Gobiernos y Finanzas Públicas

Decisiones recaudatorias de Hacienda hacen crecer los precios

La inflación se ubicó en 2.97% a tasa anual, casi rebasa la meta del banco de México. Fueron las decisiones del gobierno las que presionaron a los precios para que se ubicaran en esos niveles.

07-10-2016 11:30 Por : Arena Pública
Aumentar la deuda pública y los incrementos a la gasolina y luz, son dos decisiones del gobierno que se han traducido en incrementos de precios.
Aumentar la deuda pública y los incrementos a la gasolina y luz, son dos decisiones del gobierno que se han traducido en incrementos de precios.

El afán recaudatorio del gobierno federal provocó que se incrementaran los precios.

La inflación de septiembre ya alcanzó una tasa anual de 2.97%, ligeramente superior a lo pronosticado por el consenso de los analistas, quienes esperaban una tasa de 2.91%, de acuerdo con los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Los precios están a punto de superar la meta inflacionaria del Banco de México que se ubica en 3%.

Fueron las decisiones del gobierno federal las que presionaron a los precios para que se ubicaran en esos niveles.

Cálculo electoral

2016 inició con una buena noticia, camino a las elecciones intermedias donde se definieron 12 gubernaturas estatales, la administración que encabeza Enrique Peña Nierto decidió disminuir los precios de la gasolina 3% respecto del año anterior.

No paso un mes de concluidos los comicios cuando la secretaria de Hacienda -en ese entonces liderada por Luis Videgaray- anunció el primero de tres incrementos al costo de los combustibles que arrancarían en julio, habría otro en agosto y luego en septiembre.

La administración pública necesitaba recursos, desde 2014 el petróleo -una de sus principales fuentes de ingreso- mermó tanto en producción como en el precio de los barriles. Además, la Hacienda ha hecho dos recortes al gasto público en lo que va del año que suman 164,015 millones de pesos.

Pero la venta de gasolina seguía siendo un buen negocio, México importa desde Estados Unidos el 60% del combustible, al otro lado de la frontera la gasolina Magna se vende a mitad de precio que en el país.

La diferencia de costos entre ambos países es una especie de impuesto indirecto para el mexicano, ya que el precio de los combustibles en el país lo impone el gobierno -no se rige por la ley de la oferta y la demanda- este ‘impuesto’ se torna en ganancia para la Hacienda.

El precio de la gasolina más consumida en el país -Magna- creció 6% de enero a septiembre de 2016, paso de 13.16 pesos por litro a 13.98 pesos. 

 

Fuente: PEMEX 

Gasolina, la que más impacta la inflación

La tasa anual de inflación pasó de 2.54% en junio -antes de los consecutivos incrementos al precio de los combustibles- hasta 2.97% en septiembre. Durante julio y agosto el producto que más impacto al resto de los precios fue la gasolina y la electricidad.

En julio los incrementos a la gasolina Magna y Premium fueron responsables del 33% de la inflación, en agosto el alza de la gasolina de bajo octanaje más los incrementos a la luz eléctrica fueron responsables del 60% de la inflación.

La electricidad y el combustible son dos insumos indispensables para la producción y distribución de diversas mercancías y servicios, por ello son también los precios que más impactan la inflación.

En septiembre los alimentos fueron los principales causantes del alza de precios, el jitomate, huevo, cebolla y pollo causaron el 40% de la inflación, mientras que la gasolina Magna tan sólo el 4%. El incremento de los alimentos se debe a la fuerte depreciación que ha sufrido el peso frente al dólar, la propia Junta de Gobierno del Banco de México lo aseguró en su último comunicado de política monetaria.

El gobierno también tiene una parte importante de responsabilidad en la depreciación del peso que ha presionado la inflación, pues una de las razones de esta depreciación es la decisión que tomó la Hacienda al principio de la administración de aumentar la deuda pública.

Para 2017 la deuda en su sentido más amplio equivaldrá a poco más del 50% del Producto Interno Bruto, una proporción que también tiene en vilo a la calificación de la capacidad de pago del país.

Y los precios seguirán inflándose

Las casas de análisis de los bancos más grandes del país pronostican que la inflación seguirá creciendo en los próximos 12 meses. La expectativa más alta es la de Scotiabank, que espera una tasa anual de 4.1% para la inflación, otros como Banamex o Citibanamex esperan un incremento a 3.5%, de acuerdo con la encuesta de expectativa de Citibanamex publicada el 5 de octubre de 2016.

Los precios de los insumos que utilizan los productores sumaron ya cinco meses con una tasa inflacionaria al doble o más del doble que la inflación general. Tan sólo en septiembre la inflación a los insumos de los productores se ubicó en 6.4% a tasa anual, mientras que la inflación general en 2.97%.

La distancia entre la inflación general y la que han tenido los insumos de los productores refleja que los fabricantes aun no traspasan a sus productos finales y por tanto al consumidor, los incrementos de precios que han sufrido, pero tarde o temprano lo harán.

 

A FONDO: Índice Nacional de Precios al Consumidor a septiembre de 2016, INEGI, 7 de octubre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo afecta la devaluación del peso? Alza de precios, tasas de interés y recorte a programas sociales. Arena Pública, 3 de octubre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: La inflación que viene, en septiembre Hacienda impondrá 3° gasolinazo. Arena Pública, 29 de agosto de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Inflación superará umbral de 3% antes de diciembre. Arena Pública, 2 de agosto de 2016.