Finanzas

El peso digital de Banxico, lejos de las criptomonedas

Será una representación de la moneda de curso legal respaldada por el banco central, a diferencia del Bitcoin y otras criptos descentralizadas.

11-01-2022 07:39 Por : Arena Pública
Banxico espera lanzar el
Banxico espera lanzar el "peso digital" a finales de 2024. (Foto: Senado de la República)

En un inesperado tweet la Presidencia de la República anunció a finales de diciembre que el Banco de México (Banxico) prepara una moneda digital para lanzarla en 2024.

El hecho causó revuelo, y cierta confusión en las redes sociales por el auge de las criptomonedas, sin embargo la difusión de la noticia confirma que el banco central mexicano se prepara para enfrentar un futuro inevitable de intercambios digitales, siguiendo los pasos de la Unión Europea y China quienes tienen planes de crear el Euro y Yuan digitales, respectivamente.

Así como pasó con el efectivo y el crédito, ahora los países están caminando más allá en la creación de nuevos formas de realizar transacciones -desde grandes movimientos financieros, hasta las compras más cotidianas-, destacando entre ellas la adopción de “monedas digitales”, también conocidas como CBDC (Central Bank Digital Currency) por sus siglas en inglés.

Y aunque actualmente las CBDC limitan su presencia prácticamente a unas cuantas islas caribeñas como las Bahamas con el Sand Dollar, Granada y Dominica con el DCash y Nigeria con el E-Naira, la rápida adopción del comercio en línea así como la mayor adopción de herramientas de cobro digitales por parte de negocios tradicionales, sienta las bases para la expansión de estas monedas, especialmente después de una pandemia que impulsó los negocios digitales como nunca antes.

En respuesta a las dudas que surgieron en las redes sociales sobre el anuncio, el subgobernador de Banxico, Jonathan Heath, respondió en un tuit que el plan del banco central fue presentado a detalle en el "Informe anual sobre el ejercicio de las atribuciones conferidas por la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros Julio 2020 a Junio 2021", y que incluye información hasta finales del año pasado.

“Los bancos centrales tienen un papel protagónico para que la innovación y avances tecnológicos puedan traducirse en mejores formas de dinero digital [...] En este contexto se ubican las monedas digitales por parte de bancos centrales, los cuales son reconocidos como una representación de la moneda de curso legal y cuyo registro contable se establece a favor de cualquier individuo”, dice el referido Informe.

Y añade el Informe del banco central: "el Banco de México trabaja en el estudio y desarrollo de una plataforma encaminada a la implementación de una moneda digital tomando como base las características que hoy ya posee la infraestructura de compensación y liquidación del SPEI. Esto es, operatividad 24/7, pagos instantáneos, alta disponibilidad, estandarización de procesos y medidas robustas para administración de riesgos y ciber-resiliencia".

Es decir, estas nuevas moneda digitales sí cuentan con respaldo del banco central, a diferencia de las llamadas “criptomonedas” -activos digitales como el Bitcoin y el Ethereum-, cuyo uso y adopción para distintos tipos de transacciones ha sido rechazado en más de una ocasión por la Junta de Gobierno del banco central debido a su riesgoso uso para la población y el sistema financiero. 

La razón para buscar una CBDC y no las criptomonedas existentes es sencilla: estas tienen las mismas tres cualidades que la moneda en curso, es decir, su versión física en billetes o monedas. 

 

CBDC CRIPTOMONEDAS
Respaldadas por un Banco Central (B.C.) Descentralizadas.
Estabilidad basada en la confianza del B.C. Alta volatilidad al no estar respaldadas en nada.
Al ser una versión digital de una moneda en curso, su aceptación es universal dentro del país. Muy pocos negocios aceptan criptomonedas como medio de pago.
Parte del Sistema Financiero y reguladas por éste, con lo que se fortalece la formalidad y legalidad de las transacciones. Las transacciones en cripto son anónimas, pudiendo ser un mecanismo de financiamiento de actividades ilícitas.



Con información de BBVA

Estas cualidades son servir como medio de pago o intercambio, capacidad de guardar valor y poder ser usada como una unidad de medida, mismas que ninguna criptomoneda tiene dada su elevada volatilidad y aceptación limitada como medio de pago.

Además de ello, el Banxico indentifica como otro de los riesgos que “los activos virtuales aún representan un riesgo considerable en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo debido al anonimato que provee este tipo de activos en la realización de transacciones, la facilidad para transferir los activos virtuales a distintos países, así como la ausencia de controles y medidas homogéneas a nivel global”.

Adopción de peso digital no será a corto plazo

La creación de esta nueva herramienta financiera aún se encuentra en las primeras fases y no se espera que sea lanzada hasta por lo menos finales del año 2024. Aún con ello, ya está en funcionamiento el primer paso: el Cobro Digital (CoDi)

Este proyecto, disponible desde 2017, permite la realización de transferencias electrónicas a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), en las que a través de una aplicación la persona que desea cobrar un producto o servicio genera un código QR que es utilizado como referencia por el comprador para solicitar la transferencia a su institución bancaria.

En su segunda etapa, que podría iniciar entre este año y 2024, el CoDi evolucionaría a un “esquema de órdenes de pago tokenizadas”, es decir, en lugar de dinero se otorgaría un “token” cuál si fuera un cheque que puede ser rediminido por la institución bancaria. 

“Finalmente, y a partir de los elementos desarrollados en las dos etapas previas, se contempla el desarrollo de funcionalidades para constituir registros de moneda digital a favor de usuarios directa o indirectamente en el banco central”, señala el informe de Banxico. 

No obstante, la adopción de este método de pago y la normalización de su uso entre la población podría tardar mucho más tiempo, especialmente en una economía con una alta informalidad como la mexicana, donde el uso de efectivo sigue siendo dominante. 

La impopularidad del CoDi a más de dos años de su entrada en funcionamiento es un ejemplo de ello. Según la Condusef el uso de este método es aún limitado, principalmente “porque hasta ahora hay muy pocos comercios y servicios que han implementado esta aplicación para que su clientela pueda pagar” y ni siquiera la pandemia, que impulsó el número de transacciones digitales, pudo ayudar a popularizarle.

Hoy en día los negocios más conocidos en los que puede pagarse con CoDi son Chedraui, La Comer, Coppel, Telcel, Liverpool, Telmex, Farmacias del Ahorro, Soriana, Sanborns, Tiendas 3B, Intercompras, Office Depot y RadioShack.

Adicionalmente, este año, las estaciones de recarga del Metrobús de la CDMX comenzaron a aceptar CoDi como medio para recarga de saldos, mismo que puede ser utilizado en toda la Red de Movilidad Integrado de la ciudad.