Economía

Actividad industrial 'la libró' en junio y creció 0.06%, pero riesgos seguirían aumentando

La actividad manufacturera cayó 0.05% en el mes y dentro del indicador 15 de las 21 categorías tuvieron pérdidas.

11-08-2022 11:11 Por : Arena Pública
Actividad industrial 'la libró' en junio y creció 0.06%, pero riesgos seguirán aumentando
Actividad industrial 'la libró' en junio y creció 0.06%, pero riesgos seguirán aumentando

La actividad industrial en México está estancada, aunque lejos de la contracción de 0.3% que se estimaba hace unas semanas.

En medio de un entorno económico global adverso, la industria del país resistió en junio y logró un avance marginal de 0.06% en la comparación mensual, según cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), registrando su peor comportamiento en cuatro meses.  A tasa anual, el indicador creció 3.79%, ligeramente por debajo del 3.9%, esperado por el consenso de analistas. 

El Indicador Mensual de la Actividad Industrial se ubicó en 101.5 puntos en junio pasado, lo que representó que la actividad industrial del país está 0.52% por debajo de su nivel prepandemia en febrero de 2020 y 4.3% debajo de su máximo histórico en septiembre de 2015.

Con series ajustadas por estacionalidad, la minería creció 2.1% en el sexto mes de 2022 con respecto al mes anterior, lo que compensa la caída de 0.4% registrada en mayo.

Al interior del indicador, la extracción de petróleo y gas registró un decremento de 0.1%, lo que contrasta con lo reportado hace unos días por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Según datos del organismo, la producción de petróleo en México fue de un millón 624 mil barriles diarios en junio pasado, lo que significó un incremento mensual de 0.49%. En tanto que el gas natural tuvo un crecimiento de 1.6%.  Por su parte, según el INEGI, el sector no petrolero repuntó 0.8% tras la caída previa de 1.6%. 

La construcción avanzó 0.3% en el mes, impulsada por las obras de ingeniería civil, que aumentaron 1.4%. Cabe señalar que la gran mayoría de estas obras pertenecen al sector público, empujadas principalmente por la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, y el Tren Maya.

En contraste, la edificación, que en su mayoría abarca al sector privado, se contrajo 1.5% en junio, tras la caída mensual de 2.5% en mayo; ésto a pesar del buen comportamiento que mantiene la construcción de naves industriales. En buena parte, la caída puede explicarse por el pobre desempeño del sector residencial que ha sido duramente impactada por mayores costos y por dificultades de acceso para la adquisición de algunos materiales debido a que las cadenas de suministro no han logrado restablecerse. 

Datos del Registro Único de Vivienda, han registrado trambién esta caída en los últimos meses. Por ejemplo, en junio de 2022, el RUV registró 12 mil 158 nuevas viviendas, cuando el mismo mes del año anterior se registraron 17 mil 801; es decir una caída del 32%. Asimismo, durante el primer semestre del 2022 se edificaron 66 mil 859 unidades, una caída de 20.61% respecto al mismo periodo del 2021.

Finalmente, según INEGI, los trabajos especilizados para la construcción subieron 3.7%, sumando su cuarto incremento mensual consecutivo. 

Por su parte, las industrias manufactureras tuvieron una ligera contracción de 0.05% en junio, donde sólo 6 de los 21 componentes subieron en el mes. Esto se dio luego del avance mensual de mayo de 0.2%.

Entre aquellos sectores con las mayores alzas destacan los equipos electrónicos (+3.6%) y la industria alimentaria (+0.9%). Por el contrario, hubo caídas en la produción del sector automotriz (-1.1%), equipo eléctrico (-2.0%) y fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (-15.7%). 

 

Ven un segundo semestre complicado

Si bien los resultados de la actividad industrial en junio resistieron, las cifras de desaceleración sí han encendido las alarmas hacia adelante.

Grupo Financiero Monex destacó que la desaceleración "es evidente y alarmante", añadiendo que "ante la amenaza de disrupciones al comercio por las controversias en torno al T-MEC será difícil que los resultados se mantengan, lo que aplanará la tendencia de crecimiento".

Por su parte, Banorte considera que el principal viento en contra es la probable desaceleración de la economía de Estados Unidos, lo que irá a la mano de niveles todavía elevados de inflación. "En conjunto, ambos factores aluden a una menor demanda en los próximos meses en un entorno en el cual los problemas de cadenas de suministro continúan, a pesar de ir mejorando gradualmente".

No obstante, en el balance general, la instutución financiera señala que la industria podría continuar creciendo en los próximos meses, aunque a un menor ritmo, debido a que "hay señales de que una menor demanda está ganando importancia relativa respecto a los temas de oferta".

Banco Ve por Más añadió que "algunos cuellos de botella en la proveeduría seguirían cediendo, mas no desaparecerán en el corto plazo. Por el lado de la demanda, prevemos que los altos niveles de inflación y mayores tasas de interés induzcan una desaceleración en el consumo privado, la inversión fija bruta y las exportaciones [...] Aunque el panorama económico en este año es menos favorable, es posible que, en los próximos años, México sea beneficiado por la relocalización de proveedores de la industria norteamericana, que hoy se encuentran en regiones más remotas, como Asia.