Finanzas

3 cosas en las que puedes ahorrar sin sufrir

Ahorrar no significa sufrir, pero sí implica una mayor responsabilidad con el manejo de tus ingresos.

30-11-2018 09:03 Por : Arena Pública
Solo 6 de cada 10 mexicanos ahorran una parte de sus ingresos, y la mitad de ellos lo hacen con métodos informales.
Solo 6 de cada 10 mexicanos ahorran una parte de sus ingresos, y la mitad de ellos lo hacen con métodos informales.

A todos les pasa en la vida. El dinero no siempre alcanza y ahorrar no es una práctica común entre los mexicanos, pero no hay motivo para que esto siga ocurriendo. 

Solo 6 de cada 10 personas en el país ahorran y cerca de la mitad de ellos lo hace a través de métodos informales como las tandas o el método de la botella de refresco, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). 

Para los cuatro restantes de mexicanos que no ahorran ni un solo peso, existe todo un abanico de posibilidades que puedan explicar la falta de esta práctica; lo limitado de sus ingresos, alguna deuda que carcoma su bolsillo o una mala administración de su dinero, por mencionar algunos.

Sin embargo, en casi en todos los casos es posible ahorrar una parte del ingreso sin sufrir, a continuación te presentamos tres cosas en las que puedes hacerlo sin llegar a vivir “de pan y agua”. 

Tu alimentación: En promedio los mexicanos gastan el 35.2% de su salario mensual en alimentos, bebidas y tabaco de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016. 

Comer fuera de casa o pedir alimentos a domicilio siempre es más caro que si los preparas tú mismo. 

 

De este gasto usualmente el 77.58% es usado para preparar alimentos en casa, sin embargo por nivel de ingresos algunos pueden destinar el 90.65%, en el caso de los hogares con menos recursos, o el 61.18%, entre los de mejor ingreso. La diferencia no es casualidad, es una respuesta a la búsqueda de ahorro. 

Comer fuera de casa –sí, esto también incluye comidas pedidas a domicilio por alguna aplicación- siempre resulta más caro que lo hecho por uno mismo, haz una revisión de estos gastos y ve si puedes reducirlos, no hay necesidad de dejar de salir a comer, encuentra un equilibrio que te funcione. 

Gastos hormiga: La paleta, el café, los audífonos que compraste porque olvidaste los tuyos y “no puedes vivir sin ellos”. ¿Cuánto gastas en estas cosas? 

 

gasto hormiga no te deja ahorrar

¿Sabes cuánto gastas en el café de todos los días? Podría ser tu fuente del ahorro. 

 

Si nunca haz hecho cuentas sobre lo que la galleta y el café de todos los días le está costando a tu bolsillo, es tiempo de que lo hagas, podrías descubrir una gran fuente de ahorro en todo el dinero que dejas diariamente en la tienda junto a la oficina. 

Para no sufrir privándote del placer de alguna botana de vez en cuando, aplícate un presupuesto realista, ni muy premiado, ni muy castigado, y no te salgas de él. 

Transporte: Si usas carro, seguro el precio de la gasolina te hace querer llorar de vez en cuando.

Usa tu bici

Compara lo que te cuesta viajar en bici y la gasolina para tu auto. 

Busca métodos alternos, utiliza tu bicicleta o si existe alguna de servicio de renta cerca de tu casa podrías encontrar que un viaje en bici es mucho más barato que ponerle 20 litros de gasolina a tu auto cada vez que se está terminando. 

El transporte público es otra opción, no debes usarlo diario, si un día no tienes alguna junta importante o no tienes ganas de pasar horas sentado en el tráfico, incluso podrías comenzar un libro mientras te transportas. 

 

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo ahorran los mexicanos? Condusef.