Legisladores y Profeco: Un cargador único para electrónicos en México

17-11-2022 08:00

La protección al consumidor en México se ha limitado a un monitoreo de precios, y a mediar con poco éxito las disputas entre los vendedores de bienes y servicios y los consumidores. El poco éxito se debe a que no se le ha concedido a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) los “dientes” para verdaderamente representar a la ciudadanía en materia de consumo.

En adición, la Profeco en realidad debería de pertenecer a la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), para que la protección al consumidor sea integral. Existen países en los que ello sucede.

Rara vez hemos visto, creo que nunca, que la Profeco lance una iniciativa relacionada con la protección de los consumidores. Permítaseme retomar la recién aprobada iniciativa de un cargador de electricidad y batería común a todos los celulares, tabletas, cámaras digitales, auriculares, consolas, teclados, bocinas, aparatos de navegación audífonos, y “mice” que se aprobó en Europa. Para 2024 todos deberán contar uno común. Para 2026 esa disposición se aplicará también a las computadoras personales (Laptops).

En ese continente fue un camino largo, pero se llegó a buen puerto (dejo la liga para que se revise). El puerto para conexión deberá ser del tipo USB.

La propuesta presenta muchas aristas. Del lado del consumidor esto puede beneficiarle porque puede conservar el mismo cargador para varios aparatos, y para varios años. Esto a su vez significa que los aparatos nuevos ya no tienen que incluir el cargador con lo que el precio del celular o tableta puede disminuir. En otras palabras “empodera” al consumidor para realizar elecciones más acordes a sus necesidades. Es decir, el consumidor no estará atado a un manufacturero, sino que puede cambiar fácilmente si así lo desea.

Del lado del medio ambiente, esta medida es importantísima, porque reducirá el desecho electrónico, el que se ha probado produce contaminación y daño al medio ambiente de manera considerable.

Nuestros legisladores debieran escribir una iniciativa al respecto en coordinación con la Procuraduría Federal del Consumidor, la secretaría de Economía y la propia COFECE. Ésta última debe argumentar que un cargador distinto entre aparatos y, peor aún, un cargador distinto de una marca en particular para distintos modelos de la misma, atenta contra la elección de los consumidores y los “ata” con una marca de manera poco justa.

Con tanta polarización y grilla, el Estado se ha olvidado del consumidor. Acciones simples como éstas, pueden beneficiarlo, así como también al medio ambiente.