Tecnologías y Educación

Advierten profesores sobre golpe a la autonomía del CIDE con salida de López Ayllón

05-03-2018 13:51

Estamos frente al riesgo del retroceso en la autonomía relativa que nuestra institución ha conquistado, lo que abre la posibilidad de que el CIDE se convierta en botín político; se lee en el correo enviado por el doctor Ugo Pipitone

Sergio López Ayllón, doctor en derecho por la UNAM e investigador Nivel III, es director general del CIDE desde 2013 Agrandar
Sergio López Ayllón, doctor en derecho por la UNAM e investigador Nivel III, es director general del CIDE desde 2013

El próximo 8 de marzo, Sergio López Ayllón, director del CIDE, dejará la dirección o continuará con su encargo.

El Centro de Investigación y Docencia Económicas es una de las instituciones de investigación y enseñanza superior más importantes del país. Y lo es, particularmente, en las áreas de políticas públicas, economía y ciencias políticas en las que sus investigadores han destacado por sus propuestas y posiciones críticas en los últimos años.

López Ayllón inició su periodo de 5 años al frente del CIDE en marzo de 2013 y, de continuar la tradición que ha imperado en la institución en las últimas 3 décadas, el actual director deberá continuar por otro periodo de 5 años más, hasta 2023.

Sin embargo las inquietudes de las últimas semanas al interior de la comunidad docente, van en sentido contrario.

El 2 de marzo pasado el doctor Ugo Pipitone –uno de los investigadores con una larga trayectoria en la institución- envió un correo a los profesores del CIDE con estas preocupaciones, advirtiendo que “estamos frente al riesgo del retroceso en la autonomía relativa que nuestra institución ha conquistado, lo que abre la posibilidad de que el CIDE se convierta en botín político de quienquiera que ejerza el poder a escala nacional o se sienta destinado a ello”.

Aquí el correo textual:

 

Estimados colegas,

me permitiré dar voz a conjeturas que circulan ampliamente en el CIDE. Aparentemente Conacyt habría ejercido presión indebida sobre el actual director de la institución para que no se presentara a la renovación de su cargo. No tengo certeza de que esto sea cierto, pero, de serlo, quisiera hacer dos comentarios.

Primero. Hasta ahora a lo largo de tres décadas cada director del CIDE fue ratificado por un segundo periodo; de no ocurrir lo mismo en esta ocasión, a pesar del amplio reconocimiento del que goza Sergio López Ayllón, la anomalía sería evidente.

Segundo. Cabe la seria posibilidad que, de ser este el caso, se trataría de una retorsión de tipo político por la autonomía mostrada por el CIDE en años recientes sobre temas tan vitales para el país como la seguridad, la lucha a la corrupción y el sistema de justicia.

No quiero lanzar alarmas injustificadas pero estamos frente al riesgo del retroceso en la autonomía relativa que nuestra institución ha conquistado, lo que abre la posibilidad de que el CIDE se convierta en botín político de quienquiera que ejerza el poder a escala nacional o se sienta destinado a ello.

P.S. Dados estos temores y estas premisas, anteayer, durante la reunión convocada por Conacyt para oír nuestras opiniones, me sentí, como persona y como empleado del CIDE, profundamente humillado.

Sin más, saludos a todos,

Ugo Pipitone  

 

 

Arena Pública buscó al doctor Pipitone para pedir su opinión al respecto, pero el también investigador Nivel III se negó a emitir cualquier comentario adicional.

La versión de la salida de la dirección de López Ayllón se fortaleció desde el lunes 26 de febrero cuando entraron a la contienda dos candidatos: Jorge Schiavon, quien es el coordinador de estudios migratorios; y Edgar Ramírez, actual director de la revista Gestión y Política Pública.

El domingo 4 de marzo la columna Templo Mayor del diario Reforma, dio como un hecho el cambio de López Ayllón citando a los propios profesores y aduciendo la molestia que hay en el gobierno federal por las constantes críticas de los investigadores del CIDE a la transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción desde el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El propio Sergio López Ayllón ha sido un crítico en estos asuntos como cuando en julio pasado fue entrevistado por el periodista Carlos Puig en Milenio Televisión. Pero no es el único caso. Diversos reconocidos investigadores del CIDE, que participan en medios de comunicación como comentaristas y articulistas, han expresado duras críticas sobre la ausencia, ejecución y evaluación de estas políticas en programas de radio, cadenas de televisión abiertas y en los diarios de circulación nacional.

 

Te puede interesar: Ratifican a López Ayllón en la dirección del CIDE por 5 años más - 7 de marzo, 2018

 

Ugo Pipitone –un economista experto en asuntos del desarrollo económico que labora en el CIDE desde 1987 y que acaba de publicar el libro “Un Eterno Comienzo” sobre las fallidas promesas de presidentes como Carlos Salinas, Vicente Fox y Enrique Peña Nieto- puso el acento en su misiva digital, en los riesgos sobre el retroceso en la autonomía del CIDE para convertirse en mero botín político, ante el relevo de López Ayllón.

Hay que hacer notar que la comunidad del CIDE no elige a su director, sino que recomienda al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), organismo dependiente del Ejecutivo Federal, que toma la decisión. En la Junta de Gobierno del Conacyt participan 13 miembros de los que 7 son funcionarios del gobierno federal. Es interesante hacer notar que el actual director de Conacyt es Enrique Cabrero, quien fue el antecesor de López Ayllón en la dirección del CIDE.

La sola sospecha de que el gobierno federal entorpece la continuidad del actual director del prestigiado centro de investigación por razones políticas, coloca al gobierno de Peña Nieto –otra vez- en la antípodas de las libertades de expresión y de cátedra, de cara a las elecciones de julio próximo.

 

MAS INFORMACIÓN: Portal del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE)

 

Comentar