Economía y Sistema Financiero

Alza de precios absorbió incrementos salariales en 2016 y podría hacerlo en 2017

La inflación impidió que el aumento de los salarios alcanzara para comprar un 3.9% más, sólo alcanzó para un 0.6% más en promedio.

01-03-2017 14:43 Por : Arena Pública
Si se toma como referencia sólo el aumento en precios de insumos básicos, los salaios disminuyen en términos reales.
Si se toma como referencia sólo el aumento en precios de insumos básicos, los salaios disminuyen en términos reales.

Los incrementos salariales no han empoderado el bolsillo de los trabajadores.

El alza de precios de 2016 absorbió cualquier negociación de aumento salarial de los contratos colectivos de trabajo.

Por una sencilla razón: el precio de los alimentos y servicios que consumen los ciudadanos sufrió incrementos superiores a los que pudieron lograr los líderes sindicales al negociar el salario de los trabajadores.

Las negociaciones de más de 7,500 contratos colectivos lograron un aumento salarial promedio de 3.9% a lo largo de 2016, pero la inflación cerró el año a una tasa de 3.3%.

Si al incremento promedio de los salarios se le descuenta el de los precios en términos generales resulta que el aumento fue de tan sólo 0.6%.

Incluso el aumento de los salarios resulta negativo si se contrapone con el incremento que sufrieron los precios de insumos básicos para la vida cotidiana.

Como los alimentos y bebidas que crecieron 4.3% durante 2016 y el del transporte que subió 4.2%, si se restan esos aumentos los salarios de los contratos colectivos de trabajo sólo crecieron 0.4%.

En el mejor de los casos los 2.2 millones de ciudadanos que trabajan bajo el amparo de un contrato colectivo de trabajo tuvieron un incremento en su salario, aunque casi nulo.

 

Te puede interesar: Depreciación del peso noquea precios de productos básicos, 10 de enero de 2017

 

Pero esta población representa apenas al 4% del total de las personas que laboran en el país. De la mayoría de los trabajadores en México -el 57% o alrededor de 30 millones- se desempeña en el sector informal donde no hay contrato que asegure un incremento salarial.

Los aumentos que han registrado los precios de los alimentos y servicios a partir de enero de 2016 se deben principalmente a la decisión de la secretaría de Hacienda de aumentar el costo de la gasolina, pues es uno de los insumos esenciales para la producción de bienes y servicios.

Tan sólo en enero pasado el costo del combustible había aumentado más de 20% anual y los incrementos continuarán a lo largo de 2017.

 

Te puede interesar: 5 mentiras que Enrique Peña dijo en su mensaje sobre las gasolinas, 6 de enero de 2017

 

Este año la historia podría repetirse, los aumentos salariales podrían ser absorbidos por el incremento de los precios a menos de que las negociaciones de los contratos colectivos aseguren tasas superiores a 5.3%, el nivel de inflación al que los analistas pronostican que cerrará el año.