Políticas públicas

Masiva llegada de estadounidenses ante nulos controles de ingreso con una pandemia al alza

Las decisiones del gobierno federal y de algunos estatales en las zonas turísticas para enfrentar la pandemia, han sido fuertemente criticadas por los expertos de salud.

23-12-2020 14:09 Por : Arena Pública
Foto: Municipio de Benito Juárez, Quintana Roo.
Foto: Municipio de Benito Juárez, Quintana Roo.

Hoy miércoles 23 más de 100 vuelos internacionales arribarán al aeropuerto de Cancún. La gran mayoría provenientes de diversos estados de la Unión Americana: Nueva York, Minneapolis, Boston y Chicago, entre otros, en una temporada de expansión de la Covid-19 en el territorio mexicano, la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus declarada pandemia en el mundo.

Los vuelos internacionales a Cancún y a otros destinos turísticos en México se han multiplicado en los últimos meses, especialmente desde Estados Unidos en un momento en que la expansión de la pandemia de Covid-19 en el vecino del norte se está descontrolando en amplias regiones del este y también de California y de Texas.

México es de los pocos lugares que tienen sus puertas abiertas a los estadounidenses quienes están viajando en masa a pesar de las advertencias de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus iniciales en inglés) que mantiene a México en nivel 4 (Nivel muy alto de Covid-19) bajo el señalamiento de que "los viajeros deben evitar todos los viajes a México". Pero con Europa y otros destinos cerrados, México luce como una alternativa atractiva para los vecinos del norte.

De allí que la llegada de vuelos internacionales a Cancún -el destino favorito de los estadounidenses fuera de su territorio durante la pandemia- ha seguido creciendo, y fuerte, en los últimos meses.

En septiembre arribaron 318 mil pasajeros en vuelos internacionales al aeropuerto de Cancún, muy lejos de los 930 mil que llegaron en ese mismo mes del año pasado. Pero la recuperación ha sido rápida. En octubre arribaron 442 mil pasajeros, y en noviembre lo hicieron 613 mil en diversos vuelos del exterior, principalmente desde ciudades estadounidenses influídas por el festivo de Acción de Gracias.

“Se sintió como si el Covid hubiera terminado. Las fronteras están abiertas. El mundo ha vuelto a la normalidad. Divirtámonos”, dijo Alexandra Karpova, de 31 años, una ejecutiva de relaciones públicas que voló desde Nueva York para asistir al festival de noviembre, llamado Art With Me, en la Riviera Maya", relata The Washington Post en una nota publicada este martes. El diario estadounidense dice que días después del festival en la Riviera Maya, varios asistentes dieron positivo al virus y algunos lo llevaron a Estados Unidos.

El corresponsal del Post, Kevin Sieff, añade en su nota del diario: "El incidente generó una pregunta en el corazón de la recuperación económica de México: ¿Está el país, que se encuentra entre aquellos con los casos de coronavirus más altos del mundo, asumiendo demasiados riesgos para reactivar su lucrativo sector turístico?"

La pregunta luce pertinente. El turismo internacional dejó a México 24,800 millones de dólares el año pasado, y para este año la secretaría de Turismo estima una caída de 54% por lo que los ingresos solo ascenderá a 11 mil millones de dólares, porque dejarán de llegar unos 20 millones de turistas al país en relación con el año pasado.

Quintana Roo, estado sede de los afamados centros turísticos como Cancún, Tulum y Cozumel, ha sido clasificado en color naranja por las autoridades federales de salud en el semáforo epidemiológico de riesgo, es decir, en nivel 3, de 4. Sin embargo, las autoridades locales la mantienen en color amarillo -un nivel por debajo del federal- por lo que los hoteles, restaurantes, playas, lugares históricos y parques temáticos deben operar hasta el 60% de su capacidad, mientras que los bares, cantinas, centros nocturnos y centros de espectáculos, tienen que cerrar. 

Sin embargo, ante la petición de los hoteleros y debido al inicio de la temporada alta invernal con la llegada de miles de estadounidenses, este lunes el gobierno estatal otorgó permisos especiales a hoteles para operar por encima del 60% y hasta el 80%, a aquellos hoteles previamente certificados. Según pronósticos de la secretaría de turismo estatal, se espera una ocupación hotelera de 62.1% en la temporada alta que comprende del 21 de diciembre al 21 de febrero.

Las decisiones del gobierno federal de cara al deseable equilibrio entre salud y economía para enfrentar la pandemia, han sido fuertemente criticadas en México por los expertos. Este lunes 21 el diario estadounidense The New York Times publicó una dura nota en la que acusa al gobierno federal de tergiversar los datos sobre la gravedad de la pandemia en la Ciudad de México a fin de mantener los negocios abiertos. 

En México no se requiere que los turistas internacionales demuestren que tienen un resultado negativo en su prueba de Covid para ingresar al país, mucho menos se obliga a mantenerse en cuarentena como ocurre en algunos otros países del mundo. Ante la aparición de una variante del coronavirus causante de la Covid-19, que llevó a una gran cantidad de países europeos y latinoamericanos a cerrar el acceso a los viajeros provenientes de Gran Bretaña, el zar mexicano para la pandemia, Hugo López-Gatell, descartó este martes cerrar los vuelos que llegan a México desde Londres.

Las puertas para que los estadounidenses ingresen a México en tiempos de pandemia, están abiertas de par en par. Las estadounidenses Sharlea Watkins y sus amigas toman cerveza en un restaurante de Cabo San Lucas en un viaje que hicieron para celebrar la boda de dos amigos que decidieron casarse y venir a Los Cabos, despues de que "los lugares para la boda en su ciudad se habían cerrado por el Covid". Entonces "el grupo se fue al sur (A México)" narraba este lunes Carrie Kahn, periodista de la cadena estadounidense de radio NPR.

“Hay fiestas casi todas las noches”, le dijo Maria Prusakova de 30 años a Sieff del Washington Post, y quien viajó a Tulum en julio desde San Francisco en donde es fundadora de una firma de relaciones públicas.

"Cuando los restaurantes cerraron a las 11pm, -dijo Prusakova- las fiestas comenzaron en villas privadas. Nadie usaba máscaras. Prusakova se enfermó al mismo tiempo que 12 de sus amigas. Todas dieron positivo, en su caso, solo después de que regresó a San Francisco", publica el Post.

Marta Cerita, una vendedora de artesanías en un bazar de Los Cabos, responde que ojalá los estadounidenses no se desanimen en venir a México, cuando se le informa que el CDC de Estados Unidos ha recomendado no viajar al país.

Cerita -relata Kahn de NPR- dijo que el cierre de tres meses en Los Cabos fue brutal y fue hasta la semana pasada "que comenzó a ver que las reservaciones aumentaron a medida que más turistas estadounidenses acuden en masa a las increíbles playas del país".