Empresas y Empresarios

Gobierno es cómplice de la industria automotriz por venta de autos inseguros

Con normas laxas en los coches que se fabrican en México, gobierno avala la inferioridad de sus propios ciudadanos respecto a los del mundo.

07-12-2016 21:31 Por : Arena Pública
Los autos con estándares de seguridad laxos se venden en México y los que tienen estándares más altos se exportan a Estados Unidos.
Los autos con estándares de seguridad laxos se venden en México y los que tienen estándares más altos se exportan a Estados Unidos.

En México se fabrican dos tipos de autos: los que cuentan con el equipamiento mínimo de seguridad exigido para comercializarse en Estados Unidos y Canadá y que se exportan hacia esos países, y otros con estándares de seguridad más laxos que se quedan para el consumo interno y para exportarse hacia Sudamérica.

Ello es posible gracias a lo obsoleto de las normas de seguridad exigidas a los vehículos que se venden en el país.

La NOM 194 que rige la seguridad vehicular tiene un retraso de 25 años respecto a la de su vecino del norte, revela la organización Latin NCAP que se dedica a evaluar la seguridad de modelos nuevos mediante test de choque. 

“En ningún caso, la secretaría de Economía solicitará a los corporativos realizar segundas pruebas o certificaciones de los dispositivos o sistemas de seguridad regulados que cuenten con informes de resultados o certificados emitidos por laboratorios de pruebas o por los organismos extranjeros de tercera parte reconocidos en otros países,” establece la NOM mexicana publicada el 9 de mayo de 2016 en el Diario Oficial de la Federación.

Por primera vez se tuvo la oportunidad de actualizar el nivel de seguridad de los autos que se comercializan en México con estándares similares a los de Europa y Estados Unidos, pero por desgracia se perdió esa primera oportunidad y en su lugar quedó una norma regresiva que debilita la capacidad de regulación del gobierno, asegura Stephan Brodziak, coordinador de Seguridad Vehicular de El Poder del Consumidor.

Las compañías se aprovechan de las blandas normativas en países de Latinoamérica y exponen a los ciudadanos al vender autos que no cumplen con ninguno de los requisitos de equipamiento mínimo de seguridad que establece la Organización de las Naciones Unidas, critican los reportes de Latin NCAP.

Por omisión o complicidad las autoridades en América Latina permitirán que ocurran hasta 40,000 muertes y 400,000 lesiones graves durante los próximos 15 años con un gasto de 143 mil millones de dólares, mismos que se demostró podrían evitarse si se adoptan regulaciones que exijan equipamientos básicos de seguridad vehicular, de acuerdo con un estudio reciente de Global NCAP y el Banco Interamericano de Desarrollo.

 

 

Un doble estándar

A pesar de tratarse de un mismo modelo los autos se fabrican con dos estándares de calidad diferentes.

El Chevrolet Spark que se vende en México tiene una calificación de cero estrellas según el test de seguridad de Latin NCAP, mientras que en Estados Unidos tiene cuatro estrellas según la National Highway Traffic Safety Administration, agencia dedicada a prevenir accidentes de vehículos. En España el modelo Kia Picanto está calificado con cuatro estrellas y en Colombia con cero estrellas.

En América Latina no sólo se venden autos con estándares de seguridad menores que en Estados Unidos y Europa, sino que además son más caros. Un colombiano debe trabajar un año y diez meses para adquirir el Kia Picanto y a un español le bastan cinco meses de trabajo para tenerlo. 

Los estándares laxos de los países latinoamericanos permiten a la industria automotriz ampliar sus márgenes de ganancia a costa de la vida y la integridad de la población.

Para equipar un vehículo con los mínimos estándares de seguridad una compañía necesita invertir 350 dólares por auto o poco más de 7,000 pesos mexicanos al tipo de cambio de 20 pesos por dólar.

El presupuesto incluye frenos antibloqueo que evitan que los neumáticos patinen; bolsas de aire que absorben la energía producida en las colisiones y amortiguan el golpe; control electrónico de estabilidad y cinturones de seguridad que se activan ante un frenado fuerte.

“Lamentablemente la decisión del gobierno de México -que ignora a su propia secretaría de Salud y a la Organización Mundial de la Salud- confirma que ve a sus propios ciudadanos como de segunda, en relación a los de otras regiones del mundo que reciben automóviles con todo el equipo de seguridad fabricado en el propio México,” enjuicia Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP. 

 

A FONDO: Test de seguridad de Latin NCAP, #ExijoAutoSeguro 

A FONDO: Norma Oficial Mexicana NOM-194-SCFI-2015, Dispositivos de seguridad esenciales en vehículos nuevos-Especificaciones de seguridad, 09 Mayo 2015.

A FONDO: Se retrasará 25 años la seguridad vehicular con la norma, El Poder del Consumidor

MÁS INFORMACIÓN: La pujante industria automotriz queda a deber en transferencia de investigación al país, 28 de noviembre de 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Industria automotriz estadounidense atropellará exportaciones mexicanas, 05 de septiembre de 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Bajos salarios cobran factura a industria automotriz, hoy luchan por retener al personal, 15 de agosto de 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Norteamérica mete freno a compra de autos mexicanos, 24 de junio de 2016.