Finanzas

Peso resiste y desafía al súper dólar, pero se nubla panorama para 2023

La divisa estadounidense alcanzó un nivel no visto desde hace dos décadas por la agresiva restricción monetaria liderada por la Reserva Federal y los riesgos de recesión mundial.

20-10-2022 13:30 Por : Arena Pública
Solo cuatro divisas se han apreciado frente al dólar: el rublo ruso, el real brasileño, el peso mexicano y el sol peruano. (Foto: Gobierno de México)
Solo cuatro divisas se han apreciado frente al dólar: el rublo ruso, el real brasileño, el peso mexicano y el sol peruano. (Foto: Gobierno de México)

El dólar estadounidense se encuentra en sus máximos de 20 años haciendo temblar la estabilidad de las economías y monedas del mundo, particularmente de los países emergentes y México no es la excepción, aunque el peso mexicano ha contrarrestado la fortaleza del dólar durante prácticamente todo el año.

La incertidumbre económica que prevalece por los riesgos de una recesión global, la extensión de la inflación y los temores de nuevas alzas en las tasas de interés, han impulsado el fortalecimiento de la divisa estadounidense frente a la gran mayoría de monedas del mundo, incluyendo a las de países desarrollados, con una perspectiva de extenderse durante el próximo año, según prevén los analistas del mercado cambiario.

El Índice Dólar DXY, que mide el valor del dólar de Estados Unidos (EU) frente al euro, el yen, la libra y el dólar canadiense principalmente, alcanzó esta semana un nivel de 113 puntos, no visto desde el 2000.

"Este año ha sido en el que han subido más rápido las tasas desde 1982. Estamos hablando de tasas que alcanzan niveles no vistos en por lo menos 10 años. Por otro lado, la debilidad del euro y la libra esterlina se debe a que el camino que ya ha recorrido la Fed es mucho mayor, y ni hablar de las expectativas de esas economías que es muy pobre", explicó en entrevista Alejandra Marcos, directora de Análisis y Estrategia de Intercam Banco; uno de los mayores operadores con divisas del país. 

El fortalecimiento del dólar causa una serie de estragos en la economía global, principalmente en las economías emergentes con abultadas deudas y déficits, como lo enfatizaron Gina Gopinath, primera Subdirectora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Pierre-Olivier Gourinchas, director de investigación del mismo organismo, en un artículo reciente.

“A grandes rasgos, el impacto estimado de una apreciación del 10% del dólar en la inflación es de 1%. Dichas presiones se vuelven especialmente agudas en los mercados emergentes, reflejando su mayor dependencia a las importaciones y mayor participación de las importaciones facturadas en dólares en comparación con las economías avanzadas” escriben Gopinath y Gourinchas.

Sin embargo, en plena fortaleza histórica del dólar, ha llamado la atención que a lo largo del año cuatro monedas han desafiado esta tendencia: el rublo ruso, el real brasileño, el peso mexicano y el sol peruano, en ese orden. La paridad del peso mexicano con el dólar se mantenido alrededor de 20 pesos por divisa verde durante práticamente todo el año. El tipo de cambio Fix de este jueves 20 fue de 20.04 pesos por dólar.  

Esta fortaleza de la divisa mexicana es algo no visto desde 2017 y que el gobierno actual ha presumido como signo de salud económica; pues a diferencia de los sexenios anteriores, la depreciación cambiaria ha sido prácticamente nula al iniciar 2019 cerca de los 19.5 pesos por dólar. 

La economista en Jefe de Grupo Financiero Monex, Janneth Quiroz, atribuye la fortaleza del peso al comportamiento de la economía de EU que ha beneficiado a México en “la parte real”. “El tema de las remesas es un motor significativo para la estabilidad del tipo del cambio, pues comenzaron su proceso de crecimiento récord poco después de la pandemia”, explica Quiróz en entrevista.

Poco después de iniciada la pandemia, la crisis y la incertidumbre global empujaron al peso a su depreciación más importante durante este sexenio al alcanzar una paridad en un rango de 23 a 24 pesos por dólar. Sin embargo, este breve pico impulsó un aumento de las remesas dado que los migrantes intentaron proteger a sus familias aprovechando una tasa de cambio favorable. Pero la llegada de remesas no se detuvo. 

En 2020 el incremento en el valor anual de las remesas fue de 11.4% y en 2021 el repunte se redobló incrementándose 27.1%, su mayor avance anual en 18 años; y para 2022 se prevé un avance anual de 13.4%. 

El alza en las exportaciones también explican la entrada de divisas al país fortaleciendo al peso. Si bien durante este año la balanza comercial de mercancías ha registrado niveles deficitarios -mayores importaciones [salida de dólares] que exportaciones [entrada de dólares]- éstas se mantienen en niveles récord.

Además, agrega Marcos, "tenemos una inversión interna bastante deprimida, entonces las necesidades de dólares en la economía mexicana son mucho menores a la cantidad de dólares que de facto están llegando al país". Y un tercer factor, aunque menor, que favorece al peso fuerte es el regreso del turismo que ha apoyado la recuperación de los ingresos de divisas estadounidenses, aunque ésta apenas se incrementó 3.9% respecto de 2019.

 

Blindaje adicional del peso desde Banxico y gobierno

Normalmente los factores idiosincrásicos -o internos- tienden a durar poco en el comportamiento del tipo de cambio, señala Quiroz Zamora, sin embargo, algunas de las políticas internas han brindado blindaje adicional al peso. 

Particularmente el papel del Banxico en el combate a la inflación ha servido para evitar una depreciación cambiaria que repercuta en los efectos inflacionarios advertidos por el FMI, lo que además ha hecho atractiva la deuda gubernamental mexicana incentivando nuevos flujos desde el extranjero.

"En el acumulado del año todavía tuvimos salidas de inversión en valores gubernamentales por parte de extranjeros de casi 55 mil millones de dólares, cuando Banxico inició el alza de tasas en junio de 2021 estas salidas se frenaron de forma notable. Si bien no estamos ni cerca de los niveles previos, solo en agosto y septiembre ingresaron cerca de 46 mil millones de pesos", destacó la economista de Monex.

Para Alejandra Marcos, ésta ha sido una de las grandes razones por las cuales el peso ha logrado sobrevivir al fortalecimiento del dólar pues “la subida que ha hecho Banxico, ha mantenido un atractivo diferencial de tasas”.

Para Marcos también es de destacar la disciplina fiscal del gobierno que ha logrado mantener el grado de inversión, con una postura sumamente rígida en el gasto “lo que ha posicionado mejor a México respecto a otras economías emergentes gracias a una relativa estabilidad macroeconómica".

 

¿Continuará la fortaleza del peso en 2023?

La pregunta es si a futuro el peso mexicano seguirá manteniendo esta fortaleza. Es un debate que persiste.

Un análisis reciente del banco de inversión Goldman Sachs se decanta porque “podría resultar más persistente a pesar de una imagen de valoración desafiante” principalmente debido a una inflación en Estados Unidos todavía alta y difícil de controlar lo que requerirá la permanencia de mayor restricción por parte de la Reserva Federal, a un ritmo que se le dificultará igualar a los otros bancos centrales del mundo.

La economista en Jefe de Monex advierte sobre los riesgos de la recesión “inducida” en EU por la decisión de la Fed de frenar la inflación creando un escenario de mayor aversión al riesgo con nuevas salidas de capitales en búsqueda de refugiarse en el dólar ante una incertidumbre económica global. 

“Siempre que EU entra en crisis causa que el resto lo haga […] pero a diferencia de la crisis previa, las exportaciones y remesas no gozarían de los estímulos extraordinarios que se otorgaron en la pandemia, pues estos sería contraproducente al frenazo económico que está induciendo la Fed para detener la inflación", dice Quiróz. 

Para Manuel Sánchez, exsubgobernador del Banco de México, la actual estabilidad del peso frente al dólar debe observarse con cautela ante un entorno cambiante. En un artículo que escribió recientemente, Sánchez dice que los analistas “suelen ignorar los rubros de salida y, sobre todo, el hecho de que el déficit de la cuenta corriente, ...ha aumentado durante el presente año”. Pero también el ex miembro de la Junta de Gobierno de Banxico criticó la falta de cuestionamiento a la disciplina fiscal del gobierno que se ha deteriorado en el último año.

Según un análisis de México Evalúa, se podría alcanzar un un déficit fiscal de un billón 134 mil millones de pesos para 2023, equivalente al 3.6% del Producto Interno Bruto (PIB), la mayor proporción desde que se tiene registro desde 1990.

Si bien Hacienda espera mantener un déficit primario de 0% del PIB, ya diversos analistas advierten que existen importantes riesgos para las finanzas públicas, entre ellos sobreestimaciones a la recaudación fiscal por ingresos petroleros y subestimaciones del costo del financiamiento de la deuda. 

Independientemente de lo que acontezca en 2023, para el exsubgobernador “cualquier firmeza del peso, por más asentada que parezca, puede cambiar, en cualquier momento, hacia la continuación de la trayectoria larga de debilidad [de los últimos 28 años]”. 

Un reporte de Moody's Analytics, divulgado por la agencia EFE este jueves, prevé una "corrección depreciatoria" de 20% para el peso mexicano debido a las acciones de endurecimiento monetario que lleva a cabo la Reserva Federal. "Esta corrección podría suceder entre finales de 2022 y a lo largo de 2023, pero podría incluso retrasarse hasta 2024", se lee en el reporte que divulga la agencia, dependiendo de las acciones de la Fed y de Banxico.