Cultura

El arte se lanza contra la religión. ¿Libertad de expresión o discurso de odio?

La religión, hablando específicamente del cristianismo, siempre ha estado presente en el arte. En épocas pasadas, los artistas trataban de reflejar lo sublime de la divinidad en sus obras.

23-01-2019 12:00 Por : Arena Pública
"La crucifixión de San Pedro" de Guido Reni (Foto: Musei Vaticani)

Durante la Edad Media, el arte debía estar al servicio de Dios; sin embargo, en el arte actual las cosas son muy distintas.

Mientras que año con año, la Plaza de San Pedro se satura con los ríos de gente que desea apreciar por unos momentos la magnificencia de la basílica papal, la exposición de ‘Sacred Goods’ en el Museo de Arte de Haifa, Israel, volvió a desatar la polémica entre arte y religión al exhibir piezas que la minoría cristiana de esa nación considera ofensivas.

Los Museos Vaticanos, están dentro de los más visitados del mundo. El recorrido finaliza con el pasillo que comunica el museo con la Capilla Sixtina, en donde los ojos no saben dónde posarse.

En la Ciudad del Vaticano se despliega una cantidad impresionante de oro adornando las paredes, de mármol esculpido para las tumbas de los papas, junto a una de las colecciones de arte más grandes del mundo.

Es esto lo que lo vuelve tan atractivo para turistas, tanto laicos como creyentes, pero también una de las razones de la crítica que el arte moderno utiliza ahora en sus trabajos, en medio de, quizá, el cisma religioso más grande hasta ahora.

Fue así como la exposición de ‘Sacred Goods’ con piezas de arte como el Ronald Mc’Donalds crucificado y la Barbie Virgen María, recibió duras críticas, actos de intolerancia y censura.

Las protestas no se hicieron esperar y llegaron al extremo de que una bomba incendiaria fue lanzada contra el museo de arte. Las autoridades respondieron de inmediato con gas lacrimógeno.

 

 

La ministra de cultura, Miri Regev, ha anunciado que las polémicas piezas serán retiradas de la exposición.

El artista Leinonen, responsable del McJesus, por su parte también pidió que se retirara su pieza de la exhibición, pero porque él apoya el boicot palestino en contra de Israel.

Esta muestra de arte, que originalmente estaba pensada para criticar al capitalismo como una idolatría moderna, ha superado sus propias expectativas. Funciona, por un lado como muestra de la religión como herramienta política y por otro de la intolerancia que siempre ha mostrado la Iglesia Católica a cualquier otra forma de expresión, pues en ningún momento el propósito fue agredir las creencias cristianas.

No fue así el caso de otra exhibición alojada en el museo español Reina Sofia. En esta muestra, donde se puede encontrar mensajes como “La única iglesia que ilumina es la que arde”, sí se pueden encontrar ejemplos que pueden ser tomados como discursos de odio.

Pese a que el objetivo de los artistas que participan con este tipo de obras es el de reflejar, precisamente, la violencia que ha mostrado la Iglesia a lo largo de la historia, están cayendo en una actitud incongruente al instigar a la gente a violentar la libertad de culto de sus semejantes.

Este tipo de mensajes ya fueron llevados a la realidad por parte de algunos personajes relacionados con el círculo musical del black metal noruego, cuando se registraron incendios de varias iglesias en el país.

El discurso de los músicos era que el cristianismo había invadido y erradicado su propia cultura, y debía ser exterminado.

 

En esta portada de la banda Burzum se aprecia una iglesia quemada por su fundador Varg Vikernes.

 

Con este tipo de acciones criminales que han llegado, incluso, al asesinato, pretenden exponer los delitos de la doctrina cristiana. Buscan combatir fuego con fuego.

Aquí se plantea entonces la pregunta: ¿hasta qué punto la libertad de expresión se convierte en un arma para instigar a la violencia?

MÁS INFORMACIÓN: Escultura de payaso McDonald crucificado genera protestas.

MÁS INFORMACIÓN: España: Cuando el arte ataca la libertad religiosa, ¿sigue siendo arte?