Negocios

Estafas en las criptomonedas; el caso del 'Juego del calamar' y otros

El mercado de las criptomonedas ha comenzado a contar con una mayor difusión e inversión, por lo que las estafas han surgido dentro de este nuevo sector.

16-11-2021 14:08 Por : Arena Pública
El SQUID no es la única estafa que ha tenido lugar en el mercado de las divisas digitales. (Foto: Canva)
El SQUID no es la única estafa que ha tenido lugar en el mercado de las divisas digitales. (Foto: Canva)

Ante la popularidad de las criptomonedas y una promesa de grandes cantidades de dinero a través de poca inversión, las plataformas de divisas digitales han sido objeto de nuevas estafas.

Durante los últimos días de octubre, dentro del mundo de las criptomonedas surgió una divisa inspirada en la serie de Netflix, El juego del calamar, la cual prometía ser una criptomoneda de pago para participar en un juego en línea.

La moneda, denominada como SQUID, comenzó con un precio de 0.01 dólares, sin embargo, el cual aumentó alrededor de 7,500% en aproximadamente una semana, por lo que llegó a valer 2 mil 856 dólares.

No obstante, después de unas horas de encontrarse en el punto más alto, los fundadores anónimos desconectaron el token y se retiraron con las ganancias de todas las personas que invirtieron en la moneda.

La estafa fue de 3.3 millones de dólares, suma que fue liquidada por los creadores al medio día del primero de noviembre, lo que generó que la moneda se devaluara hasta 0.0007 dólares. Aunque la criptomoneda no era ni estaba avalada oficialmente por Netflix, sus promotores habían realizado un documento con todas las características y objetivos de la moneda, por lo que, ante tal documento y una popularidad de la serie, la moneda sumó gran cantidad de inversionistas que fueron víctimas de la estafa.

“Esta moneda (SQUID), no ofrecía adopción masiva, no era una alternativa al sistema monetario y no ofrecía tampoco ninguna tecnología inherente de valor agregado. O sea, ofrecía la promesa de algo emocional que podría masificarse, especialmente porque esta serie fue muy vista, pero además ni siquiera estaba ligada a la serie, no pagó derechos”, expresó Enrique Presburger, Socio de Crypto Hedge Capital y CEO en Factor Exprés SAPI.

Actualmente, el sitio web de la criptomoneda se encuentra fuera de línea, e incluso CoinMarketCap, una compañía de seguimiento de mercado de criptodivisas, reportó que los usuarios no podían vender el token durante por lo menos 3 años, debido a un sistema de seguridad, por lo que aquellos que compraron la criptomoneda no lograron vender después para recuperar una parte de su inversión.

El caso más reciente, pero no el único

Recientemente, el sector de las criptomonedas ha captado la atención de autoridades de todo el mundo. En España, por ejemplo, se realizaron las primeras “macro estafas” de criptomonedas y los casos llegaron a los Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional.

Mientras esto sucedía, El Salvador se convertía en el primer país del mundo en adoptar el bitcoin como moneda de curso legal junto con el dólar estadounidense, garantizando una “inclusión financiera” a los ciudadanos que no tiene acceso a cuentas bancarias.

Sin embargo, las criptomonedas se encuentran descentralizadas, por lo que ninguna institución financiera las avala. Ahora bien, no significa que sea ilegal, únicamente muestra un marco de poca seguridad en términos del valor de la divisa, por lo que puede aumentar o bajar dependiendo de las inversiones que se efectúen.

Una de las monedas más populares es el Bitcoin, que en los últimos meses ha aumentado su valor y se ha posicionado como la moneda virtual más cara.

“En el mundo crypto, el bitcoin en específico, no lo controla ningún gobierno, es un sistema descentralizado, o sea, no depende ni de personas ni gobierno.  No hay ningún ser humano que pueda influir. Hay 21 millones de bitcoins que van a existir, es una cantidad finita no manipulable, porque es finita no es sujeta a inflación” señaló Presburger.

Aunque en los últimos años las estafas digitales han sido una tendencia en aumento, las más viralizadas dentro de este sector son las sucedidas con las plataformas de BitConnect y PlusToken.

La primera, una criptomoneda lanzada en febrero del 2016, se presentó como plataforma de préstamos de criptomonedas donde se permitía intercambiar bitcoins por el token nativo bitconnect coin, y de la cual los inversionistas de esta moneda debían obtener intereses diarios del 1%.

Sin embargo, en noviembre del 2017 la plataforma recibió un aviso del Reino Unido para demostrar su legitimidad y a inicios del 2018, la Junta de Valores del estado de Texas la calificó como un esquema piramidal, debido a “fallas” en las ganancias de los usuarios y declaraciones engañosas.

En enero del mismo año, la plataforma cerró, provocando la caída del bitconnect coin en un 92%. Las pérdidas provocadas por la estafa se estiman en 3 mil 450 millones de dólares.

Por otra parte, en abril del 2018 se lanzó la plataforma PlusToken, la cual prometían grandes intereses, que podían crecer aún más por el reclutamiento de otras personas. “En el mejor de los casos, los pagos mensuales podían alcanzar el 30% de la suma invertida”, aseguraban los creadores de la plataforma.

No obstante, en marzo de 2019 los usuarios reportaron problemas con el retiro de fondos y 6 meses después, los fundadores de PlusToken fueron arrestados por el Gobierno chino, por cargos de estafa con un valor total de las criptomonedas involucradas de 5 mil 700 millones de dólares.

Cómo evitar las estafas en cripto

Si bien no hay una guía concreta para evitar caer en alguna estafa relacionada con las criptomonedas, diversos especialistas del tema recomiendan diversos pasos para validar e invertir en una moneda.

“La gente que cayó en la estafa fue porque acudió al mundo cripto por las razones equivocadas. Las criptomonedas deben ser como un activo de preservación patrimonial que tiene adopción, o justamente una oferta tecnológica disruptiva, o bien, un valor artístico comprobado y certificado. La gente que fue estafada no tuvo cuidado en estas 3 cosas”, expresó Presburger.

Asimismo, Susannah Streeter, analista de inversiones y mercados del corredor británico Hargreaves Lansdown, mencionó que las redes sociales pueden ser un punto clave de difusión de estafas, por lo que se debe realizar un completo análisis en diversas fuentes sobre la moneda en la que se planea invertir.

“Aquellos que buscan beneficios rápidos, que no investigan, pueden ser más susceptibles a la estafa; se les puede animar a comprar un activo en particular que de otro modo no tendrían”, agregó Streeter.

De igual manera expertos recomiendan invertir aquello que se está dispuesto a perder y no buscar algún beneficio inmediato o imposible dentro del mundo de las criptomonedas.