Normalización monetaria en marcha

12-08-2021 19:07

Como era esperado, la persistencia inflacionaria detonó un nuevo ajuste de las condiciones monetarias en el país, a través de otra alza de la tasa de interés de referencia por parte del Banco de México.

La acción monetaria, si bien es en la dirección correcta, continúa siendo tímida ante el galope inflacionario que ha sido más permanente que transitorio a lo largo del año. Esto confirma que la política monetaria ha entrado en un ciclo alcista de la tasa de interés, que llevará las condiciones monetarias hacia su nivel de neutralidad.

El Banco de México recetó otra tímida alza de la tasa de interés de 25 puntos base, para situarla en 4.50% en agosto. El instituto emisor también actualizó sus estimados de inflación que indican que el componente subyacente continuará a la alza hasta el primer trimestre del próximo año, cuando según el banco dicha inflación alcanzará su máximo para después empezar a descender. El Banxico espera que será hasta principios del 2023 cuando la inflación general y la subyacente se acerquen al objetivo de 3%.

El aumento en la frecuencia de la actualización de las estimaciones de inflación, y la inclusión de la dirección del voto de cada integrante de la Junta, es un paso adelante en materia de comunicación de las decisiones de política monetaria a los mercados y a la audiencia en general. Sin embargo, la ausencia de un programa de posibles medidas monetarias que sustentan dichas estimaciones las hace quedar como un pronóstico más en el mercado, sujeto a la misma incertidumbre que los estimados de los demás pronosticadores.

Sin embargo, el poder predictivo de las estimaciones de inflación del Banxico podría ser superior a la credibilidad de las estimaciones del mercado, si y solo se acompañaran de las posibles acciones monetarias a implementar para materializar dichas estimaciones de inflación. Por lo que, la pregunta es ¿en base a qué supuestos el Banxico espera que la inflación se reduzca hasta su tasa objetivo? El hecho de que el banco presente incluso una fecha específica para la materialización de dicha inflación invita a creer que ello no será resultado de la pura casualidad o de la “divina” transitoriedad argumentada.

Si ese programa de posibles acciones monetarias existe y es lo que respalda dichas estimaciones de inflación, entonces ¿cuál es la razón para mantenerlas reservadas o cuál es el temor para revelarlas?.

La credibilidad y la precisión de dichas estimaciones se incrementaría sustancialmente si fueran acompañadas de esas posibles acciones monetarias. Los principales bancos centrales independientes en el mundo (entre ellos el de la Reserva Federal de EEUU, Banco de Inglaterra, e incluso el Banco Central de Brasil, entre otros) proveen esos “forward guidance” o información sobre posibles trayectorias de la política monetaria, en especifico de las tasas de interés.

En este sentido, si bien se ha avanzado en la apertura y comunicación de las decisiones monetarias en el país, el quehacer monetario aún está atrasado con respecto a su modernización. Así, la política monetaria debería modernizarse para responder de mejor manera tanto a los retos que imponen las condiciones internas cambiantes y a los requerimientos que demandan los tiempos de la globalización.

 

Twitter:  @AlfredoCoutino

Web:  www.AlfredoCoutino.com

*/ Director para América Latina en Moody’s Analytics. Las ideas expresadas son de la exclusiva responsabilidad del autor y de ninguna manera deben ser atribuidas a la institución para la cual trabaja.