El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México

19-01-2018 11:15

En los últimos años, la colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el gobierno de México se ha reducido, la interlocución de alto nivel entre ellos se ha debilitado y el organismo ha dejado a un lado temas fundamentales para el desarrollo nacional, como la igualdad de género, los derechos humanos, la seguridad, la transparencia, la corrupción y la impunidad, además de dejar rezagada la visión general del desarrollo basada en el carácter multidimensional de la pobreza.

Estos son parte de los resultados dados a conocer recientemente por la Oficina Independiente de Evaluación del PNUD sobre el desempeño del organismo internacional en nuestro país entre 2008 y 2016 (los cuales pueden consultarse en  https://goo.gl/RJsJGV ). Por la importancia del PNUD, agencia de la Organización de las Naciones Unidas enfocada en la reducción de la pobreza, la desigualdad y la exclusión, es conveniente examinar algunas de las razones que llevaron al organismo a la situación descrita.

Antes de proseguir, debo dejar claro que, bajo distintos esquemas, colaboré para la oficina del PNUD en México desde 2002 hasta el inicio de 2016, dando a conocer el enfoque y generando la información y el análisis de los informes sobre desarrollo humano en el país. Es en esta posición desde la cual miro la evaluación citada, esperando arrojar luz a ciertos aspectos del reporte a partir del beneficio de mi experiencia en el organismo y de dos años de distancia de haber pertenecido al PNUD.

 

Te puede interesar: Impunidad en México: 210 mil homicidios y solo 47 mil tras las rejas por este delito, 1 de agosto de 2017.

 

Una de las razones que menciona la evaluación del PNUD de la menor colaboración con el gobierno de México es que éste ha mostrado menos interés en involucrarse con el organismo internacional. Esto no siempre fue así. El apoyo al gobierno federal y a los gobiernos estatales en el diseño de estrategias y la medición de los Objetivos de Desarrollo del Milenio tuvieron como contrapartida posicionar al desarrollo humano sostenible en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2007-2012 como concepto principal.

Un área en la que el reporte señala la reciente moderación del entusiasmo gubernamental para involucrarse con el PNUD corresponde a la del medio ambiente. A pesar de que se reconocen los esfuerzos realizados por la oficina del organismo en México para dar continuidad a los proyectos en temas ambientales, especialmente en el área de cambio climático, se identifica que ha disminuido el interés por parte del Gobierno en la implementación del actual PND 2013-2018.

Por otra parte, la evaluación menciona los retos del país relacionados con la gobernabilidad, los derechos humanos, la corrupción y la seguridad. El crimen organizado, dice, ha fomentado una inseguridad y violencia que deriva en un aumento de las violaciones de los derechos humanos.

 

Las problemáticas que enfrenta México, son motivos por los que la colaboración de la PNUD en México ha reducido.

 

Sin embargo, estos temas no parecen estar recibiendo la debida atención del PNUD a la luz de los retrocesos en materia de seguridad, libertades, políticas públicas y debilitamiento institucional que, apunta el documento, se registran en México.

En otros temas, la evaluación señala que en materia de género el PNUD ha perdido liderazgo nacional y la incorporación de esta perspectiva en la oficina ha dejado de ser una prioridad. No existe una estrategia de género, dice el reporte, desde 2012.

Además, el documento considera que, ante los problemas de impunidad en México, es recomendable que el PNUD vuelva a incursionar en temas como la corrupción, la transparencia, los asuntos electorales y los conflictos, en los que ha demostrado tener valor agregado.

 

Te puede interesar: Corrupción en México frena el desarrollo de talento, se ubica en lugar 69 de 130, 19 de septiembre de 2017.

 

En materia de campañas y elecciones, cabe enfatizar lo señalado por la evaluación: el PNUD contribuyó a mejorar la transparencia y la rendición de cuentas gubernamentales mediante la capacitación a organizaciones de la sociedad civil en materia de observación electoral y a través del blindaje electoral a programas sociales.

Quizás, digo yo, es tiempo de una renovada observación electoral, la del uso de programas sociales en campañas, y de fortalecer el “blindaje” para reducir la posibilidad de un conflicto postelectoral en 2018.

Sin duda, los retos señalados por el reporte son más complejos de lo que puede capturar este artículo, por lo que debe  consultarse el documento para conocer más su contexto.

Seguramente, también, el PNUD está atendiendo las áreas de oportunidad identificadas. Esto es muy importante, pues cómo lo dice la evaluación “México necesita un PNUD autónomo, firme, original y ágil para impactar en el desarrollo, audaz en la proposición de vías alternativas y el posicionamiento del desarrollo humano sostenible…”  

 

Centro de Estudios Espinosa Yglesias

 

Twitter: @equidistar

Comentar