Acusan a Ricardo Anaya de lavado de dinero para comprar inmuebles

20-02-2018 18:02 Por : Arena Pública
El abogado de los acusadores informó que están siendo amenazados y perseguidos, por lo que decidieron denunciar.
El abogado de los acusadores informó que están siendo amenazados y perseguidos, por lo que decidieron denunciar.

El abogado Adrián Xamán McGregor denunció que el candidato presidencial de la coalición ‘Por México al Frente’, Ricardo Anaya Cortés, “lavó dinero” mediante una triangulación en paraísos fiscales en México, Canadá y Suiza, con el fin de poder borrar los rastros de los recursos utilizados para la compra de una nave industrial de la empresa Juniserra.

De acuerdo con una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR), el empresario mexicano Manuel Barreiro Castañeda, respaldó y ayudó al candidato para efectuar la triangulación de recursos por aproximadamente 54 millones de pesos para beneficio de la empresa propiedad de Anaya y su familia política.

Esta denuncia realizada por las mismas personas que apoyaron a Barreiro a crear un esquema de transacción de recursos a través de varios países, paraísos fiscales y la inclusión de empresas fantasmas para poder ocultar el origen de los recursos de la venta de esa nave industrial.

Mediante una conferencia de prensa, encabezada por el abogado McGregor - representante de los acusadores Alberto “N” y Daniel “N” cuyas identidades están protegidas- informó que están siendo amenazados y perseguidos, por lo que decidieron denunciar.

El lote fue comprado por Juniserra, en 10 mdp a Barreiro y dos años más tarde se la vendió como nave industrial en 54 mdp. Con dinero proveniente del empresario inmobiliario se pudo triangular a varios países y paraísos tributarios para llegar a la sociedad financiera llamada Tesorem, propiedad de los clientes de Xáman McGregor.

De esta sociedad financiera salieron los 54 mdp a una empresa fantasma llamada Manhattan Master Plan Development, donde formalmente se compró el lote a Juniserra.

Los propietarios originales de la empresa fantasma eran dos empleados de Barreriro; sin embargo, sería completamente ilógico que dos empleados de bajos recursos compraran una nave industrial de 54 mdp, así que se colocó como propietario a Juan Carlos Reyes García, hermano de un alto ejecutivo del empresario mexicano.

Con información de Forbes.