Economía

Manufacturas evitan caída de la actividad industrial en julio

A pesar del balance positivo, tres de los cuatro componentes que conforman la actividad industrial en México cayeron en julio.

09-09-2022 14:46 Por : Arena Pública
Manufacturas evitan caída de la actividad industrial en julio
Manufacturas evitan caída de la actividad industrial en julio

Las industrias manufactureras continúan 'salvando' a la actividad industrial en el país.

En julio de este año, la producción industrial del país avanzó 0.42% a tasa mensual, impulsado por las industrias manufactureras. Con esto, la producción está prácticamente en línea con su nivel prepandemia (febrero, 2020), pero aún se encuentra 3.8% por debajo de su máximo histórico en septiembre de 2015.

Las manufacturas, el principal motor del crecimiento, crecieron 1.58% en comparación con el mes anterior, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Dentro de las manufacturas, sólo 8 de los 21 componentes que conforman el indicador tuvieron un resultado mensual negativo.

Asimismo, según el Indicador Mensual de la Actividad Industrial que publica INEGI, en el último año las manufacturas han registrado una recuperación importante de 6.7%, superando por mucho su nivel prepandemia y siguiendo una tendencia al alza.

El resultado de las manufacturas "es consistente con un mejor escenario en Estados Unidos, con el mismo indicador también con una tasa positiva. Localmente, el impacto del aumento de contagios por COVID-19 fue mucho menor en el mercado laboral y, por lo tanto, en la producción", apuntó un análisis de Banco Banorte tras la publicación del indicador.

Al interior de las manufacturas puede verse que el incremento de la producción industrial en julio fue resultado del buen comportamiento que tuvieron la fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (+17.98%), la fabricación de productos textiles (+8.02%), y la fabricación de equipos de transporte (+6.04%), así como la producción de bebidas y tabaco (+5.06%).

En la comparación anual, los productos derivados del petróleo y carbón también lideran la recuperación, con un alza de 21.69%; seguido por la Impresión e industrias conexas (+19.17%); y la Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos electrónicos (+17.9%).  

En contraste, y a pesar de la recuperación de las industrias manufactureras, el resto de los componentes del indicador registraron retrocesos. La minería cayó 2.51%, debido a un desplome del 18.69% en los servicios relacionados con el sector, aunque en extracción de petróleo y gas, y minería de minerales metálicos y no metálicos, sí registró ligeros incrementos mensuales de 0.35% y 0.80%, respectivamente.

En comparación con julio del 2021, la minería también tuvo una caída de 0.69%, provocada por una reducción de 1.02% en la extracción de petróleo y gas. 

Por su parte, la construcción en el país siguió con un comportamiento plano y en julio presentó una caída de 0.93%, tras el avance de 0.28% el mes anterior.

A tasa anual, el sector reporta un decremento de 0.84%, provocado por el mal comportamiento de la edificación (en particular la construcción residencial). En comparación con julio de 2021, la producción en edificación ha disminudo 3.82%, en tanto que las obras de ingeniería civil han crecido 1.14% y los trabajos especializados para la construcción han avanzado 11.44% (a pesar de que en julio cayeron 4.28% de forma mensual). 

Tras la pandemia, el sector se ha enfrentado a un incremento muy importante en los costos de insumos, lo cual ha impactado en la confianza de los empresarios y la inversión. Según datos de INEGI, la confianza empresarial en la construcción se ubicó en 48.5 puntos en agosto, lo que implicó una caída de 0.5 puntos respecto a julio. Según el indicador, el mayor pesimismo se presentó en la percepción sobre la situación presente y futura de la empresa. Asimismo, la inversión fija bruta en construcción (con datos de junio de 2022) aún se encuentra 10.1% por debajo de su nivel prepandemia (febrero de 2020).

"Las cifras sugieren que los tres grandes componentes de la industria siguen impactados –en mayor o menor medida– por diversos choques o disrupciones de los últimos años. En este sentido, la industria aún tiene espacio para seguir recuperándose y que, en el corto plazo, estará determinado por la evolución de los riesgos", señala Banorte.

Con esto, frente a un tímido comportamiento de la minería y un sector de la construcción que simplemente no logra avanzar tras la pandemia, la recuperación de la producción industrial en el país se coloca sobre los hombros de las manufacturas y por lo tanto también sobre el desempeño de la actividad en Estados Unidos.