación.

La reconstrucción será de dos tipos:

En áreas urbanas se construirán pies de casa de cuando menos 32 metros cuadrados con muros de block o tabique, piso de cemento, techo de lámina térmica, baño o letrina, espacio para cocina e instalaciones para los servicios básicos de agua, luz y drenaje.

En áreas rurales se construirán firmes de concreto con un área mínima de 50 metros cuadrados con techo de lámina térmica, baño o letrina y espacio para cocina.

Los beneficiarios correrán con los gastos de los muros interiores, es decir, el Fonden solo les dejará listo un cuarto multiusos.

4.- Paquete de obras con materiales y herramientas hasta por 120 mil pesos más un lote donado por el gobierno para las familias que tengan que reubicarse porque su vivienda se ubicaba en zonas de riesgo. En este caso también se construirán pies de casa o firmes de concreto bajo los estándares ya mencionados.

 

Regatean recursos del Fonden

Otra parte de los recursos del Fonden se destinará a reconstruir infraestructura pública dañada, aquella utilizada por los órganos de gobierno para el uso de los ciudadanos, de acuerdo con lo establecido en las Reglas Generales del Fonden.

Esta infraestructura incluye escuelas públicas, carreteras, hospitales, calles, alumbrado público, drenaje, áreas deportivas, zonas turísticas, áreas naturales protegidas, canchas públicas y todos los espacios relacionados con el sector militar y naval.

 

Te puede interesar: ¡Damnificados a esperar! Reconstrucción comenzará entre diciembre y marzo de 2018, 2 de octubre de 2017. 

 

En caso de que los estados afectados tengan asegurada su infraestructura pública es preferible que dispongan “de los recursos que reciban por parte de las aseguradoras en caso de siniestro, para obras de reconstrucción y prevención de desastres naturales, así como para cubrir el pago de primas de cobertura de bienes”, de acuerdo con los Lineamientos de Operación.

De tal manera que solo se solicite “acceso a los recursos del Fonden por la diferencia entre la suma asegurada y el monto total de los daños una vez que la primera [suma asegurada] haya sido agotada”.

Familias de clase media y alta, como la gran mayoría de las que habitan en las colonias Condesa y Roma en la Ciudad de México, no recibirán apoyos del Fonden, aunque sí podrían recibirlos de otros programas.

 

Incluso con el seguro, el Fonden no paga por la totalidad de los daños, ya que el capítulo lV sobre Apoyos y Coberturas establece que el monto máximo a cubrir es de 50%, el resto tendrá que salir de las arcas de cada gobierno estatal.

Pero si se trata de infraestructura federal la historia es distinta, pues en este caso el Fonden absorbe el 100% de los gastos.

En teoría, los tres órdenes de gobierno deberían contar con sus bienes asegurados, esto de acuerdo con el artículo 21 de las Reglas Generales.

 

Apoyos se reducirán en caso de reparaciones mal hechas

Si bien la reconstrucción o reparación de infraestructura tiene como objetivo “dejar a los bienes afectados en condiciones operativas similares a las que prevalecían antes del desastre natural”, también deben tomarse medidas precautorias para evitar daños futuros.

Esto quiere decir que se tiene que reconstruir de la mejor manera posible, de tal manera que, en caso de otro siniestro se mitiguen los daños y se reduzca su vulnerabilidad.

En caso de que ocurriera otro siniestro y la infraestructura reparada o reconstruida volviera a dañarse, el Fonden ya no aportará 50% de los gastos para los estados, sino solo 25%.

Lo mismo para la infraestructura federal, en caso de que se vuelvan a requerir recursos del Fonden solo se otorgará el 50% y no la totalidad del monto que cueste la reconstrucción o reparación de los daños.

 

MÁS INFORMACIÓN: Reglas Generales del Fondo de Desastres Naturales, Diario Oficial de la Federación, 3 de diciembre de 2010.

MÁS INFORMACIÓN: Lineamientos de Operación específicos del Fondo de Desastres Naturales,  Diario Oficial de la Federación, 31 de enero de 2011.