Política Social y Seguridad

Automatización no robará empleo a mujeres... pero lo abaratará

31-08-2017 11:00

Los robots no pueden ofrecer empatía u otorgar un cuidado humano a otras personas.

Los trabajos de enfermería, servicio doméstico y asistentes personales son tres de los empleos que más crecimiento tendrán entre 2014 y 2024. Agrandar
Los trabajos de enfermería, servicio doméstico y asistentes personales son tres de los empleos que más crecimiento tendrán entre 2014 y 2024.

Por fin un beneficiado con la automatización del trabajo, pero solo será a medias.

Las mujeres podrían salir vencedoras en la lucha entre el ser humano y la máquina, asegura el documento “Automatización, mujeres y el futuro del trabajo” publicado en julio de 2017 por el Instituto de Estudios para el Desarrollo en Inglaterra.

Los trabajos de enfermería, servicios doméstico y asistecia personal son tres de los empleos que más crecimiento tendrán entre 2014 y 2024, de acuerdo con el documento, pues lo sistemas de robótica no pueden ofrecer empatía o intercambiar experiencias.

Sin embargo, una sombra acecha el beneficio de las mujeres, el bajo salario que se paga en esos trabajos, del cual no se espera aumente con el tiempo.

Si bien estos empleos están llenos de mujeres -tan solo en México se estima que el 87% de quienes se dedican a la enfermería son mujeres, de acuerdo con el comparador de carreras del IMCO- sus salarios están por debajo del promedio de los profesionistas dedicados al área de la salud.

El salario promedio de una enfermera profesional con contrato y una jornada laboral completa es de 9 mil 458 pesos, es decir, mil 469 pesos menos que un profesionista de ciencias de la salud, cuyo salario promedio es de 10 mil 927 pesos, de acuerdo con el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

 

Las enferemas ganan mil 469 pesos menos que un profesionista de ciencias de la salud. 

 

No obstante, la peor parte la llevan las trabajadoras domésticas. Existen más de 1 millón 843 mil 920 mujeres como trabajadoras de servicios domésticos que prestan sus servicios en al menos el 6.4% del total de los hogares de México y que representan el 90% de quienes se dedican a este trabajo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del Inegi.  

Y a pesar de sus largas jornadas laborales, se estima que el gasto promedio mensual de un hogar para trabajadoras domésticas es de mil 740 pesos, de acuerdo con datos publicados por el gobierno federal en agosto de 2016. De trabajar 30 días, esto implicaría un pago diario de 58 pesos, un monto por debajo del salario mínimo de 80 pesos. 

El trabajo doméstico es una de las actividades más vulnerables al trabajo forzoso, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, junto con la agricultura, la construcción, el entretenimiento y las manufacturas, área en donde el 37% la fuerza laboral está constituida por mujeres, de acuerdo con la ENOE.

 

Te puede interesar: Creación de empleos en el nuevo entorno de automatización, 8 de agosto de 2017. 

 

La necesidad de un trabajo digno

Tanto el incremento de los trabajos como su baja remuneración demuestran la necesidad de un aumento en la calidad de los trabajos por la población a la que involucra, especialmente en el de las trabajadoras domésticas.

Para ello se creó la Recomendación 201, un instrumento generado por la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo en 2011, que si bien no es obligatoria es una fuente de orientación para los países para medir los estándares actuales de este trabajo entre sus ciudadanos.

 

El trabajo doméstico es una de las actividades más vulnerables al trabajo forzoso. 

 

Algunos de los consejos son tomar medidas para asegurar la libertad sindical y el reconocimiento a la negociación colectiva; la reglamentación de las condiciones de trabajo y vida.

Esto incluye que los trabajadores tengan un contrato donde se describa las labores del puesto de trabajo, contenga derecho a licencia por enfermedad, tasa de remuneración de horas extras, pagos a los que tiene derecho (si es que incluye un porcentaje de pago en especie) detalles relativo a su alojamiento y vacaciones pagadas.

Los pagos en especie deben estar limitados y si se exige la residencia, esta no puede ser tomada como pago salarial. Además, su alojamiento debe considerar la seguridad del trabajador, así como buenas condiciones de estancia e higiene.  

 

Te puede interesar: México logra y mantiene el 1° lugar en víctimas de la esclavitud moderna, 11 de agosto de 2017.

 

El estatus de México

En el país los trabajadores domésticos pueden afiliarse de manera voluntaria al Instituto Mexicano del Seguro social, sin embargo, en agosto de 2016 solo lo habían hecho 3 mil 248 personas, es decir el 0.1% de la población contabilizada en este rubro.

Y es que de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo los empleadores no tienen la obligación de inscribir a sus trabajadores al Seguro Social, únicamente de proporcionarle atención médica cuando sea necesario y hasta por un mes.

Así mismo, los alimentos y la habitación pueden ser tomados como el 50% del salario del trabajador.

Y en cuanto a las jornadas de trabajo, son de un máximo de 12 horas, mismas que no incluyen un descanso mínimo de tres horas entre actividades matutinas y vespertinas, y el descanso mínimo nocturno de nueve horas.    

    

 

MÁS INFORMACIÓN:  Automatización, mujeres y el futuro del trabajo, Instituto de Estudios para el Desarrollo, julio de 2017. 

MÁS INFORMACIÓN: Derechos iguales para las trabajadoras del hogar en México, Conapred, 2012. 

Comentar