Viajes

Cerrará la panadería La Espiga en Insurgentes, ícono de la CDMX

La Espiga es una de las panaderías antiguas de la Ciudad de México, que al día de hoy sigue atrayendo cientos de clientes.

09-12-2022 13:16 Por : Arena Pública
Cerrará la panadería La Espiga en Insurgentes, ícono de la CDMX
Cerrará la panadería La Espiga en Insurgentes, ícono de la CDMX

La panadería La Espiga, ubicada en Av. Insurgentes Sur, esqina con Baja California, en la colonia Hipódromo Condesa, cerrará sus puertas la próxima semana. 

La información fue dada a conocer por la propia sucursal, pues se colocaron letrerors en sus puertas que anuncian el cierre definitivo de la tienda. En el lugar no sólo se vende pan, sino comida preparada, abarrotes y bebidas, entre otros.

“A nuestros clientes y amigos, les informamos que el día 16 de diciembre cerramos definitivamente esta panadería, agradeciendo infinitamente su preferencia de tantos años”, indica el letrero que está a la entrada del establecimiento.

Con más de 70 años de historia y siendo uno de los espacios icónicos de la Ciudad de México al estar en una de las esquinas más transitadas de la ciudad, diversas personas y clientes mostraron su decepción al saber que pronto desaparecerá.

 

¿Por qué cerrará La Espiga de Insurgentes?

Hasta el momento no se ha revelado el motivo oficial del cierre de la sucursal. 

Reportes de vecinos y clientes han señalado que su cierre podría deberse al posible desarrollo de un edificio o alguna tienda comercial en el predio.

 

Un espacio que marcó a más de una generación

La Espiga forma parte de las panaderías antiguas de la Ciudad de México, que al día de hoy sigue atrayendo cientos de clientes todos los días.

Fue fundada en la década de los 40 por Antonio Ordóñez Ríos, mexicano de padres españoles que se instaló en el país después de la Guerra Civil española. En su tiempo, la panadería tomó relevancia por su modelo de autoservicio, el cual le ayudó a incrementar sus ventas.

Ante el anuncio del cierre, varios usuarios han aprovechado la noticia para recordar con nostalgia sus mejores momentos en la panadería. 

"Papá trabajó muchos años a un par de cuadras. Con frecuencia el pan, en casa, venía de La Espiga. Cuando llego a pasar, les compro. Otro pedacito de ciudad que se desvanecerá", escribió la usuaria Bertha Hernández en Twitter.

Otro usuario recordó que durante el sismo del 2017, "las y los empleados de La Espiga salieron a dar bolillos 'pal susto'".

"Cosas que me hacían muy feliz de niña: cuando mi mamá pasaba por mi a la primaria y me decía 'Hoy es día de no cocinar, vamos a ver qué hay en La Espiga'. Se me hacía lo más delicioso del mundo porque yo podía elegir y además me compraba un pancito para la noche", escribió otra usuaria en redes sociales.