Economía

Fed modera optimismo económico en EU, con impacto en la previsión sobre México

La Reserva Federal de EU recortó a 5.9% su pronóstico de crecimiento para 2021, además de adelantar un posible incremento de tasas para 2022.

23-09-2021 00:07 Por : Arena Pública
La mitad de los miembros de la FOMC esperan que la primera alza de tasas se dé en 2022 (Foto: Reserva Federal)
La mitad de los miembros de la FOMC esperan que la primera alza de tasas se dé en 2022 (Foto: Reserva Federal)

Los Estados Unidos crecerán menos de lo esperado en 2021 y la inflación seguirá alta por más tiempo del esperado, estimó la Reserva Federal (Fed) estadounidense.

En la presentación de su última decisión de política monetaria, la Fed dejó sin cambios la tasa de interés de 0.25 puntos base, sin embargo, destacó un panorama menos alentador para la economía estadounidense incluyendo un crecimiento de 5.9%, menor al 7% anteriormente esperado, y una mayor tasa de desempleo de 4.3%.

En conferencia de prensa, el presidente de la Fed, Jerome Powell, indicó que la mayoría de los sectores afectados por la pandemia han mejorado en los últimos meses, sin embargo el aumento de los casos de COVID 19 ha frenado la recuperación lo que puede observarse en los indicadores de consumo doméstico así como en los problemas en las cadenas de suministro de la industria.

Aun cuando las políticas adoptadas para nutrir la recuperación económica estadounidense dieron un fuerte impulso a la economía estadounidense durante el primer semestre del año, los últimos resultados apuntan a que el impacto fue menor al esperado, comentó en entrevista Alfredo Coutiño, economista en jefe para América Latina de Moody's Analytics.

"La trayectoria más reciente mostrada por la economía estadounidense permite anticipar que el crecimiento será menor al estimado anteriormente, lo cual no es malo, pero evidencia que se sobreestimó el impacto de las medidas de política económica en la evolución de la economía a lo largo del 2021", señaló el economista.

Coutiño agregó que parte de esa revisión tiene como origen el que no se anticipaba que la interrupción en las cadenas de suministro de insumos clave -como los semiconductores- para algunas industrias manufactureras como la de automóviles y electrónica, se extenderían producto de la pandemia.

Desde mediados del segundo trimestre y en lo que va del tercer trimestre del año, la tercera ola ha ralentizado la producción industrial de algunos componentes en Asia así como creado cuellos de botella en los principales puertos del Pacífico, complicación que según los pronósticos de la industria, no se resolverán en este año.

El recorte de expectativas de la Fed está en sintonía con el recién anunciado recorte de expectativas de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) quienes también pronosticaron un crecimiento del PIB estadounidense de 5.9% en este año.

Luis Gonzalí, codirector de inversiones de Franklin Templeton aseguró que ante los nuevos pronósticos del organismo monetario estadounidense las expectativas más optimistas sobre el crecimiento de la economía mexicana dejaron de ser realistas.

"La Fed se une a los analistas globales y baja su previsión de crecimiento 2021 de 7 a 5.9%. ¿Aún así creemos que México crecerá 6.3% este año? ¡No hay forma!", escribió en su cuenta de Twitter.

Para el economista de Moody's, las nuevas expectativas sobre EU, cuya demanda externa ha sido el motor de la recuperación en México, auguran consigo un menor crecimiento para la economía del país.

"Para bien o para mal, la economía mexicana tiene una alta dependencia del ciclo económico estadounidense, en ese sentido, el hecho de que la economía estadounidense ahora se espera que crezca un punto porcentual menor, implica que México puede crecer menos también, sobre todo ante la falta de poder contracíclico que tienen las políticas fiscal y monetaria en el país" explicó Coutiño.

En la mas reciente revisión de pronósticos sobre el crecimiento de la economía mexicana los analistas del sector privado comenzaron a tomar distancia de los pronósticos oficiales. 

Crece ala hawkish de la Fed

Otra declaración importante de la Fed fue el adelanto de un posible incremento de la tasa de interés hacía 2022.

La mayoría de los analistas consideraban que luego de las señales dadas por Jerome Powell en Jackson Hole y el ligero "enfriamiento" de la inflación en agosto, la Fed anunciaría que el tapering -es decir, la reducción de estímulos monetarios- comenzará en noviembre, pronóstico que se fortaleció.

Sin embargo, la mitad de los integrantes del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) ahora esperan un incremento de 0.25% en el 2022, seguido de otros tres incrementos iguales en 2023. Anteriormente no se esperaba ningún incremento en 2022 y solo dos en 2023.

"Es bien probable que así sea. A menos que la economía pierda más fuerza por otros choques negativos ahora inesperados", comentó vía Twitter el economista Marco Oviedo.

Para Alfredo Coutiño, el giro hawkish adoptado por la Fed, luego de varios meses de negar el retiro de estímulos, se debe a que ahora hay mayor evidencia de que la inflación se quedará por un tiempo mayor a pesar de que al final será transitoria.

"Se corre el riesgo de que deteriore expectativas y ello ocasione una inercia inflacionaria de mayor duración, por eso ahora las autoridades están considerando empezar a normalizar las condiciones monetarias antes de que el destino inflacionario los alcance", dijo.